X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

LA fase de entrevistas y de mapeo del sector está en marcha

El cluster agroalimentario de la Vega Baja; en busca de salvar reticencias de las empresas para asociarse

23/11/2018 - 

ORIHUELA.  La comarca de la Vega Baja busca unir sus empresas bajo el paraguas de un pool empresarial para ganar fuerza. Las administraciones, universidades y el sector empresarial, pasando por firmas de la Vega Baja y cámaras tienen claro que la unión del sector agroalimentario es crucial para su enriquecimiento, actividad y evolución y, sobre todo, para que gane peso a nivel nacional e internacional. Por ello, el cluster agroalimentario está en su primera fase de creación. 

Precisamente, en este primer momento del plan, en el que se hace un mapeo empresarial para conocer el estado del territorio y, también entrevistas con los empresarios, las reticencias de las pequeñas empresas para asociarse y unirse es uno de los primeros y principales retos que superar en este proyecto. 

Es una de las conclusiones que expusieron ayer, en el Simposio Internacional Agroalimentario de la Vega Baja (SYA Orihuela) los artífices de este proyecto. El catedrático de Innovación y Estrategia Empresarial de la Universidad Politécnica de Valencia, José Luis Hervás y la catedrática de Economía, Sociología y Política Agraria de la Escuela Politécnica Superior de Orihuela, de la UMH, Margarita Brugarolas, han sido los ponentes encargados de enseñar al público del evento los primeros resultados y el proyecto del futuro cluster.

Hervás, aseguró que los creadores del cluster están en esta primera fase para construir un mapa que refleje el tejido empresarial de la Vega Baja, para identificar las empresas y los actores que existen y también en las que han de sumar para hacer un sector fuerte. Esta fase incluye entrevistas con representantes de las empresas que, en algunos casos "nos imponen un reto, la resistencia a cooperar". El catedrático de la UPV afirma, sin embargo, que es un "gran reto, no solo propio de la Vega Baja, si no un síntoma común en varios sectores productivos de la Comunidad Valenciana, salvo, quizá en el sector del turrón, donde sí hay una gran unión"

Ambos ponentes argumentaron que se producía, en este caso una paradoja porque, precisamente, según su opinión, las pequeñas empresas del sector agroalimentario solo podrán prosperar, precisamente, cooperando y bajo el paraguas de todo un sector. Los impulsores del cluster creen que la clave es poner en valor la agrupación entre los actores de este plan. Hace falta, según las expertas, un cambio de mentalidad y dirigirse hacia las nuevas generaciones del sector, más abiertas, para cambiar. Hacerles ver que hay ciertos aspectos en los que, con cooperación, pueden ir a más. La profesionalización de las direcciones de las empresas del sector, es necesaria para tener una visión más amplia, aseguraron en esta ponencia del SYA Orihuela. 

Margarita Brugarolas, por su parte, dibujó cuáles son los ojetivos de los clusters y la necesidad de crear una imagen conjunta del sector para posicionarse ante el público y construir una marca asociada a buenos valores y de calidad para la agroalimentaria comarcal.  Brugarolas dio claves para establecer ventajas frente a la competencia epresarial y puso buenos ejemplos de marcas territoriales que seguir, como por ejemplo, la campaña de "Tierra de Sabor" o "Galicia Calidade". En este sentido, puso en relieve la creación de la marca territorial para la Vega Baja, también en ciernes, y para la que ya se barajan cinco o seis propuestas que deberían pulirse. 

Punto de partida

La marca Vega Baja tiene varios valores marcados sobre los que se trabaja esa imagen, y, en consecuencia, también trabaja el cluster del sector agroalimentario. Entre esos puntos que destacara está, en primer lugar, una actividad empresaria ligada al territorio. Además, existe diversificación sectorial, se puede encontrar empresas de un abanico variado. La experiencia del sector agroalimentario y la calidad de sus productos también se pone en valor. La identificación geográfica de ciertos productos, con denominación propia y alto valor paisajístico y cultural, además de su variedad, abarcando playas, monte y humedales suman en la imagen de la comarca. Por último, las referencias de la EPSO a nivel académico y de investigación, las comunicaciones y el posicionamiento internacional del territorio son las principales bazas con las que se juega para crear una marca para la comarca. 

El alcalde de Orihuela, Emilio Bascuñana, y el edil de Industria, Miguel Ángel Fernández, mantuvieron recientemente una reunión con una pequeña representación de empresas destacadas del sector agroalimentario con la finalidad de impulsar la puesta en marcha del clúster agroalimentario. En este proyecto colaboran también las concejalías de Desarrollo Rural y Agricultura, que dirigen los ediles Víctor Valverde y Noelia Grao, respectivamente, mientras que también cuenta con la participación de las universidades Miguel Hernández, Universidad de Alicante y Politécnica de Valencia.

La huerta oriolana es uno de los motores del desarrollo económico para la ciudad. El sector agroalimentario, de hecho representa el 10% del sector económico de todo el municipio, además de estar íntimamente vinculado con la tradición y la identidad local. Las empresas oriolanas buscan el fomento y la promoción de esta parte crucial del municipio y comienzan a buscar la organización a través de clusters.

De hecho, se baraja como una de las soluciones ante las debilidades del sector en Orihuela, que se marca, según el Ministerio de Agricultura, como un sector que crece intensamente aunque sin proyectos económicos o comerciales apropiados.  Además, destacan una atomización y un número demasiado elevado de denominaciones de origen o de indicaciones geográficas protegidas.

El hecho, destacan, de aunar las diferentes empresas bajo un paraguas o una marca daría impulso y unión a todo un sector que necesita aumentar la valoración de los consumidores y de posicionarse en el lineal de venta de forma más contundente tanto a nivel local como en el exterior.

Noticias relacionadas

next