ha encargado un estudio técnico y busca fondos para la actuación

El bipartito de Elche pretende eliminar el hormigonado del Vinalopó en esta legislatura

28/02/2021 - 

ELCHE. El equipo de gobierno se ha fijado como objetivo eliminar el hormigonado del río Vinalopó a su paso por el casco urbano ilicitano. Y si puede, lo hará esta legislatura. Para ello ha encargado un estudio a los técnicos municipales para que redacten un proyecto, mientras que paralelamente, de la mano de la conselleria de Medio Ambiente, se buscará financiación de otras administraciones para sufragar la actuación.

Informes y propuestas previas

A este respecto, aunque el equipo de gobierno ya se estaba planteando proyectos como Senderelx para conectar el pantano con el parque natural de El Hondo a través de un corredor recreativo-deportivo con una inversión de 1,5 millones de euros, el colectivo Margalló-Ecologistes en Acció Elx presentó su propia propuesta de renaturalización del río, algo que se vio con buenos ojos desde el equipo de gobierno. Según el colectivo, se podía recuperar su trazado natural a su paso por la ciudad eliminando la solera de hormigón. De forma que las laderas seguirían habilitadas tal como están para el deporte.

Y el pasado mes de enero, un estudio del Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas (Cedex) proponía eliminar el hormigonado del Vinalopó a su paso por la ciudad y aumentar la sección del cauce a entre 40 y 56 metros, además de otras actuaciones. Una actuación que es tan solo una propuesta y que en el caso de querer ejecutarse, tendría que seguir con un plan específico para la intervención. Y es lo que ha encargado la concejalía de Medio Ambiente, aunque eso sí, no se plantea eliminar las paredes horizontales, sino que se circunscribiría únicamente al hormigonado del suelo. 

La edil del área Esther Díez señala que los técnicos están estudiando la propuesta de Margalló —que asegura que es viable una actuación como la del Manzanares, a pesar de las diferencia y la idiosincrasia del Vinalopó y sus fuertes riadas—, aunque se tendrá que elaborar un proyecto que también se ve positivamente desde la conselleria de Medio Ambiente que dirige su compañera de filas Mireia Mollà

Objetivo 2021: elaborar propuesta, permiso de la Confederación y buscar financiación

No obstante, se está en una fase incipiente, ya que además de que el proyecto tiene que estudiar la viabilidad de la actuación, esta necesita el visto bueno de la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ). Mientras que el Ayuntamiento se encargaría de actuar en su tramo urbano, la administración autonómica lo haría en el tramo rural desde el sur del cauce de hormigón. La propia conselleria tiene que elaborar un Plan Director para la restauración de todo el río, y el Ayuntamiento presentarle la propuesta de la parte que toca a Elche. Aunque desde el Consistorio se confía en la viabilidad de la renaturalización, se coordinarán con la cartera que dirige Mollà. 

El planteamiento es redactar el proyecto este año y que la CHJ dé los permisos, mientras que se buscan fondos europeos, que no tienen por qué ser los Next Generation EU, al tiempo que concurrir a unas líneas que ha aprobado el Ministerio de Transición Ecológica para estas intervenciones. El coste aproximado podría estar en torno al millón de euros. Con todo, habrá que ver luego en el proyecto de obra si no es más finamente. En cualquier caso, se tendrán que implicar otros agentes como Aigües d'Elx para estudiar la afección o solución con las canalizaciones. 

Díez explica que "nos gustaría poder hacer viable el proyecto, concuerda con el tratamiento de los ríos que se quiere dar desde otras administraciones, que van en otra línea de las decisiones que llevaron a hormigonar el río". En este caso, como señalaba el informe del Cedex, se hormigonó el cauce para actuar contra inundaciones y evacuar rápidamente aguas no depuradas para evitar malos olores. Canalizaciones típicas de la segunda mitad del siglo XX.

Noticias relacionadas

next
x