Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

webinar con invattur

Dinapsis analiza la implantación de la IA en el turismo post Covid-19 y avisa: habrá fraudes

4/05/2020 - 

BENIDORM. La Inteligencia Artificial (IA) aplicada al turismo es una herramienta fundamental para tiempos de incertidumbre como los que se viven a causa de la pandemia del coronavirus Covid-19. Un eje central en el que se basó el webinar organizado por Invattur y que contó con el director de Innovación en Dinapsis (Hidraqua), Toni Sánchez

El experto avisó: "Hay que tener en cuenta que estos elementos no son baratos". Además, señaló que como ha pasado con el material sanitario, habrá empresas que no den instrumentos adecuados y sean un fraude, por lo que aconseja que se dejen asesorar para evitar estas situaciones y "no tomar las decisiones rápidas y basarse en nuestros conocimientos, porque somos los que conocemos a los turistas", informó sobre las medidas tomar. 

Consciente de la dificultad que conlleva esta tecnología, al tiempo de la escasa formación en IA en el turismo bajo su punto de vista, también alertó de la posibilidad de ser víctimas de los hackers, para lo que pidió que se tenga un protocolo de actuación así como medidas de seguridad previas. 

Con todo, la aplicación de herramientas basadas en la IA son una forma de recuperar la confianza del turista para que vuelva a viajar a los destinos que lo incorporen. Para ello, también apuntó la importancia de hacer una labor una vez iniciada la actividad, para "transmitir con datos reales la experiencia positiva de los turistas", y así, se vaya recuperando la confianza de aquellos que aún no han salido de viaje.

Ejemplos para su aplicación

Sánchez durante su conferencia informó de las distintas posibilidades que tienen las empresas y los agentes encargados de la promoción y gestión del destino para la aplicación de esta tecnología, todo ello dividido en cuatro segmentos: redimensionamiento, seguridad, comunicación y transparencia y la salud. 

Para el primer bloque, aunque no cree que haya una fórmula mágica, indicó que existen plataformas como la española BIGML, que realiza modelos de IA "para estimar cuál puede ser nuestra cifra de negocio o costes a futuro con ese redimensionamiento que nos hace falta".

Por lo que respecta a la seguridad, mencionó 'landing.ai', que a través de una cámara y un algoritmo permite ver si se está cumpliendo con la distancia social. Al mismo tiempo, señaló que antes de la pandemia, en colaboración con el Ayuntamiento de Benidorm y con Invattur, iniciaron un proyecto para estimar la ocupación de las playas con visión computerizada con una cámara. Algo que serviría para "medir cuál es la distancia social que tenemos en una playa".

Dentro del ámbito de la seguridad, un punto importante será la limpieza. Así, señaló que hay herramientas con las que se pueden asegurar un estado óptimo de las zonas comunes, como el baño compartido, así como la afluencia de clientes en estos espacios. "No vamos a poner a una persona a vigilar cuánta gente entra a un baño común", dijo, sino que hay, por ejemplo, una aplicación móvil con sensores que se colocan en la zona común que determina la afluencia, el estado de limpieza en el que se encuentran los baños, las toallas, e incluso puede notificar de manera inmediata estos aspectos al departamentos de mantenimiento.

Otra de las soluciones pasa por la cámara termográfica, con el que se puede saber la temperatura de las personas, sabiendo que la fiebre es uno de los síntomas más comunes de la enfermedad. Sirve para lugares de afluencia masiva y para que no tener a una persona destinada a medirlo uno a uno. "Pero estas soluciones no suelen ser económicas, por la inversión y su mantenimiento", manifestó Sánchez. "Otra más rápida es colocar un sensor en el móvil y medir la temperatura", apostilló.

A continuación, explicó un proyecto desarrollado por ellos el año pasado en Finestrat. Se le pone a los niños un reloj que lleva un GPS y un sistema de comunicación, se le puede llamar al reloj por el manos libres o en cambio, el niño puede apretar a un botón del reloj y hacer una llamada a un número de emergencia. Así, se puede establecer una zona de seguridad para saber si han salido de ella y saber dónde se encuentran. Ayuda, dijo, para dar seguridad a los padres cuando llegan los niños a un destino, cuando van a una escuela de verano… 

En cuanto a la comunicación y la transparencia, mencionó el chatbot que han incorporado muchas entidades: Corina. Pero hay otras opciones que se pueden añadir, como mapas de información que, en directo, se puede saber la afluencia a ciertos lugares. Así como paneles de información online y transparente de sus servicios, como el que maneja València con lugares de interés y sus horarios.

Por último, centrado en el segmento de la salud, mencionó el chatbot de Estados Unidos al que se le puede consultar los síntomas de la enfermedad por si las está sufriendo el que lo usa. Además de un proyecto pionero de un anillo que mide la actividad diaria, ritmo cardiaco, la temperatura y con todo, la probabilidad de estar pasando la enfermedad. 

Noticias relacionadas

next
x