Hoy es 22 de julio

al firmar un decreto de teletrabajo para el área de secretaría

Cs acusa a Bascuñana de "injerencia" y de poner en riesgo la estabilidad del gobierno municipal

7/09/2021 - 

ORIHUELA. Las discrepancias y tensión entre el bipartito de Orihuela, PP y Cs, se ha puesto de manifiesto de forma pública y en boca de una de las partes en una convocatoria de medios para inaugurar el curso político. Con el traslado de las dependencias municipales a otros espacios por las obras de rehabilitación del Ayuntamiento ha hecho explotar a Ciudadanos. Culpa al alcalde, Emilio Bascuñana, de poner en riesgo la estabilidad del gobierno municipal por asumir competencias que están delegadas en Cs.

Las diferencias entre ambas formaciones han ido aumentando desde que alcanzaran un pacto de gobierno en 2019. Las quejas de un lado y de otro sobre la manera de proceder del socio de gobierno han ido marcando lo que llevan de mandanto en esta legislatura. En distintos espacios públicos, y por separado, se han criticado mutuamente. 

Una de las primeras situaciones más notorias que reflejaban el distanciamiento se dio en noviembre del pasado año, cuando Cs decidió no apoyar el presupuesto municipal, alegando que no se contó con ellos para su elaboración, por entender que se estaba reforzando presupuestariamente las concejalías populares de cara a 2021 y por no responder a las necesidades de Orihuela "sino a la voluntad política exclusiva del PP". 

Este verano, Cs no apoyó la modificación de crédito para la financiación con los remanentes de proyectos centrados en el casco histórico y cinturón de San Miguel que asciende a 9,5 millones. Salió adelante con el apoyo del PSOE al PP. Cs emitió su voto en contra alegando que había otras prioridades en las pedanías y en la costa.

Para Cs "la gota que ha colmado el vaso" ha sido el decreto que firmó el alcalde la semana pasada en la que indicaba que el departamento de Secretaría Municipal teletrabajaría como medida de reestructuración del personal dadas las obras de rehabilitación del Ayuntamiento. Esto, recalca Aix, y la edil de Recursos Humanos, Luisa Boné, no son de su competencia. "Esto pone en serio riesgo la convivencia del gobierno municipal. La inestabilidad es manifiesta" señalaba este lunes Aix. 

La edil de Recursos Humanos tenía preparado un decreto en el que se fijaba la modalidad del trabajo en función del área y del espacio. Para Secretaría Municipal estaba previsto su traslado al edificio Greco, contiguo al propio Ayuntamiento. Denuncian que el alcalde haya adoptado una decisión cuyas competencias tiene delegadas en Boné. 

"Es una nueva injerencia de tantas, es inaceptable" añade Aix. "La responsabilidad de si algo ocurre [en referencia a la gobernabilidad conjunta] será del alcalde" concluye. 

La edil de Recursos Humanos también ha denunciado que viene "aguantando el boicot del alcalde en Recursos Humanos". En ese sentido ha explicado que tiene paralizado dos procesos selectivos casi durante un año para la Policía Local. También para otros puestos, como el técnico de prevención de riesgos laborales y técnicos de desarrollo local. Le acusa de querer mediar sobre quien componen los miembros de los tribunales de los procesos selectivos.  


Noticias relacionadas

next
x