X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Relevo en la dirección deportiva del Elche

Cambio de proyecto

25/04/2019 - 

ELCHE. Dicen que si algo funciona, mejor darle continuidad. Si nos acogemos al sentido de esa frase, Jorge Cordero debería haber renovado como director deportivo del Elche. Acumulaba méritos de sobra para ello. Llegó tras un traumático e inesperado descenso a Segunda B hace casi dos años. A un club que sólo dos años antes protagonizó el primer descenso administrativo de Primera en la historia del fútbol español. Ahora, el equipo ilicitano está en Segunda A con la permanencia encarrilada a siete jornadas del final.

Por el camino, numerosos aciertos: la llegada de Pacheta, una figura que representa más que un entrenador; las renovaciones a Sory Kaba, dejó 4 'kilos'; los fichajes de activos como Iván Sánchez, Juan Cruz, Neyder, Yacine Qasmi, entre otros; el alto acierto en el difícil mercado invernal; mantener el buen rollo en el vestuario con tantas entradas y salidas…

Y lógicamente, también 'borrones': fichajes que dieron menor rendimiento del esperado; la apuesta de Josico como técnico; la gestión de la posible salida de Nino; la incorporación fallida de Florentin Pogba; contratos de jugadores que ‘hipotecan’ el futuro del club, ha necesitado mucha ayuda económica de José Sepulcre para mejorar la plantilla…

Pero si ponemos en la balanza los aciertos y los errores, ganan los primeros. Para mí y creo que para la mayoría del entorno franjiverde. Y tenía apoyos importantes para su continuidad: Diego García, buena parte del Consejo, el vestuario y la afición, seguramente Pacheta…

Sin embargo, José Sepulcre, ahora accionista mayoritario, ha tomado las riendas y ha apostado por la salida de Jorge Cordero. Por lo que puede percibirse, una decisión impopular. Viendo los resultados, puede considerarse una reacción lógica. Quien lo vea desde fuera se preguntará, ¿por qué prescinde de sus servicios si ha conseguido los objetivos con creces?

Recuerden la primera frase del artículo. Ahora, añado otro concepto que quiero que vaya por delante: ni la continuidad te asegura el éxito ni el cambio te garantiza el fracaso. La decisión de José Sepulcre de realizar un cambio en la dirección deportiva del Elche lleva barruntándose desde hace semanas. Aunque Jorge Cordero ha cumplido con los objetivos marcados, el accionista mayoritario tendrá sus motivos para realizar este movimiento.  

Diego García, defensor de la renovación de Jorge Cordero, lo indicó en la despedida del cartagenero: "Creo que no ha fallado nada. Ha habido un expreso deseo del accionista mayoritario de cambiar el modelo deportivo". Más allá de que la relación entre Sepulcre y Cordero no pasa de "cordial", el expresidente del Elche no confía en la capacidad del ya exdirector deportivo para metas más ambiciosas. Como luchar por el 'play-off' de ascenso a Primera la próxima temporada. Ni para darle un presupuesto notoriamente superior al del presente campeonato.

Y busca un giro en la forma de trabajar de la parcela deportiva. Más profesionalizada, con mayor planificación, trabajo en equipo y consenso en la toma de decisiones y menos dependiente de ofrecimientos de representantes. En octubre del año pasado, Jorge Cordero reconoció que se centró "mano a mano con el míster" en la confección de la plantilla durante el mercado estival, limitando las funciones del secretario técnico, Sergio Mantecón, y Edu Albacar a "enviar algunos jugadores individuales". "Para mí, la figura de secretario técnico no existe", también dijo el cartagenero.

Para dar el salto cualitativo a la dirección deportiva, Sepulcre apuesta por Nico Rodríguez como nuevo 'jefe' en los despachos del Martínez Valero. El asturiano posee un currículum interesante, con experiencia en varios equipos del fútbol profesional. El principal artífice del grandísimo crecimiento del Alcorcón. Conformó la plantilla que ascendió a Las Palmas a Primera 13 años después. Tuvo su primera experiencia de dos años en la máxima categoría con 'su' Sporting de Gijón, con una permanencia con presupuesto limitadísimo y un descenso. Un paso mejorable por el Albacete, aunque tiene cuota de responsabilidad en que ahora ocupe plaza de ascenso directo. Y aunque se encontró mucho trabajo hecho por Ramón Planes, salió hace un mes de un Getafe en puestos de Champions League.

Por otro lado, entiendo que como he dicho, el cambio en la dirección deportiva pueda resultar impopular. Pero no soporto las críticas y los vaticinios sobre una persona sin siquiera esperar a que empiece su trabajo. Ya he leído y escuchado frases tipo "¿por qué cambiar si con Cordero vamos bien? Vaya error más grande", "sin Cordero, Pacheta no va a renovar y nos iremos a la mierda", "si Sepulcre está detrás, saldrá mal", "muchos jugadores se irán, plantilla nueva y a repartirse comisiones", "Iván Sánchez no va a querer renovar porque Nico le echó del Albacete".

A raíz de esas críticas, es un buen momento para recordar los comentarios que surgieron con la llegada de Jorge Cordero al Elche. La 'etiqueta' de hombre de Quique Pina, una de las más repetidas. Y los ‘Cordero vete ya’ en la goleada ante el Córdoba en Copa del Rey. Pero con su labor, el cartagenero se ha ganado el respeto y apoyo de gran parte de la afición.

El tiempo dirá si el cambio en la dirección deportiva es un acierto o un error. No puede presagiarse cuando Nico Rodríguez ni siquiera ha sido presentado. Aunque es una evidencia que Jorge Cordero le ha dejado el listón alto. Y ojalá lo supere, porque será positivo para el Elche. 

Por último, quiero agradecer en estas líneas el trabajo de Jorge Cordero en el Elche. Gracias a su labor, y la de muchos otros, el club ilicitano salió del 'pozo' de Segunda B lo más pronto posible. Y disfruté uno de los mejores fines de semana de mi vida, el del ascenso a Segunda. El primero vivido desde dentro como periodista deportivo (y esperemos que no sea el único). Una personal cordial y cercana en el trato. Como ha dicho en la despedida, puede irse "con la cabeza bien alta y orgulloso" de su trabajo. Ojalá que su futuro profesional le depare éxitos.

Noticias relacionadas

next