X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

análisis ap

Bascuñana se topa con la primera traba para sacar adelante el mandato en solitario

16/07/2019 - 

ORIHUELA. La primera piedra notable en el camino del gobierno local de Orihuela se hizo visible en el pleno extraordinario de organización. No hay visto bueno ni a los sueldos propuestos por el equipo de gobierno, plan que han vetado con los votos en contra PSOE, Ciudadanos y Cambiemos. El Partido Popular ganó la elecciones del 26 de mayo con una minoría llamativa en la que perdió dos ediles con respecto a 2015. Esos nueve ediles que conforman el nuevo equipo de gobierno han visto como el soplo de la oposición ha tumbado de manera fácil el plan de sueldos, a pesar de reuniones previas con los grupos y de un diálogo, según aseguran desde los demás grupos del Consistorio, que parece más fluido que en el anterior mandato. Así pues, el panorama pinta difícil para el acuerdo para el PP con la menor representación en el Consistorio oriolano en años. La pregunta que cabe hacerse es si se alargará por mucho tiempo esa minoría en el gobierno local y cuántas cuestiones tendrá que lidiar el PP en esta posición, cuántas logrará salvar, y con el apoyo de quién. 

Así la cosas, en Orihuela, solo PP y Vox votaron a favor de las asignaciones presupuestarias propuestas por el equipo de gobierno. El resto, en la sesión plenaria, PSOE, Cambiemos y Ciudadanos, votaron en contra. No obstante, a pesar del bloque de oposición, parece que hay ciertas grietas en algunas formaciones que podrían ir encaminadas a la futura abstención. Ciudadanos votó en contra, no obstante durante las reuniones, al parecer habría al menos algún edil reacio a negar esta votación o molesto con la decisión de la formación. Fuentes del Consistorio hablaron de "algunas caras no muy conformes" con lo que como grupo, acordaron, como dirección de voto.

Parece ser que el bloqueo no ha sido del agrado de toda la formación naranja oriolana, pero existe la lectura de que podría ser una forma de presión para una negociación de pacto de gobierno en la que Cs pudiera entrar con más fuerza de la, hasta ahora, conseguida. Lo que sí dan por hecho en el Ayuntamiento es que tanto PP como Ciudadanos ven como objetivo deseable ese pacto de gobierno, que aún no tiene acuerdo. 

PSOE y Cambiemos, por su parte, han mantenido en el pleno una postura, por un lado, de agradecimiento por el modo en el que se han llevado las reuniones, pero por otro, de bloqueo, asegurando que la propuesta no ha sido de su agrado, con intenciones de volver a dialogar. Habrá que ver si, tras tensar la cuerda en la oposición, los próximos diálogos se llevarán a cabo para tratar de limar asperezas con todos los grupos o el PP aprovechará para intentar llegar a un pacto solo escuchando a Ciudadanos. En este caso, PSOE y Cambiemos podrían perder voz a la hora de reclamar sus propuestas de sueldos. 

Desde el equipo de gobierno local, han afirmado, ahora irán "sin plazos, a trabajar, a seguir en solitario y no hay que darle más". El portavoz de los populares, Rafael Almagro, afirmó que la situación continuará sin delegaciones ni sueldos "hasta que alguien caiga del burro y vea que no se va a ningún sitio así"

"A la vista del posicionamiento habrá que traer una nueva propuesta", aseguraba Almagro en su intervención, "y debemos ser más consecuentes", concluyó, además aportando que "creo que esto es un juego político, un intento de bloqueo del equipo del gobierno del PP en la primera partida, me parece legítimo y normal pero debemos ser consecuentes". 

Los sueldos

Según el equipo de gobierno, la propuesta iba encaminada a "subir el sueldo a todos los grupos, y, además, a los grupos con más de cinco concejales, opción a exclusiva con un máximo de 30.000 euros para que cada uno gobierne su bolsa como mejor pueda". 

Lo sueldos planteados planteados para el equipo de gobierno eran de 14 pagas, con los extras en verano y diciembre. Con una propuesta que incluía cargos con dedicación exclusiva para alcalde (61.000 euros anuales), Primera Tenencia de Alcaldía (58.000 euros anuales) y otros ediles de la Corporación -hasta 48.000 euros si el cargo era exclusivo, contando con otras cantidades dependiendo de la posición-. También regulaba los sueldos de asesores de primer y segundo nivel y la retribución de grupos políticos a nivel anual.

Los acuerdos a los que sí que llegaron en el Consistorio fue el de las portavocías para cada grupo político oriolano. En el PP será Rafael Almagro, con las suplencias previstas de Víctor Valverde y María Dolores Rocamora. En el PSOE repetirá como portavoz Carolina Gracias y María García será suplente. En Ciudadanos, José Aix asumirá la portavocía, con las suplencias de Luisa Boné y de Mar Ezcurra. En Cambiemos, Carlos Bernabé repetirá en el puesto de representación, apoyado por María García y por Javier Gracia. Voz se estrenará con la portavocía de José Manuel García y la suplencia de Asunción Aniorte. 

Los plenos, a partir de ahora, continuarán en su habitual fecha, los últimos jueves de cada mes, aunque con novedad en la hora de inicio. Ahora serán a las 10 horas, aseguran desde el equipo de gobierno, "para la conciliación de la vida personal con la política". Esta fue una decisión que todos los grupos agradecieron y apoyaron, salvo Vox, que prefería que los plenos comenzaran a las 8 horas porque, "nos identificamos con la España viva, que madruga". Por su parte, Carlos Bernabé, de Cambiemos replicó que "hay muchas cosas que hace la gente y la España que madruga, como alimentar a sus hijos y la corresponsabilidad en las tareas", para apoyar el cambio de horario de 9 horas a 10 horas. 

Otro de los cambios de calendario en los plenos será que, en el caso de que el último jueves de algún mes sea festivo, el pleno se produzca el primer día hábil de la siguiente semana -lunes, con toda probabilidad, cuando antes se realizaba los viernes-. El pleno correspondiente al mes agosto, inhábil, se celebrará entre el 1 y el 15 de septiembre.

Hasta ahí han llegado los acuerdos, la rueda de la negociaciones pasarán ahora por nuevas reuniones pero, con toda probabilidad, las decisiones tendrán que llegar después de las festividades oriolanas. Mientras, el gobierno local, sin delegaciones ni sueldos, tendrán que seguir operando en solitario. 

Noticias relacionadas

next
x