Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Análisis de una remontada dolorosa

17/12/2019 - 

La derrota del Elche por 2-3 contra Las Palmas escuece muchísimo. Porque el equipo ilicitano desperdició una ventaja de dos goles contra, ahora mismo, un rival directo en la lucha por el 'play-off'. Porque una victoria le habría colocado precisamente en la zona de promoción. Porque ha visto truncada su mejor racha de la temporada. Con una sensación de inferioridad contra un adversario que le supera en potencial de plantilla. Este es mi análisis de una remontada dolorosa.

El partido se presagiaba atractivo por la propuesta y estilo de jugadores de ambos equipos. Apuesta por el fútbol combinativo. Para un duelo de poder a poder con este estilo, el plan de Pacheta sufrió contratiempos: las bajas de Nino, Iván Sánchez y 'Nuke' Mfulu, sumada a la conocida de Claudio Medina. Estas ausencias cobrarían mayor importancia durante el encuentro.

La solución por la falta de Nino en el once, reforzar la medular: 4-2-3-1 con Ramón Folch y Manuel Sánchez como doble pivote y Gonzalo Villar en la mediapunta. Además, Gonzalo Verdú y Fidel Chaves recuperaron la titularidad tras causar baja en Cádiz (0-0). El líder de la defensa y uno de los ‘pichichis’ del equipo. Este último, con el chute de confianza de recibir el trofeo al mejor jugador de noviembre de Segunda.

Los franjiverdes estaban perdiendo la batalla por el balón ni encontraban la manera de salir al contragolpe. Pero les sonrió la fortuna y la efectividad. Como en otras ocasiones esta temporada. En un balón colgado al área sin aparente peligro, penalti regalado por un codazo innecesario. Fidel marca el 1-0. Diez minutos después, Josan hace el segundo en una acción rápida tras robo. Minuto 33, 2-0.

De cien partidos con este desarrollo, esto ocurriría en menos de diez. El Elche aguanta la ventaja hasta el descanso porque Edgar Badia saca su lado ‘santo’ con notables paradas. Los espectadores imparciales dirían: "Qué suerte han tenido, porque han hecho muy poco para gozar de esa renta".

El cuadro ilicitano ha ganado partidos fiándose de avanzarse en el electrónico y defender sin balón en campo propio. Pero también ha dejado escapar victorias así. Y hasta el domingo, nunca le habían remontado esta temporada. Ceder tanta iniciativa a un equipo con alta calidad y tan bien trabajado como Las Palmas era un gran riesgo. Hablo de ceder la iniciativa porque hasta el 2-3, vi al Elche con poca voluntad de llevar la posesión en la segunda mitad. Aunque si lo intentaba, tenía peores argumentos que su rival para ganar esa pugna. 

Porque para valorar el segundo tiempo y los cambios de Pacheta, se deben tener en cuenta las bajas inesperadas. Nino e Iván Sánchez son dos de los mejores jugadores de Segunda para tener la posesión. Ordenan, juegan con criterio, se asocian, mantienen la pelota y pueden forzar faltas para ralentizar el juego. Y Mfulu te puede refrescar la medular con músculo y recorrido para cubrir espacios y robar. Tres jugadores que te faltaban en un partido de tanta exigencia para tener la pelota y defender sin ella. Así es más difícil.

Las Palmas salió más 'mandón' y con mayor mordiente en la reanudación. Con la entrada de Srnic como lateral derecho, ganó amplitud. Tras el 2-1, Pacheta mete a Andoni López por Fidel, recién salido de una lesión muscular. Que esto último parece que se les olvida a muchos. Cambio de esquema con tres centrales y dos carrileros. Declaración de intenciones: cerrar mejor atrás. Menos de un minuto después, llega el 2-2. Te toca desmontar el entramado.

La segunda permuta deshace la variación del dibujo enseguida: Pere Milla por Manolín. Entra el mejor franjiverde en el banquillo para coger control ofensivo. De poco sirve más allá de un tiro lejano del ilerdense, que ahora mismo resta más que suma. Sin capacidad para frenar el ‘baño’ del rival, pronto llega el 2-3. Remontada en diez minutos. Fastidia mucho por la forma, pero llega la justicia por los méritos de ambos equipos. El Elche tenía algo más de un cuarto de hora por delante para rascar algo positivo. Pero apenas generó. El último cambio fue el debut del delantero del filial Mourad para colgarle balones a él y Yacine Qasmi. Nada productivo.

Nunca sabremos cómo se habría desarrollado este partido con Nino, Iván Sánchez y Mfulu disponibles. Pero tampoco deben justificar todo el planteamiento que llevó al Elche a la derrota. Cuando eres el segundo equipo con más remates concedidos y te somete un rival de tanto potencial ofensivo como Las Palmas, pueden levantarte un 2-0 perfectamente. Más probable todavía si Gonzalo Verdú, normalmente fiable y regular, tiene una mala tarde. Es verdad que te faltan piezas para llevar la manija del juego con balón, pero si te están acribillando en tu propia portería, al menos inténtalo. No lo fíes todo a que el portero te va a salvar.   

 Y sí, como reiteró Pacheta, Las Palmas tiene una muy buena plantilla e hizo un gran partido. Sumó en el Martínez Valero su cuarta victoria seguida y se coloca en puntos de 'play-off'. Pero llegaba con los mismos puntos que el Elche, que venía de empatar en casa del indiscutible líder y mejor local de Segunda. Hay que elogiar al rival cuando toca, pero nadie es invencible en esta categoría.

Noticias relacionadas

next
x