X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de octubre y se habla de benidorm SANIDAD hospital la vila SANT JOAN alicante Turismo cruceros

SE PRESENTA LA NUEVA REVISTA DE CÓMIC “ALTA TENSIÓN” EN ATENEO

‘Alta tensión’ nace para dar voz al cómic underground actual

13/05/2019 - 

ALICANTE. Dicen que no hay que fijarse de las apariencias, pero a veces resulta que el único elemento de evaluación que tenemos a mano es justo eso, nuestra percepción de la realidad, distorsionada por la belleza. València nunca será Madrid o Barcelona, porque el estado al que pertenece subsiste gracias a las tendencias dicotómicas, nunca a la pluralidad, ni a los nodos interconectados por una densa red industrial, económica y cultural. Lo que sí parece es que finalmente, una de las particularidades del carácter valenciano, su endémico menfotisme (de se me’n fot = me importa un pimiento) sirve para algo positivo. I es que a València (y, por extensión, a todo el País Valenciano), cada vez le importa más un pimiento ser Barcelona o Madrid. Puede que no en todos los ámbitos, puede que no en todas las iniciativas económicoempresariales o culturales, pero sí que cada vez rompe más lazos de dependencia.

Uno de ellos es el establecido por el mundo editorial de las publicaciones periódicas, que sólo considera “nacionales” o globales, a las cabeceras editadas desde una de esas dos capitales, siendo cualquier título publicado desde Bilbao, Zaragoza, Sevilla, Vigo o València, una mera publicación local. En este sentido, València está desmarcándose de esta tendencia, produciendo contenidos propios con proyección global, desde revistas que pretenden visibilizar sus cabeceras en todos los kioscos, desde Mallorca a Cádiz, A Coruña o San Sebastián. La última de las publicaciones con estas espectativas recupera un género que se abandonó por estos lares tras la crisis de finales de los años 80 del siglo pasado: las revistas de cómic.

Sabido es que el mercado español del cómic no es el francés, el japonés o el norteamericano, pero también que las características propias del género hacen que sea una de los pocas industrias creativas que todavía generan, distribuyen y monetizan su producto en un formato físico, lo que hace que sus dinámicas sean distintas a las del resto de la industria editorial. El prestigio de la novela gráfica como género por excelencia de la narrrativa secuencial en esta segunda década del siglo XXI no ha sido, como muchos agoreros han predicho, el fin del resto de subgéneros del tebeo, sino que ha permitido que, a rebufo de su creciente presencia en la mayoría de los catálogos editoriales, los ilustradores y los guionistas salgan de las catacumbas y puedan ampliar la gama de sus colaboraciones.

Así es que, si los lectores de cómic compran y consumen novelas gráficas, álbumes, mangas y comic-books, por qué no habrían de hacer lo propio con una publicación periódica que aglutine lo mejor y más granado del mundo underground de la historieta, y no solo la autóctona, sino con fuerte presencia internacional. Eso es lo que ha llevado a Pablo Herranz, director de la editorial Desfiladero, responsable de la publicación de cómic infantitl Xiulit, a ocupar el espacio dejado por las publicaciones históricas del cómic hispano: Totem, Cimoc, Cairo, Metal Hurlant, Creepy, El Víbora o fanzines de culto como El Wendigo

El underground tiene un amplio abanico de formas de expresión, formales y de fondo, en el que se pueden combinar temas y tratamientos narrativos fuera de los canales habituales con estéticas más o menos ortodoxas, grafismos extremos para narrar historias anodinas, o la combinación más radical, la que conjuga temática y grafismo radical. En Alta tensión, la nueva publicación de Desfiladero, bajo la dirección de Herranz, se encuentran, principalmente, ejemplos de esta última combinación. 68 páginas en formato 21 por 27’5 centímetros, encuadernada en lomo con papel estucado de buen gramaje, alto gramaje que se mantiene en las páginas interiores, que soportan estupendamente desde los blancos y negros saturados, como el bicolor, los colores pastel y las planchas de fuertes colores planos.

Primer número, datado en mayo de 2019, con la leyenda SOLO PARA ADULTOS y portada del murciano Diego Corbalán Magius, uno de los nombres en pleno ascenso desde el underground al alternativo mayoritario. Magius, junto al madrileño Ertito Montana, Luna Pan y a dupla formada por el ilustrador Adrián Bago y el guionista Boris Caramull, serán las firmas fijas de esta primera etapa que, entre el segundo semestre de 2019 y 2020, pretende consolidar su presencia trimestral en los kioscos y las tiendas especializadas.

Junto a las firmas citadas, en este primer número podremos encontrar hasta 13 diferentes historias, algunas autoconclusivas, otras seriadas, bajo las rúbricas de la sueca Sofia Olsson, el argentino Pedro Mancini, la mexicana Iurhi Peña, el croata Igor Hofbauer, o el brasileño Pedro D‘Apremont, firma que se prodigará en la publicación. Amelia Navarro, recién premiada por su fanzine Saxifono en el Cómic Barcelona 2019, antiguo Saló del Cómic, Rut Pedreño, Gerardo Sanz y Villarejo completan la alineación de esta primera entrega.

Desde una perspectiva de experimentación estética, a destacar las páginas centrales dedicadas al cartelista croata Igor Hofbauer, todo un puñetazo visual a tres colores (más el blanco y el negro) que juega con el subconsciente combinando elementos icónicos de la publicidad con el onirismo de las pesadillas psicóticas.

El sábado 18 de mayo, a las 18:00, Pablo Herranz, director de la publicación, junto a los autores Adrián Bago y Magius, estarán presentando Alta tensión en el foro de la tienda de cómics alicantina Ateneo, en la calle Serrano.

Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

Boy Commandos: Un cómic para los niños que querían matar nazis

Por  - 

En los años 40, fueron tan leídos como Batman o Superman. Los cómics de Boy Commandos reunían las hazañas bélicas de un grupo de niños huérfanos que formaban parte de las tropas especiales. Nunca ningún superhéroe de Jack Kirby dio el salto y luchó directamente contra las tropas del Eje, solo lo hicieron ellos. Los personajes tenían mucho del Kirby que creció en las peores calles de Nueva York, siempre enfrentado a pandillas callejeras. Y no había miramientos, se trataba a los nazis de "ratas"

SILLÓN OREJERO

'Strayed': Distopía en la que el destino de la humanidad está en manos de un gato doméstico

Por  - 

El músico y diseñador de videojuegos venezolano, Carlos Griffoni -afincado en Nueva York- ha escrito para el dibujante Juan Doe una distopía sobre la búsqueda de nuevos planetas para perpetuar la raza humana. Las primeras entregas de la serie hablan de la colonización de otros lugares tal y como se hizo hace cinco siglos en la Tierra, sin respetar las civilizaciones y apropiándose de las materias primas y riquezas, pero contextualizado en la galaxia. Sin embargo, la gran diferencia la marca que quien señala los planetas habitables al ejército es un simple gato doméstico

SILLÓN OREJERO

'Young Romance': Los cómics de Jack Kirby para chicas al término de la II Guerra Mundial

Por  - 

En los años 40, creó junto a Joe Simon al Capitán América, un superhéroe en una época en necesitada de patriotismo. Le siguieron varias cabeceras en las que sus héroes se enfrentaban a los nazis, hasta que le tocó hacerlo a él mismo y fue enviado a  Europa a combatir. Sin embargo, al volver, cuando ya había cierta saturación patriótica, mucho antes de revolucionar con Stan Lee el mundo de los superhéroe, Kirby y Simon apostaron por el cómic femenino, las historias románticas para chicas y, de nuevo, vendieron como churros

next
x