X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

HOMENAJEADO EN LA MUESTRA DE TEATRO ESPAÑOL DE AUTORES CONTEMPORÁNEOS   

Alfredo Sanzol: "A veces pienso que las historias me eligen y es una sensación muy extraña"

6/11/2018 - 

ALICANTE. El madrileño es uno de los dramaturgos más premiados de los últimos tiempos y vuelve a Alicante, precisamente, para recoger el galardón que le entrega la Muestra de Teatro Español de Autores Contemporáneos como autor homenajeado de esta edición. Es el segundo reconocimiento que se le otorga en la ciudad durante esta misma temporada, después de que hace escasas semanas recibiera el premio José Estruch por su obra La ternura en el Teatro Principal de Alicante. Un escenario que ya se le debe hacer muy familiar porque allí también se representó La valentía durante la noche de este mismo lunes, en el marco de dicha muestra.

"Estamos viviendo una edad de plata de la escritura escénica", afirmaba Guillermo Heras, director de la muestra de teatro, durante la rueda de prensa que Sanzol realizó con los medios este lunes por la mañana, antes de recibir por la tarde el premio en el Ayuntamiento de Alicante de manos de Amaya de Miguel, directora general del Instituto Nacional de Artes Escénicas, en representación del Ministerio de Cultura. "Curiosamente, ahora hay muchos directores que también dirigen porque la poética teatral es transversal", comentaba Heras poniendo como ejemplo al propio Sanzol, del que además afirmaba que "su poética dramática se une a su poética en la dirección, convirtiéndole en un grande de la escena española". Unos calificativos que el autor agradecía con mucho cariño, así como el propio premio, el cual asumía como reconocimiento a quienes han trabajado con él.

Alfredo Sanzol y Guillermo Heras en la rueda de prensa ofrecida este lunes

El texto que le ha traído hasta esta vigésimo sexta edición de la muestra es La valentía, aunque el homenaje se le ha realizado de forma genérica por su prolífica y exitosa trayectoria hasta el momento. Pero esa obra que acaba de representar en Alicante es un buen ejemplo. Un texto que nació hace tan solo un año en un taller de dramaturgia, en septiembre de 2017. "Llegué con un título y con un libro sobre el miedo a una reunión con los seis actores que iban a participar en la obra", cuenta el homenajeado. Y es que su forma de trabajar es precisamente esa. Primero pone el título y después un plazo de finalización, antes del cual se habrá reunido con los propios actores en distintas ocasiones para compartir con todos ellos las ideas principales del texto que luego escribirá. 

Es por eso que además agradece expresamente el sí de todo aquel que acepa trabajar con él sin haber leído nada antes, ya sean actores, productores, teatros, etcétera. "Al empezar desde cero entre todos, se crea un imaginario común", afirma el autor y director, que explica además cómo los textos dejan de ser algo "oscuro y misterioso" para los actores, quienes conocen desde el principio cada detalle, permitiéndoles crear vínculos más intensos con la obra. De esta forma, Sanzol se propuso estrenar en mayo de 2018 así que, tras el primer taller de septiembre, estuvo escribiendo hasta diciembre para después reunirse de nuevo en enero con los integrantes del reparto y así matizarlo entre todos. "Llevo casi veinte años en esta profesión y siempre he trabajado de esta manera así que, cuando no tengo plazos, me los pongo", afirma.

La valentía, a través del miedo

Según define él mismo, su humor es "como un casco de espeleología con linterna" a través del cual encuentras un escudo, al tiempo que alumbras para seguir el camino. Y es que su metodología es localizar el dolor y los puntos frágiles. "Soy muy obsesivo con saber dónde pongo los pies y qué estoy viviendo en este preciso momento", comenta. Por eso sus textos parten de una historia familiar o un sentimiento vivido. Y es el caso de La valentía. "Yo tenía un asunto pendiente con la casa de mi abuela", comenta. Por eso la trama surge a raíz del conflicto que se crea al quedar una casa familiar muy próxima a la autovía tras unas obras inoportunas. 

Una herencia familiar que genera discusión porque una hermana quiere vender la casa mientras la otra  quiere conservarla, así que además decide sacarle rendimiento colocándola en Airbnb. Contexto en el que se crea una 'comedia de puertas', como en un hotel, donde la gente entra y sale de las habitaciones, dando diversos giros a la historia. Pero, ante todo, es un relato sobre el miedo y la valentía, en contraposición, donde surgen algunas preguntas como cuál de las dos hermanas es la valiente: ¿La que defiende la casa o la que se atreve a cortar con su pasado y soltar lastre?

El libro que inspira esta obra es Anatomía del miedo: Un tratado sobre la valentía, de José Antonio Marina. Y es que la escritura de Alfredo Sanzol es compleja y nada sencilla, como explicaba Guillermo Heras, creando comedias que a pesar del humor poseen una enorme trascendencia narrativa. Piezas que, además, como en este caso, se introducen en lo político conectando con los problemas de la gente. 

"La obra tiene repercusión pública y política, que es lo que me gusta", explica Sanzol, ya que La valenía trata esa "política de infraestructuras para el progreso que en algunos casos lo que suponen es un retroceso". Y cuenta como cada vez que habla en sus obras de algo íntimo, siente que se lanza una bengala que se avista en la distancia para darse cuenta de que no está solo. "Hay mucha gente afectada por la contaminación acústica y este tipo de situaciones", matiza. Denuncias que en muchas ocasiones entran en su cabeza buscando un altavoz y hasta que no las escribe no salen de ella. "A veces pienso que las historias me eligen a mí y que no puedo huir de ellas, es una sensación muy extraña", confiesa.


Noticias relacionadas

next
x