X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

MEMORIAS DE ANTICUARIO 

Y con septiembre... comienza el curso artístico

2/09/2018 - 

VALÈNCIA. Mi año es más de comenzar el 1 de septiembre que el primer día de enero. El parón estival crea cierta incertidumbre mezclada con ilusión, propósitos de toda clase y la sensación de “vuelta a empezar” es más evidente ahora que en el mes invernal. Creo, según escucho estos días, que no soy el único al que le sucede esto. Veremos lo que nos depara esta temporada 2018-2019 en lo que al arte y al patrimonio se refiere, porque al menos sobre el papel, hay muchas cosas en ciernes. 

Para hacer más suave el aterrizaje en la cruda realidad, la fórmula del arte es recomendable, así que voy con el apartado de recomendaciones para ya mismo. La primera por encima de todas, la exposición en el IVAM "A contratemps. Mig segle d´artistes valencianes 1929-1980" con obras de artistas esenciales, como Manuela Ballester, Juana Frances, Roncalés (Jacinta Gil), Carmen Calvo, Soledad Sevilla o Ana Peters. Una excelente muestra, diría que fundamental, que repasa el arte, casi siempre infravalorado, realizado por mujeres en una época en la que, por muchas razones, no fue fácil expresarse, y más si eras mujer en tiempos oscuros. Como alternativa, y como contraste meditativo, siempre recomiendo una visita a la encantadora y cercana Casa-museo Benlliure. Un espacio poco conocido por los ciudadanos y que ahora cuenta con el aliciente de la reincorporación a la colección del recientemente restaurado por el IVACOR Retablo de los siete gozos de la Virgen María obra del taller de Nicolás Falcó, y que fue propiedad del maestro valenciano del XIX.


 Exposición de Miquel Navarro en el Centro Cultural Bancaja.

Hablando de este centro expositivo, hay que recomendar una vez más, en el Centro Cultural Bancaja, la exposición antológica dedicada a Miquel Navarro titulada "Fluids", que cuenta con varias obras realmente espectaculares, en especial una gran instalación dedicada a la marjal de València. También es interesante, en esta misma sede, la exposición sobre obra del fotógrafo José Manuel Ballester bajo el título "Bosques de Luz".

Cultura y patrimonio

Nuestros museos capearán este año, como puedan, sus diferentes problemas. Veremos cómo prosigue el nuevo proyecto museográfico, no exento de opiniones discrepantes, en el Museo de Bellas Artes y la ocupación de las salas en la parte antigua del complejo y el claustro, recientemente rehabilitada con criterios que están suscitando cierta polémica. Entiendo que este año tendremos que ver si, definitivamente, se actúa o no sobre el solar situado en la trasera del IVAM o todo se queda en fuegos de artificio. Un jardín de esculturas para cuyo comienzo se hablaba de 2017 pero del que no sabemos nada, como no sabemos, y aquí tengo menos esperanzas todavía, de la ampliación del Museo Nacional de Cerámica. Otro globo sonda, pendiente, que tomó cierto cuerpo el curso pasado fue el proyecto de un Museo Sorolla y su probable instalación en el Edificio del Reloj en el puerto. Un proyecto de esos que se instalan con cierta espontaneidad, demasiada, en la imaginación de los que nos gobiernan, y en los que, cuando es la hora de ponerlos sobre el papel, comienzan a aparecer evidentes problemas de base (en este caso muy de base) para darle forma tangible y real.


Claustro del Museo de Bellas Artes recientemente rehabilitado. 

El Cabanyal y su rehabilitación es otra decepción de esta legislatura que nos duele tener que añadir a la lista. Es de esperar que, aunque sea a final de la legislatura, comiencen a ser visibles las actuaciones en un barrio patrimonial y socialmente emblemático. Como emblemática es la Plaza de la Reina (aunque su existencia se deba a una anomalía urbanística reciente), cuyas delicadas obras de urbanización deberían comenzar este curso. Como, según se dijo, debería acometerse en breve la obra en el solar del antiguo edificio del relojero y de adecentamiento al menos del solar de la calle del Salvador. Dos alquerías importantes están pendientes de una rehabilitación que ya empieza a ver la luz; la Alquería Juliá, del siglo XVII, situada en el barrio de Nou Moles está destinada a ser un centro musical para la ciudad y sede de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunidad Valenciana y las obras de rehabilitación deberían haberse iniciado, como sí lo han hecho, hace pocos días, en la alquería del Moro, de gran importancia patrimonial al conservar todavía elementos de época medieval.

Vista parcial de la Alquería Juliá. 

Entre los lugares que están en proceso de ser pero todavía no lo son, parece que se han puesto en marcha, y en este caso irán rápido, las obras de la sede de la Fundación Hortensia Herrero en el palacio de los Valeriola situado en la calle del Mar. Mucha curiosidad tenemos por ver qué obra -contemporánea- ha ido atesorando la mecenas valenciana durante estos años y que podrá contemplarse cuando se exhiba en las salas de la sede, una vez esta abra sus puertas al público, en un lugar emblemático y monumental y a pocos metros del Patriarca, San Juan del Hospital, los Baños del Almirante o el Centro Cultural Bancaja. Otro proyecto importante relacionado con el arte es el de Caixaforum; aquí parece más claro que comience en este curso la instalación museística, una vez ha sido reparado exteriormente el ágora. La llegada de Caixaforum se trata, posiblemente, del acontecimiento cultural más importante de los próximos años en la ciudad, después de que València desde hace tiempo haya quedado relegada en el circuito de grandes exposiciones de arte en España.

Palacio de los Valeriola en la Calle del mar. 
Próximos eventos 

En cuanto a eventos, las galerías de arte contemporáneo tienen su cita anual desde hace seis años a finales de septiembre. El viernes 21 y el sábado 22 del mes se celebra Abierto València, el evento organizado por la Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de la Comunidad Valencia, que este año cuenta con 16 galerías participantes. A falta de un certamen de arte con unos fines de carácter comercial como sería una feria, los festivales de arte copan el calendario de la ciudad, aunque otra cosa sea si los réditos económicos que se obtienen por artistas y galerías son realmente relevantes, más allá de la divulgación. Al poco llegará, una vez más, Intramurs, pero ya será entrado el otoño.


Noticias relacionadas

next