X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

CONVERSACIONES CULTUR PLAZA

Nega y Toni 'El Sucio': "No vemos un gran relevo generacional para el rap político en España"

Hablamos con los dos artistas valencianos con motivo del concierto de despedida de Riot Propaganda. El proyecto de rapcore surgido en 2013 de la unión de Los Chikos del Maíz y los madrileños Habeas Corpus actuará mañana viernes en la sala Moon ante un millar de personas

20/09/2018 - 

VALÈNCIA. Han liderado durante más de una década la facción más dura e irreverente del rap político en España. Se han metido en todos los charcos, bordeando una y otra vez los límites –cada vez más difusos en España- entre la libertad de expresión y las licencias artísticas. Por el camino, han cabreado a mucha gente, cosechando simultáneamente decenas de miles de seguidores.

Sus acerados versos contra la Iglesia, la monarquía y el capitalismo, articulados desde el posicionamiento de dos chicos de barrio pertrechados de referencias literarias, históricas y cinematográficas, renacen de vez en cuando en boca de políticos como Pablo Iglesias. Sin ir más lejos, veíamos el miércoles a Oskar Matute, diputado de EH Bildu, parafraseando al grupo durante su interrogatorio a José María Aznar en el Congreso ante la Comisión de Investigación sobre la supuesta financiación ilegal del PP: “Como dicen Los Chikos del Maíz, terrorismo es el trío de las Azores”.

En 2016, Ricardo Romero (conocido artísticamente como Nega) y Antonio Mejías (Toni el Sucio) anunciaron la disolución de Los Chikos del Maíz. Se detenía así –no sabemos si de forma definitiva o no- la trayectoria de una de las formaciones musicales valencianas que más discos ha vendido en el país. Pusieron fin al grupo en su punto más álgido, alegando agotamiento mental y físico tras años de giras constantes. Continuaron sin embargo con su proyecto paralelo, Riot Propaganda, surgido en 2013 de la unión con la banda madrileña de hardcore Habeas Corpus, con la que comparten el mismo ideario político y social. Tras cinco años, muchas giras y dos álbumes –United Artists of Revolution (2013) y Agenda Oculta (2017)-, esta banda también emprende la retirada. Entrevistamos a Toni y Nega con motivo de la gira de despedida de Riot Propaganda, que llegará mañana viernes a la sala Moon de València y finalizará el viernes 28 de septiembre en la fiestas del Partido Comunista en Villa de Vallecas.

-Dos giras de despedida en menos de dos años ¿Cómo se lo han tomado vuestros seguidores? 
-Nega: ¡Es que es lo que hay! Desde el primer momento supimos que Riot Propaganda era un grupo con fecha de caducidad. Necesitamos descansar porque llevamos muchos años enlazando giras. Queremos parar y reflexionar sobre todo lo que nos ha pasado.

Toni: Pensábamos que con Riot íbamos a estar más relajados, que al ser más personas íbamos a repartirnos más el trabajo, pero al final se ha convertido en una continuidad de lo de antes. Es que no solo son las giras. Es organizar, componer, las redes sociales… y la cabeza necesita parar.

-Vuestra presencia en redes sociales es muy “intensa”. Os metéis en líos dialécticos a menudo ¿Cuál es el precio personal que hay que pagar por estar ahí? Cada uno de vosotros superáis los 50.000 seguidores, pero no estoy muy segura de si eso os hace sentir arropados o desprotegidos.
-Nega: ¡50.000 locos, más bien! Es muy agotador, devastador. Porque de esos seguidores no todos son fans. Hay gente que está ahí agazapada, con el cuchillo en los dientes y la lupa puesta, esperando a que cometas el más mínimo fallo para lanzarse en tromba. Cada vez que sale cualquier polémica está todo el mundo esperando a que te posiciones y opines, y además no se cortan, te lo piden. Y yo pienso: ¡si quisiera opinar sobre eso ya habría puesto algo! Creo que hoy en día no se puede prescindir de las redes sociales, porque han llegado para quedarse, y creo que el que no está ahí comete un suicidio a nivel artístico y de promoción, pero desgastan mucho.

Toni: Yo he aprendido a desconectar bastante, porque soy una persona a la que le pueden llegar a afectar ciertas cosas. Creo que a las redes hay que darle la importancia que tienen. De hecho, solo hace falta ver tu propia cuenta de Twitter. Si lees lo que escribe la gente a tu alrededor piensas que está a punto de estallar la revolución, y la realidad luego… es la que es. Hay mucha más gente fuera de las redes sociales que dentro, por mucho que pensemos lo contrario.

-Aunque no se reconozca públicamente, las “peleas virtuales” también quitan el sueño de vez en cuando, ¿no?
-Toni: Sí, porque tendemos a fijarnos en los comentarios negativos mucho más que en los positivos. Si publicamos una canción nueva, aunque me hayan dicho 15 veces que es un hit, llega con rabia el típico imbécil al que ni siquiera le gusta la banda y… la verdad es que al final le damos más importancia de la que tiene. Cuando realmente lo importante es ver toda la gente que viene a verte a un concierto el fin de semana.

-Nega me ha comentado en alguna ocasión que los periodistas tendemos a escribir de grupos indies o de música underground, y marginamos sin embargo a otros que arrastran a miles de personas. Si esto es así, ¿a qué lo achacáis?
-Nega: Aquí habría que hablar de tipos de periodismo musical. Creo que existe una tendencia, vinculada a revistas de tendencias o hipsters, donde se ha instalado la idea de que cuando tu música es comprometida y tienes un discurso político potente, automáticamente te tildan de panfletario y presuponen que lo que haces es fácil o de mala calidad. No hay más que echar un vistazo a la historia del arte para darse cuenta que esto no siempre es así. Esta tendencia tiene también un efecto paralelo: que se ensalce cualquier producto raro, con poca relevancia y con pocos seguidores. Es el síndrome del perro verde; el de “yo acabo de descubrir al gran grupazo que no conoce nadie”.

-¿Es un síntoma de esnobismo, entonces?
-Nega: Sí, completamente.

Toni: Creo que el problema reside en el momento en que los medios públicos también ejercen esa discriminación. Un medio privado al fin y al cabo puede decidir a quien entrevista y vivir ajenos a la realidad si así lo quieren, porque es su dinero. Pero hay medios públicos como Radio 3, que a los que hacemos rap nos colocan en un programa muy concreto y de madrugada. Parece que no podemos tener cabida en los programas normales, junto a otros géneros.

Nega: Eso está reservado para Love of Lesbian, Dorian y Vetusta Morla (ríe). En un medio privado te toca el orgullo, pero si hablamos de un medio público, ahí ya hay un debate político. Al reducirte a un espacio pequeño, fuera de horario, te convierten en algo exótico, como si fuésemos músicas del mundo.

-El concepto crossover (rapcore, rap metal, etcétera) de Riot Propaganda está más cerca del espíritu de los años noventa que de las corrientes contemporáneas, ni de rock, ni de hip hop. Sin embargo, vuestra base de fans no ha envejecido ¿Por qué?
-Nega: De alguna manera hemos renovado la base de seguidores. Es cierto que viene a vernos gente de 25 ó 30 años que nos sigue de épocas anteriores, pero también hay muchos de 18 o 19. Y eso es esencial, porque sino estás perdido. La gente a partir de los 30 años tiene otro tipo de obligaciones, se hace más selectivo y va a muchos menos conciertos.

Toni: Nos ha ayudado la presencia en redes sociales de la que hablábamos antes. Te ayuda a vivir el día a día y sin apartarte de la actualidad.

Fotos: ESTRELLA JOVER

-¿Creéis que dentro de esta franja más joven de vuestro público hay chicos y chicas desencantados con otras variantes del hip hop carentes de carga política o con otro tipo de valores estéticos? ¿Tiene sentido para vosotros ser fan de Riot Propaganda o los Chikos del Maíz, y a la vez de Bad Gyal o Kinder Malo?
-Nega: El trap está hinchado mediáticamente de una forma que me llama la atención. Este tipo de medios de los que te hablaba han creado la sensación de que todo el mundo en este país escucha a esos artistas y es público al que no les importa que se haga playback en los conciertos. Pero existe otra tendencia dentro de ese mismo target que escucha grupos como Los Chikos, La Raíz o Kase. O. Tienen la misma edad, van a la misma clase, pero viven en mundos muy distintos. Existe una juventud que no es tan frívola ni materialista.

Toni: Un caso muy claro de la doble vara de medir que se utiliza fue el festival de trap que se celebró en La Marina de València hace poco. Allí fueron un montón de periodistas y fotógrafos, se escribieron un montón de crónicas. Y resulta que dentro de poco va a tocar allí La raíz, y ellos solos han vendido ya prácticamente todas las entradas sin ningún tipo de cobertura mediática.

-Está claro entonces que hay nicho de público, pero ahora que estáis de retirada.. ¿Hay un relevo generacional en los grupos de rap político en España?
-Nega: ¿De gente nueva? Ha salido Ayax y Prok…y no mucho más.

Toni: El hip hop “puro” pasa una mala época. Creo que la irrupción del trap ha tenido mucho que ver. Y si los medios dan la brasa día y noche, al final es normal que las nuevas generaciones empiecen a copiar ese género.

Nega: Sí, el hip hop está en una época de transición, tratando de reubicarse con todas estas tendencias nuevas. Hay gente como Kase. O y SFDK que se mantienen muy bien, pero es cierto que no está ha habiendo un relevo.

Toni: Sí, porque están Ayak y Prok, Hard GZ, Foyone, y tal. Pero poco más.

-Además de las alusiones meramente políticas, si algo os distingue es la utilización constante de referencias culturales. Por otra parte, hace poco leí en un tuit que una madre le pidió a Nega que animase a su hijo, fan de Los Chikos de Maíz, a aplicarse más en el instituto ¿Tenéis vocación pedagógica?
-Toni: Bueno.. hay gente que se nos acerca en los conciertos y te agradece esas referencias porque les ha ayudado a describir a un director, un escritor o a formar  criterio político.

Fotos: ESTRELLA JOVER

Nega: Por utilizar ese tipo de referencias nos ha llamado elitistas y nos han acusado de tener superioridad moral o incluso de ser clasistas. Como si los hijos de los barrios obreros no tuviesen derecho a la cultura. En el fondo es un discurso extremadamente paternalista y que defiende el status quo. Si eres de barrio, quédate ahí y actúa como se espera de ti. No tengas referentes, dedícate a decir “estoy goseando en el barrio”, que es lo que se espera de ti. Y nosotros seguiremos en nuestra redacción de Vice de clase media y tú en tu barrio de mierda y te tiraremos cacahuetes (ríe). Nos ha dicho que venimos de clase media porque nos gusta leer, pero la realidad es que yo soy soldador y éste [Toni] es cristalero.

-Los dos decidisteis en un momento dado, cuando ya eráis conocidos en el mundo del rap, entrar a estudiar en la universidad. Toni Periodismo y Ricardo Comunicación Audiovisual ¿Encontrasteis lo que buscabais?
-Nega: La universidad me parece una estafa. La verdad es que con los profesores y asignaturas estuve muy contento, pero aluciné con el ambiente que había. Chiquitos y chiquitas que llegaban en coche, se pasaban el día en cafetería, pasaban de todo. Vi esas contradicciones de clase súper acentuadas.

Toni: Yo, que había dejado los estudios pronto para ponerme a trabajar, solo el hecho de entrar en la universidad y conseguir el título fue muy importante para mí. Sé que no es nada extraordinario, pero en mi familia nadie, ni hermanos, ni padres y abuelos, lo habían podido hacer. Los estudios universitarios eran una cosa que parecía muy lejana Así que las contradicciones que tiene la universidad, que las tiene, las dejo aparte.

-Justamente decidisteis meteros en una profesión un poco complicada para “salir de pobre” (risas).
-Toni: Bueno, es que tampoco creo en eso de que la carrera la tengas que enfocar por la salida laboral. Creo que la mejor manera de que te vaya bien es meterte en algo que te motive realmente. Sé que hay menos posibilidades, pero el periodismo es algo vocacional para mí. Dicho esto.. sí, ya he comprobado que es bastante precario! (ríe).

Nega: Para mí también fue vocacional. A mí el cine me ha gustado mucho siempre, y ya tenía cierta base porque mi padre sabe mucho de cine y me ha puesto muchas películas. Estudiar teoría, historia y la obra de directores fue maravilloso.

Fotos: ESTRELLA JOVER

-Cuando se produjo el cambio político en la Comunitat Valenciana hacia la izquierda se generó un cierto debate acerca de cuánto habían influido en los votantes más jóvenes los mensajes de grupos como Zoo, Aspencat, La raíz o vosotros.
-Toni: Bueno, eso es muy difícil de cuantificar. No podemos decir “nosotros hemos liderado el cambio. ¡dame lo que me toca!” (ríen)

Nega: Algo habrá, cuando vemos con qué odio y bilis hacia nosotros reaccionan los grupos de derechas. Cuando vemos casos de censura  continuos y cómo se lleva a raperos a la Audiencia Nacional.

-No es un secreto que hay quien os considera una amenaza, incluso enemigos públicos ¿Os habéis sentido vigilados alguna vez?
-Nega: Bueno… alguna vez nos dijeron que había venido a un concierto alguien de la brigada de información en Madrid.

Toni: Una vez vino un concejal del PP a un concierto nuestro en Paiporta y al parecer estuvo grabando para ver qué se cocía por ahí. Pero vete a saber. Al final, si te pones paranoico acabas saliendo a los conciertos con un gorro de papel de plata en la cabeza (ríe). Lo mejor es no pensar demasiado. Hacer lo que quieres con la mayor libertad posible.

-Decís que no os autocensuráis, pero que tenéis más en cuenta cómo formuláis vuestro mensaje. En cualquier caso, parece que la justicia belga no va a extraditar a Valtonyc a España por el momento.. ¿Será el último rapero con sentencia de cárcel?
-Nega: Espero que lo de Valtonyc al menos sirva para sacar los colores a la justicia española. Para que en el extranjero se den cuenta de que los límites a la libertad de expresión empiezan en los Pirineos. Yo la verdad es que no soy muy optimista con respecto a este tema, porque el PSOE dice mucho cuando está en la oposición, pero cuando llega al gobierno toda esa rebeldía se queda en nada como siempre.

Toni: Sí, porque han tenido tiempo de sobra para retirar la ley mordaza.

Fotos: ESTRELLA JOVER

-Recientemente, Valencia Plaza publicó una encuesta de intención de voto que indica que Podemos podría ser prescindible para un futuro gobierno autonómico de izquierdas. Dada vuestra cercanía a la formación de Pablo Iglesias ¿Qué les ha fallado?
-Nega: Ufff… es que me agota este tema.

Toni: Creo que lo que ocurre aquí es que Compromís canaliza el voto de descontento arrimado a la izquierda. Luego estaría el debate de si Podemos lo ha hecho suficientemente bien en València, porque no ha tenido una figura de relevancia como Mónica Oltra. Mis padres no tienen ni idea de quién es el líder de Podemos, por ejemplo. Pero es un debate más complicado.

Noticias relacionadas

next