X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ACTÚAN el 27 de junio en burjassot 

Mike Scott (The Waterboys): "Quién venga a vernos por la nostalgia, se llevará una decepción"

El líder de la banda defiende la búsqueda permanente por mejorar su sonido pero sin olvidar los clásicos: "No escucho mucha música nueva"

18/06/2019 - 

VALÈNCIA. Decir que Mike Scott viene con su proyecto de The Waterboys a València -lo hará el próximo 27 de junio en el Auditorio de Burjassot- no debe sonar raro. El artista internacional viene prácticamente a razón de una vez al año por el territorio y muchas veces con música nueva bajo el hombro. En esta ocasión, su último disco, Where The Action Is vuelve a ser una actualización de su sonido a las visicitudes de ahora. Como una película de Woody Allen, un disco de The Waterboys nunca viene mal porque es lo suficientemente moderno y lo suficientemente conservador.

- ¿Cómo consigue un grupo tan enraizado a la década de los 80/90 seguir sonando actual?
- He crecido en todas las décadas como músico alrededor de discos que sonaban actuales y discos de hip hop o blues, por ejemplo. Para mí ha sido una evolución natural, creciendo en esta música.

- ¿Qué sonidos influyes a The Waterboys en 2019?
- Me gusta mucho Kendrick Lamar. También Anderson .Paak o Laura Marling. Un montón de música vieja, también. Últimamenet le presto mucha atención al hip hop japonés, pero no me gusta la obligación de tener que estar al día, no quiero escuchar 24 horas diarias música porque entonces se convierte en deberes.

- ¿Y a qué sonidos conseguís seguir influyendo?
- ¡Qué pregunta! Pues hay algunos grupos que está más claro: The War on Drugs, por ejemplo, o Tame Impala. A veces lo notamos, otras nos hablan directamente y nos citan como referencia, y otra la nota el público. Siempre está bien saber eso, a mí personalmente me alegra mucho.

- No ha pasado ni un año de vuestra última visita a València, algo que para un grupo extranjero aquí no es nada común, ¿cómo se porta la ciudad con vosotros?
- València me gusta muchísimo. Realmente siento una conexión especial con la ciudad desde el primer concierto, en 1999. El segundo, en el 2000, lo recuerdo como un espectáculo emocionante… Al hacer tantos conciertos al año, a veces es difícil tener perspectiva de todas las ciudades por las que pasas, pero hay tres o cuatro ciudades que claramente son “ciudades Waterboys”, que mantienen ese carácter de tratarnos especialmente. Hablo de Glasgow, Minneapolis y València.

- Los dos singles que han servido de adelanto presentan dos caras diferentes de la misma moneda: una canción eminentemente rock, con riffs potentes, y otra mucho más pausada y calmada, más pop. ¿Qué se ha configurado el disco?
- Me siento muy libre de tocar todo tipo de música. Soy libre. The Waterboys no es “esto” o “lo otro”, no somos un género musical, siempre hemos intentado que así sea. El nuevo disco son diez canciones que son diez tipos de música diferentes. Todas son productos del espíritu de The Waterboys.

- ¿Cuál es el espíritu de The Waterboys?
- La libertad y la búsqueda continua.

- Algunos grupos de ahora parecen no pensar tanto sonar bien en su disco como en poder llegar a las radios, discotecas o festivales, ¿lo sientes así?
- Sí, sin duda es uno de los malos de la nueva música. Los programas de radio actuales son aburridísimos, no como en los 60 y los 70, donde era genial. Ahora ya no es un elemento de descubrimiento y educación, sino un lugar de promoción en el que los anunciantes se sientan felices y seguros. Es difícil escuchar buena música en las radios actuales.

- ¿Se ha vuelto complicado desarrollarse dentro de la industria musical? ¿En ese sentido, desde los comienzos de The Waterboys, ha evolucionado o involucionado?
- Se ha… desarrollado. Yo creo que ahora es más difícil, sin duda, por la cantidad de grupos y de oferta musical disponible a nivel mundial. Es muy fácil que te roben el dinero actualmente las discográficas y las empresas musicales, además de tener que trabajar más duro que en mis principios. Pero por otra parte, ahora mismo se paga mejor, y sin duda vivimos un momento creativo excepcional.

- El público puede que os encuentre buscando nostalgia y no las canciones nuevas, ¿es complicado que vuestras canciones tengan que pelear con vuestro pasado?
- Sí, somos conscientes de ello. Pero quién venga a escucharnos solo por la nostalgia, se llevará una decepción. Tocaremos muchas canciones de antes, pero también presentaremos el disco que hemos publicado hace unas semanas. No somos un grupo de greatest hits, somos un grupo que explora nuevas músicas constantemente.

De hecho, creo que debería ser así con otros grandes grupos, como Bob Dylan o los Rolling Stones. Hay algunas músicas que ya no apetece ver sobre el escenario, aunque me gusten mucho. Hablo por ejemplo de Bob Dylan o los Rolling Stones. La última vez que vi a los Stones fue en el 73 y estuvo muy bien. Ahora no creo que sean tan buenos porque su música se ha vuelto vieja en directo. Por eso creo que The Waterboys es una música mejor.

Noticias relacionadas

next
x