X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

subidas a funcionarios y bajadas de IRPF para rentas bajas

Menos impuestos, más gasto: los presupuestos con los que el Gobierno quiere convencer a la oposición

25/03/2018 - 

MADRID (EFECOM). El Gobierno prevé aprobar el proyecto presupuestario de 2018 el próximo martes, tras meses de retrasos, unas cuentas que recogerán subidas salariales para los funcionarios y bajadas de IRPF para las rentas bajas.

El proyecto parte con un techo de gasto de 119.834 millones de euros, un 1,3 % superior al de 2017, que ya fue aprobado en julio del pasado año junto a los objetivos de déficit y deuda para el periodo 2018-2020.

Los Presupuestos estarán acompañados por un nuevo cuadro macroeconómico en el que se revisará al alza el crecimiento previsto para este año hasta al menos el 2,5%, según ha avanzado el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

Las cuentas recogerán una subida salarial para los empleados públicos del 1,75% como parte del acuerdo a tres años alcanzado con los sindicatos, que complementará las subidas fijas -del 6,1% acumulado en el periodo 2018-2020- con otras variables vinculadas a la evolución de la economía.

Además, Rajoy ha anunciado que las cuentas incluirán mejoras de las pensiones de viudedad y mínimas, después de que todas las pensiones se revalorizaran un 0,25% a principios de año.

El acuerdo alcanzado entre el Gobierno y Ciudadanos ya preveía una rebaja del IRPF para las rentas más bajas, que consistirá en elevar el mínimo exento al que no se aplican retenciones de 12.000 a 14.000 euros, mientras que las rentas de entre 14.000 y 17.500 euros tendrán una reducción decreciente por tramos.

También se aumentarán las deducciones sobre la cuota de este impuesto a las personas con discapacidad, las familias con hijos y quienes tengan personas mayores a su cuidado, a lo que se suma el reciente anuncio de una bajada de IRPF para pensionistas de edad avanzada que aún no se ha detallado.

Se ha anunciado además que el proyecto recogerá una bajada del IVA del cine del 21% al 10%, después de que las cuentas de 2017 ya lo hubieran reducido para los espectáculos en directo.

Otras medidas previstas son la ampliación a cinco semanas del permiso de paternidad, la extensión de la tarifa plana para nuevos autónomos y la equiparación salarial entre la Guardia Civil, la policía nacional y las autonómicas.

Junto a la aprobación del proyecto presupuestario, el Gobierno actualizará el cuadro macroeconómico para elevar la previsión de crecimiento económico para este año, que actualmente está en el 2,3%, así como para mejorar las perspectivas laborales, tanto de paro como de ocupación.

La crisis catalana y la falta de apoyos en la oposición retrasó la presentación del proyecto, prevista para finales de septiembre, hasta ahora, una fecha que apura los plazos para culminar su tramitación parlamentaria antes de julio, cuando se empezará a debatir el techo de gasto de 2019.

Pese a las reticencias de Ciudadanos, que reclama el cumplimiento del pacto de investidura, y PNV, que rechaza la aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, el Gobierno confía en reeditar el pacto que aprobó el Presupuesto de 2017 -PP, Ciudadanos, PNV, Coalición Canarias, Nueva Canarias, UPN y Foro Asturias-.

   

Cataluña y el 155 siembran la duda

La crisis catalana, agudizada tras la fallida investidura de Jordi Turull, con la consiguiente permanencia del artículo 155 sobre Cataluña, sigue sin despejar el apoyo o no del PNV a los Presupuestos Generales del Estado de 2018, que entrarán en el Congreso el próximo 3 de abril.

El apoyo del PNV resulta "clave" para que el Gobierno pueda sacar adelante, al menos, el primer trámite presupuestario en el Parlamento, que será el debate de enmiendas a la totalidad, ya que los 5 votos en contra del PNV a estas enmiendas servirían para que los Presupuestos siguieran su camino.

Sin embargo, el grupo parlamentario vasco no se ha pronunciado sobre dicho debate y se ha limitado a reafirmar e insistir en que no iniciarán negociación alguna con el Gobierno hasta que no se levante el 155 sobre Cataluña.

Con este escenario y una vez que ya ha dimitido la senadora del PP Pilar Barreiro imputada en el caso Púnica (exigencia de Ciudadanos para apoyar las cuentas), se aprobarán el próximo 27 de marzo los Presupuestos Generales del Estado de este año, cuya duración será de seis meses ya que entrarían en vigor a partir de junio.

El Ejecutivo es consciente de que presenta unos Presupuestos sin tener garantizados los apoyos, pero señala que lo hace porque se encuentra en el "límite" para poder ser aprobados sin solaparse con el techo de gasto de 2019 que debería ver la luz en julio.

Fuentes del PNV recuerdan a EFE que el contexto frente a los Presupuestos de 2017 es muy distinto al del año pasado ya que entonces las negociaciones comenzaron antes de que el Consejo de Ministros aprobara las cuentas y actualmente ni han empezado a hablar.

Afirman que el rechazo de los nacionalistas vascos a las enmiendas de totalidad que presentaron siete formaciones políticas fue consecuencia de un "desbloqueo" de última hora en una negociación económica, en la que intervino directamente Mariano Rajoy, y no en una negociación política.

Y es que los Presupuestos de 2017 salvaron las enmiendas a la totalidad presentadas por PSOE, Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, ERC, PDeCAT, Compromís, EH Bildu y Nueva Canarias gracias al empate de 175 votos, que hizo que a la tercera votación decayeran las iniciativas, que habían sido rechazadas por PP, Ciudadanos, PNV, CC, UPN y Foro Asturias.

Por otra parte, el camino presupuestario está cien por cien despejado con Ciudadanos, el socio de investidura del Gobierno, después de que la senadora popular Pilar Barreiro solicitara su cese en el grupo parlamentario del PP y se pasara al grupo mixto en el Senado con el fin de "no perjudicar al partido".

No obstante, los responsables económicos de Ciudadanos insistieron esta semana a EFE en que todavía no conocen los números concretos de los Presupuestos, aunque previsiblemente incluirán sus principales reivindicaciones económicas y sociales (bajada del IRPF, equiparación salarial de policías y guardias civiles con fuerzas autonómicas, y prolongación una semana del permiso de paternidad).

Montoro es optimista con el posible apoyo del PNV y ha dicho que "ya habrá ocasión de seguir promoviendo acuerdos" durante la tramitación.

El ministro ha negado que en los Presupuestos de 2018 haya medidas "paralelas" para satisfacer a los grupos parlamentarios y ha afirmado que estas cuentas ofrecerán "mucho", desde garantías para financiar los servicios públicos hasta subidas salariales a los funcionarios y mejoras en las pensiones.

De hecho en el debate de pensiones del pleno del Congreso, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, también hizo un guiño a UPN y a Coalición Canaria al mostrarse a favor de sus propuestas de subir las pensiones mínimas con respecto al IPC y a incrementar el Fondo de Reserva con los excedentes procedentes de la recaudación de impuestos prevista.

Tras la presentación de los Presupuestos en el Congreso y las comparecencias de altos cargos en las respectivas comisiones parlamentarias, previsiblemente para las semanas del 9 y del 16 de abril, el debate de totalidad podría ser a finales de ese mes o principios de mayo.

El mismo 3 de abril, la Mesa del Congreso se reunirá para calificar los Presupuestos y ordenar precisamente el calendario de tramitación.



Noticias relacionadas

next