X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Mata pone de escudo a Podem para justificar la decisión del adelanto electoral

6/03/2019 - 

VALÈNCIA. La decisión del president de la Generalitat, Ximo Puig, de adelantar las elecciones autonómicas para hacerlas coincidir con las generales el próximo 28 de abril provocó que la legislatura del Botànic se zanjara este lunes de forma abrupta. La oposición de Compromís a que se ejecutara esta posibilidad en el pleno del Consell evidenció que no era un plato de buen gusto para la coalición valencianista con el que irremediablemente iban a tener que tragar aunque la digestión se les fuera a hacer pesada.

A pesar de que en la jornada de lunes y martes se tratara de subrayar desde ambos bandos la cantidad de acuerdos a los que PSPV y Compromís han llegado y los cuatro presupuestos que han aprobado para restar importancia a que ésta haya sido la "única decisión que el Consell no ha tomado por unanimidad", la realidad es que la relación botánica ha terminado de la peor manera: con reproches de deslealtades -como lo calificó el síndic valencianista, Fran Ferri, en rueda de prensa y secundaron otros cargos en redes sociales- que complican la gestión del día de después de la cita en las urnas.

Con este escenario, este martes tras la Junta de Síndics el portavoz de los socialistas en Parlamento, Manolo Mata, quiso agradecer a sus socios del Botànic en la Cámara el trabajo de esta legislatura para tratar de limar asperezas. Pero también aprovechó la ocasión para, de algún modo, descargar la responsabilidad de la decisión tomada -que el tiempo dirá si acertada o no- también en Podem.

"Jamás se hubiera tomado esta decisión con la hostilidad de EUPV y Podem. Una vez constatado que no había hostilidad contra la decisión, sino que había cierta tibieza propositiva, dos de las tres patas del Botànic tomaron la decisión", aseveró Mata. Hacía referencia a la reunión que el secretario general de los morados en la autonomía, Antonio Estañ, y el candidato a la presidencia de la Generalitat del partido, Rubén Martínez Dalmau, mantuvieron el pasado viernes con el jefe del Consell en la que les trasladó su intención de adelantar las elecciones autonómicas. Determinación ante la cual deslizó que Podem mostró comprensión.

Una actitud de los morados que, como la decisión de Puig, se justificaría en términos numéricos. A diferencia de Compromís, el adelanto electoral sí es a priori un escenario beneficioso para Podem en la Comunitat Valenciana, ya que la coincidencia con las generales podría servir para obtener un mejor rendimiento autonómico en las urnas por la implicación en la campaña de Pablo Iglesias. Un aspecto nada desdeñable para remontar los resultados que les ofrecen las encuestas, en las que superan tímidamente el límite del 5% de la barrera electoral a pesar de su confluencia con EUPV.

De esta manera, el camino se presentaba más despejado para Puig, ya que al no hallar en Podem un rechazo frontal, tan solo contarían con la oposición férrea de Compromís -una fuerza eminentemente autonómica que se vería perjudicada en unas elecciones solapadas con unos comicios nacionales- y no adquirirían el peso de la decisión en solitario con los dos socios en contra.

En este sentido, conviene señalar que durante la rueda de prensa tras la Junta de Síndics, Estañ no quiso valorar si el adelanto electoral le parecía una buena idea a pesar de ser preguntado reiteradamente por los periodistas. Tan solo atinó a afirmar que la justificación política que dio Puig sobre esta maniobra podía haber sido mejor. Sobre la decisión en sí, nada. 

Ahora bien, las declaraciones de Mata sirvieron para confirmar también otra de las sensaciones que se iba percibiendo en la intensa jornada del lunes: que tan solo se consultó a la coalición valencianista -socio en el Gobierno- en la recta final de la decisión: la mañana del lunes. Previamente -el viernes- se había comunicado ya al otro socio parlamentario del Botànic, Podem. 

Si bien la decisión únicamente la tomó Puig porque es una prerrogativa que solo tiene el presidente de la Generalitat, la "tibieza" y ausencia de crítica por parte de los morados a esta pretensión, sin duda, podría haber tenido parte de protagonismo en ella porque con esta actitud favoreció que en el camino que se iba a transitar no hubieran demasiadas espinas.

Noticias relacionadas

next
x