Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

entrevista al conseller de educación

Marzà: "Cada uno debe hacer aquello que le compete y no cuestionarlo"

1/09/2020 - 

VALÈNCIA. La vuelta a las aulas se ha convertido en una de las principales preocupaciones de padres, madres y toda la comunidad educativa. A apenas siete días de que los colegios vuelvan a abrir sus puertas después de medio año clausurados por culpa de la pandemia de la covid-19, la Conselleria de Educación que dirige Vicent Marzà sigue ultimando medidas para tratar de garantizar un inicio de curso seguro y minimizar la incertidumbre que la situación sanitaria ha generado. 

En los últimos días, las autonomías han consensuado protocolos de prevención para intentar afianzar que los centros educativos sean espacios seguros; hojas de ruta que contemplan medidas como que como que cada progenitor deberá medir la temperatura a sus hijos antes de llevarlos al centro escolar. También desde hace unos días, será obligatorio que los niños a partir de 6 años lleven mascarilla. 

Ministerio y Conselleria de Educación aprueban casi a diario resoluciones para que todas las dudas estén resueltas el próximo 7 de septiembre, pero todavía siguen existiendo algunos interrogantes sobre la detección de síntomas al alumnado, las entradas escalonadas o la salida al recreo. Aspectos que ya fueron abordados dentro del protocolo elaborado el 29 de julio y que se actualizará esta semana con las nuevas medidas implantadas -que se marcarán de forma diferenciada- para enviarlo a los centros educativos con el fin de que adapten sus respectivos planes de contingencia.

Plaza se reúne con el conseller Marzà para hablar del inicio de curso 2020/2021, "el más complicado desde hace años" como él mismo lo califica, y cuestiones que siguen sin resolverse como qué ocurrirá con aquellas familias que decidan no llevar a sus hijos al colegio, si se prevé que los planes de estudio vuelvan a no cumplirse este curso, o la polémica en torno a la no realización de pruebas PCR a docentes antes de iniciar el curso entre otras. 

Vicent Marzà en la puerta de la Conselleria de Educación. Foto: KIKE TABERNER

-¿Cómo ve el inicio de curso?
-Es el inicio de curso más complicado que vamos a tener desde hace muchísimos años. Pero lo afrontamos con los deberes hechos y con la tranquilidad de saber que, con todas las medidas organizativas que hemos llevado a cabo y con la implicación de toda la comunidad educativa, a la cual quiero agradecer su trabajo inmenso, estoy seguro de que las aulas serán espacios mucho más seguros que otros espacios de sociabilización que tienen tanto profesores como alumnos hasta hoy.

-Muchos padres temen la vuelta a las aulas. ¿Usted está convencido de que los colegios van a ser espacios más seguros que muchos otros en los que han estado niños y niñas este verano?
-Sí. Hemos puesto en marcha todas las medidas que los expertos en Salud Pública nos han exigido y las hemos adaptado a la realidad de cada centro. Los centros son espacios en los que no solo hay distancia interpersonal adecuada, también en ellos están activos todos los mecanismos de protección: las mascarillas, los geles... Toda la organización de los grupos se ha regido por estas indicaciones. Tenemos grupos mucho más reducidos, más profesores para atender mejor al alumnado, todas las actividades, tanto las del comedor como las extraescolares, se adaptan a las recomendaciones de Salud Pública.... Además, hemos establecido un continuo contacto entre cada centro educativo y el centro de salud pública para que, en el caso de que hubiera un caso positivo, se pueda hacer la trazabilidad correcta y sea todo mucho mas rápido. Que haya prioridad para hacer todas esas pruebas PCR que determinen de forma rápida cuáles son los contactos estrechos y quién se tiene que aislar y quién no. Por lo tanto, son espacios mucho más controlados y seguros.

-¿Cree que se puede garantizar que un niño de más de 6 años mantenga la mascarilla incluso con su grupo burbuja durante toda una jornada lectiva?¿No cree que al final puede ocurrir que un maestro esté más pendiente de que se respeten las medidas de seguridad que de impartir clase?
-Nosotros no hacemos valoraciones pedagógicas sobre las medidas que nos requiere el Ministerio de Sanidad o la Conselleria de Sanidad, las aceptamos y las ponemos en práctica. Sabemos que implica complicaciones en el día a día; no es normal llevar una mascarilla en el centro educativo, y menos un niño tan pequeño. Pero sabemos que lo niños estarán atentos a las indicaciones de sus profesores y que se hará todo lo posible para que la lleven, como nos ha indicado Sanidad. Las escuelas son espacios donde los niños y maestros no solo aprenden nuevas normas, sino que también en estas primeras semanas serán un espacio para mejorar el uso de las buenas prácticas porque tendrán que ponerlas en marcha desde el primer día. Dedicaremos las horas que hagan falta para que se adapten a esta nueva normalidad dentro de las aulas: a la manera de entrar a las clases de forma escalonada, de forma separada, respetando la distancia de seguridad... Estamos seguros que eso ayudará también a los niños no solo a concienciarse sino a practicar estas nuevas formas de sociabilización que les servirán fuera de la escuela.   

- La ministra de Educación, Isabel Celaá, dijo este domingo que se podían establecer descansos en el uso de la mascarillas en las aulas, ¿Hay algún plan desde Conselleria para establecer estos descansos?
-No está regulado todavía porque el Ministerio de Sanidad no ha hecho una regulación al respecto. Ha dicho que deben llevarlas, pero es verdad que hay situaciones especiales en las que no será necesario como, por ejemplo, para los niños que tengan determinadas enfermedades incompatibles con llevar mascarilla tanto tiempo, aquellos con una atención más dificultosa, o los que están en situación de especial vulnerabilidad. Eso sí que está regulado ya. Pero evidentemente hay momentos en los que el uso de la mascarilla puede ser más prescindible, como cuando se está al aire libre, que es cuando hay menos riesgo contacto.

Vicent Marzà durante la entrevista. Foto: KIKE TABERNER

"HASTA QUE NO SE TERMINE CON LA PANDEMIA NO VA A HABER NINGÚN SITIO CON RIESGO 0, PERO AQUÍ EN LOS CENTROS ES DONDE MÁS SEGUROS PUEDEN ESTAR"

-¿Qué hará la Generalitat con aquellas familias en las que unos padres decidan no llevar a sus hijos al colegio por temor?
-Lo primero es dar toda la tranquilidad del mundo a las familias porque no hemos llegado ahí. Es comprensible cualquier preocupación porque todos vivimos un momento excepcional; es normal tener miedo por no saber a qué nos enfrentamos. Pero las familias van a poder ver con esta vuelta progresiva a las aulas que los centros educativos son espacios mucho más seguros que otros de fuera. Si han pasado el verano sin estar confinados en casa o en contacto gente más allá de su familia, los colegios van a ser más seguros que los espacios en los que han estado estos últimos meses. Es mejor que su niño esté en el colegio que no en un parque infantil de cualquier ciudad valenciana. Hemos puesto en marcha, además, una página web y una campaña que se llama www.aulasseguras.es en la que el conjunto de la ciudadanía va a poder ver que la vuelta al colegio será segura. Por lo tanto, en primer lugar hay que rebajar el miedo que tengan algunas familias: las medidas puestas en marcha son para asegurar una vuelta tranquila y saludable. Y por otra parte, hay que recordar a los padres que los niños en etapa obligatoria tienen derecho a ser educados y más allá incluso de su familia hay que llevarlos al colegio de acuerdo a la normativa, no solo europea, sino de todo el mundo occidental. Estoy seguro que estas familias serán una minoría y poco a poco ellos mismos van a ver que esa decisión es por miedo. Hasta que no se termine con la pandemia no va a haber ningún sitio con riesgo 0, pero aquí en los centros es donde más seguros pueden estar.

-¿Consultará finalmente a Abogacía de la Generalitat? ¿O se basarán en lo que diga el informe de Abogacía del Estado como paraguas general?
-Todas las CCAA, de todos los colores políticos, consideraron que era una buena solución pedir ese informe a Abogacía del Estado. Cuando esté listo, el Ministerio nos lo pasará, lo estudiaremos y veremos qué medidas se han de tomar y cómo se tiene que explicar a la ciudadanía. Yo creo que hay que evitar la conflictividad, hay que ser muy pedagógicos y asumir que es normal que alguien tenga miedo. Pero también es normal que todos luchemos para que los niños quieran y puedan volver con tranquilidad al centro educativo porque es su derecho. Hay que insistir en eso y estoy seguro de que serán pocas las familias que respondan de esta manera. 

-Los padres van a tener la obligación de tomar la temperatura a los hijos cada mañana antes de ir al colegio. ¿Van a tener que entregar, por ejemplo, un justificante cada día que indique que sus hijos no tienen fiebre? ¿O directamente se va a confiar en la responsabilidad de los padres? Es decir, que si los llevan al colegio se dará por hecho que están sanos. 
-Es lo que ya se hace ahora, lo que pasa es que se pone especial énfasis en esta cuestión por la situación de la pandemia. Las familias no mandan a su niño al colegio si está enfermo. Por lo tanto, es simplemente añadir un poco más de atención al estado de salud del niño y de forma más constante porque es la manera de que todos estemos más seguros: hay que tomar la temperatura, mirar que no tengan síntomas compatibles con la Covid-19, etc. Eso no quita para que, aún así, repartamos termómetros a todos los centros educativos para que en las aulas también se les pueda toma la temperatura en caso de que vean que algún niño presenta algún síntoma o no se encuentra bien. Pero lo que pedimos es que los padres se comprometan a llevar a su niño en condiciones como lo han hecho siempre. Simplemente es un recordatorio de que las familias deben estar siempre pendientes de sus hijos antes de mandarlos al colegio para compartir vida con otros niños.

-Quizá los padres no envíen de manera generalizada a su hijo enfermo a clase, pero sí que se dan situaciones en las que esto ocurre. ¿Qué pasa si un padre lleva a un niño enfermo al colegio? ¿Se prevén sanciones? 
-De momento no está encima de la mesa. Es especialmente importante que las familias hagan una declaración responsable para que sean todavía más conscientes. Creemos que las familias lo tienen claro, pero es bueno recordarlo y pedir compromiso. Si lo hacemos bien entre todos, los centros educativos pueden ser espacios seguros. Incluso, pueden ayudar a parar la transmisión porque se aprenden actitudes. Pedimos a las familias que hagan esa declaración responsable, que se conciencien a ellos mismos y que tomen la temperatura cada día, que estén más activos en la detección de sintomatología con sus hijos porque es el primer paso. 

Vicent Marzà atiende a Valencia Plaza en su despacho de Campanar. Foto: KIKE TABERNER

-Cada centro debe tener un plan de contingencia que establezca cómo se realizarán las entradas, salidas y todas las familias deberán firmarlo comprometiéndose a cumplirlo. ¿Habrá una vuelta progresiva también de horarios? ¿Puede originar esto un cambio de horarios escolares? Es decir, que al entrar más tarde, haya grupos que terminen más tarde de lo que lo hacían hasta ahora?
-Los horarios se deberán de adaptar, pero siempre en unas franjas horarias muy pequeñas de tiempo entre los horarios habituales y los que tendrán este año. De hecho, todos los centros tendrán el mismo horario que tenían el año pasado; no vamos a cambiar las jornadas de los centros educativos. Las familias ya tienen bastante con adaptarse a esta situación y todos tenemos muchos cambios forzados por la covid-19 como para cambiar además los horarios escolares. Se necesitará, eso sí, un pequeño periodo de adaptación al inicio y al final de la jornada escolar para que puedan entrar y salir los niños con seguridad, pero se puede hacer en apenas unos minutos. 

-¿Cómo van a ser las salidas a los recreos? 
-Dentro del centro educativo los niños y niñas saldrán al patio en grupos más reducidos y en diferentes franjas horarias para que no estén todos en el mismo espacio a la misma hora. No pueden salir todos a la vez porque existiría mucha interacción en un espacio reducido. Además, ahora cada grupo estable tendrá asignada una zona del patio. Es muy recomendable la salida porque son espacios abiertos y, por lo tanto, cuantas más horas estén al aire libre, mejor. Por eso hemos puesto en marcha una línea de 9 millones de euros para que los ayuntamientos organicen actividades que ayuden a hacer más actividad al aire libre.

-De la misma manera que se ha aumentado el número de profesores, ¿también se ha hecho lo mismo con el equipo médico con el que cuenta cada centro?
-Los centros educativos se coordinan de forma directa con los centros de atención primaria. En este sentido, hemos aumentado la coordinación de forma específica: hay un contacto directo y exclusivo entre la dirección del centro educativo y la dirección del centro de referencia de atención primaria y del centro de salud pública, que son los que hacen el rastreo de los contactos estrechos de los positivos Covid-19. Por tanto, hay un contacto mucho más estrecho para resolver dudas, pero también para actuar de forma totalmente inmediata. En el primer minuto que haya alguna sintomatología, se aísla a ese niño en una sala, se llama por teléfono a su familia, y el centro de salud pública se pone en contacto de forma directa para que se puedan hacer la pruebas necesarias para verificar si es positivo o no. 

-Las separaciones entre alumnos en clase y la ratio de 20 niños por aula obliga a que haya menos estudiantes por metro cuadrado. Muchos colegios tienen problema, por tanto, de infraestructuras principalmente. La Conselleria ha ofrecido la posibilidad de derivar alumnos a espacios municipales, pero ¿qué tipo de espacios son y cómo se han habilitado? 
-Hemos trabajado centro a centro y desde el mes de julio está ya distribuido. Esta delimitación de grupos y de espacios la hemos hecho conjuntamente con las direcciones de cada centro educativo; uno a uno. Hay algunos centros que han empleado la biblioteca, otros el comedor, pero la mayoría han podido reagrupar a sus niños y niñas sin necesidad de buscar espacios externos al centro. Otros sin embargo han requerido de lugares como bibliotecas municipales o conservatorios. 

Marzà en el patio de la Conselleria de Educación. Foto: KIKE TABERNER


"NO VAMOS A UTILIZAR AULAS PREFABRICADAS PORQUE NO TENEMOS CONSTANCIA DE QUE SEA NECESARIO UTILIZARLAS, PERO SI HUBIERAN HECHO FALTA, LAS HABRÍAMOS UTILIZADO"

-Hay centros privados y concertados que han empleado barracones para dar respuesta a esta falta de espacio. En el caso de la pública, ¿también se lo plantean? ¿son ahora los barracones una solución provisional para este nuevo problema de infraestructuras?
-Los barracones son eso, provisionales. Lo que no era normal es que fueran estructurales. Por lo tanto, es normal que en algún momento por alguna necesidad sobrevenida exista la necesidad de utilizar un barracón, pero lo que no era normal era que fueran estructurales porque no se construían colegios. Ahora hay una justificación para utilizarlos. Hasta ahora no hemos tenido que utilizar espacios prefabricados, barracones, para esta finalidad. Es cierto que hay otro tipología de centros que no dependen de nosotros que sí están utilizando estos espacios, y es normal porque son para eso.

-Decía que hasta ahora no los han necesitado, pero si la situación empeorara o hubiera que reducir aún más las ratios, ¿estarían dispuestos a utilizarlos?
-Nosotros tenemos claro, y así lo hemos hablado también con el Ministerio, que las ratios son las que son y no van a cambiar. Lo único que puede pasar, si vamos a peor, es que algunas aulas tengan que cerrar; es decir, que la actividad presencial no pueda continuar por la situación epidemiológica. Por tanto, el único escenario que tenemos ahora sobre la mesa es que si empeora mucho la situación sanitaria en un municipio, éste cierre la escuela entera por sus índices altos de contagio. Cuando pase eso, se pasará a la formación telemática que tenemos prevista y, por tanto, todos podrán acceder a aulas virtuales con salas de videoconferencia. Pero este es el peor escenario peor, el de cerrar un aula o un centro educativo entero por positivos en el municipio. No vamos a hacer uso de aulas prefabricadas porque esos escenarios no son los que se contemplan ahora. Si hubieran hecho falta, las hubiéramos utilizado, pero hasta el momento no tenemos constancia de que sea necesario utilizarlas. 

-Los niños continuarían su formación de manera online, entiendo… ¿Y si sus padres trabajan? ¿Contempla la conselleria ofrecer ayudas a familias en las que alguno de los progenitores deba coger una excedencia o empleo y sueldo en este tipo de casos para hacerse cargo del cuidado de hijos?
-No es una cuestión que sea competencia nuestra porque todo lo que es el mercado laboral, su regulación, sus permisos, etcétera es de competencia del Ministerio de Trabajo. De hecho, nosotros fuimos la primera autonomía junto a Cataluña y Baleares, que exigimos al Ministerio cuando nos reunimos hace menos de una semana, que el Gobierno de España trabajara en una regulación que permita dar permisos a las familias para poder tener a sus niños en casa y atenderlos. Es una exigencia que se debe regular de acuerdo a la excepcionalidad actual y debe tratarse en el marco de diálogo social entre patronales, sindicatos, y el Gobierno del Estado.

Vicent Marzà recibe a Valencia Plaza en su despacho. Foto: KIKE TABERNER

"LA CLASE DE EDUCACIÓN FÍSICA SE PUEDE HACER RESPETANDO LA REGULACIÓN DE ACTIVIDAD DEPORTIVA QUE HA MARCADO EL MINISTERIO Y LA CONSELLERIA DE SANIDAD. Y SIEMPRE SE DEBERÁ DESINFECTAR EL MATERIAL PREVIAMENTE"

-¿Cómo van a desarrollarse, por ejemplo, las clases de educación física? Estas son especialmente delicadas porque al final los niños comparten el material escolar… ¿Entre clases y clases existirá la obligación de desinfectarlo todo? ¿Se ha contemplado este gasto en el presupuesto de limpieza de los colegios que ha realizado la Conselleria?
-Hemos pedido a cada centro educativo que nos determine qué necesidades especiales tienen de limpieza de acuerdo con el protocolo que ya tienen desde finales de julio. Con esa cantidad extraordinaria que nos han pedido hemos ampliado la limpieza de aquellos centros que dependen directamente de la Generalitat, que son los institutos. Las escuelas infantiles, como dependen de los ayuntamientos porque son propiedad municipal, el contrato de limpieza le corresponde a cada consistorio. Pero también hemos estado en contacto con los ayuntamientos para que amplíen el servicio de limpieza y den respuesta a esas necesidades especiales. La clase de educación física se puede hacer respetando la regulación de actividad deportiva que ha marcado el Ministerio y la Conselleria de Sanidad. Igual que también se puede hacer actividad física fuera del centro educativo con una regulación concreta. La actividad física que se haga dentro del centro deberá respetar esa normativa y cada material que se utilice, si se va a utilizar por el siguiente grupo, deberá desinfectarse previamente. 

-¿Va a ser necesario el uso de mascarilla en esta clase?
-El Ministerio tiene que acabar de determinar esa cuestión. Es una de esas cosas que el Ministerio de Sanidad está revisando y hoy mismo le hemos pedido que lo revise. Pero si hay un espacio en el que tiene sentido no utilizar la mascarilla es al aire libre, donde se imparten precisamente las clases de educación física y donde hay una distancia de seguridad. Pero es una cuestión que debe marcar el Ministerio de Sanidad... Lo que nos digan, haremos. Estamos a la espera de esa confirmación, pero estamos seguros de que si un punto puede flexibilizarse es precisamente este tipo de clases.

-Con una situación de pandemia como la actual… ¿Cuánto necesitaría crecer el presupuesto de la conselleria de Educación en 2021 para hacer frente a todos los gastos que puedan surgir?
-Tenemos la partida de 207 millones de euros que vamos a utilizarla entera para todo el año. De hecho, hemos hecho ya el cálculo con esta reorganización extraordinaria: son casi 5.000 profesores más para todo el curso, 3.000 monitores más, 33 millones de euros más de inversión para digitalización y los gastos extraordinarios de limpieza y de funcionamiento del centro educativo. Todo ese dinero que suma más de 207 millones de euros para un curso escolar entero lo podemos utilizar por la partida extraordinaria de 2.000 millones de euros que ha hecho el Ministerio de Educación y que ha trasladado a las distintas CCAA. Por lo tanto, hemos aprovechado al máximo esos recursos y los hemos planificado para todo el curso escolar.

-¿Se seguirá descontando de Edificant para hacer frente a otros gastos más inmediatos?
-En realidad del Pla Edificant no descontamos, lo que hacemos es adaptarnos a la ejecución de las obras. El ritmo de las obras ha ido más lento, y si los ayuntamientos tenían presupuestada más cantidad de la que iban a poder ejecutar en el ejercicio actual, para no perder ese dinero que no se iba a ejecutar, lo que hemos hecho ha sido destinarlo a necesidades más inmediatas que realmente sí se iban a ejecutar. Pero se guarda la consignación para el año que viene. Está asegurado que la obra se va a realizar; lo que hacemos es ajustarnos al ritmo real de ejecución de las obras. 

Marzà atiende a Valencia Plaza en la Conselleria de Educación. Foto: KIKE TABERNER

-¿Qué opina de las principales demandas de los sindicatos que se quejan de la ratio establecida y el número de profesores contratados? ¿Cree que las medidas adoptadas en este sentido por la Conselleria son suficientes?
-A los sindicatos estamos escuchándolos desde el minuto 0 y pensamos que la mayoría de las demandas que hacen tienen su lógica. Ellos saben que hemos hecho lo máximo que se puede hacer y que es suficiente para que sea seguro. Si hay que tomar nuevas medidas, habrá que buscar nuevos recursos porque es necesario que se siga haciendo esa inversión extraordinaria. Pero con lo que acordamos con los sindicatos de la pública y privada será suficiente. Para unos será un acuerdo de mínimos y para otros de máximos, pero es un acuerdo. Y pensamos que es importante afrontarlo así para un inicio de curso tan difícil. Por muy bien estructurado que esté, siempre surgirá algún problema, pero como mínimo hay un acuerdo de soluciones conjuntas. 

SOBRE LOS PCR A LOS DOCENTES: "NO VALORAMOS LAS DECISIONES DE SANIDAD, LAS APLICAMOS PORQUE SON LOS QUE TIENEN EXPERTOS. NO HAY QUE BUSCAR OPINIONES PERSONALES O SITUACIONES QUE PUEDAN DAR LUGAR A CIERTAS DIVERGENCIAS"

-Sanidad no se plantea realizar PCR a los profesores antes del inicio del curso escolar. ¿Considera adecuada esta decisión? ¿O su postura se acerca más a la que defienden los sindicatos?
-No valoramos las decisiones de Sanidad, las aplicamos porque sabemos que ellos son los que tienen expertos. Los sindicatos saben que nosotros trasladamos sus peticiones a la Conselleria de Sanidad, y son ellos los que han determinado que no tiene que ser así de acuerdo a sus expertos. Por tanto, no hay que buscar ahí opiniones personales o situaciones que puedan dar lugar a ciertas divergencias. Sino que hay que dar solución a lo que nos dicen de acuerdo a lo que determina Sanidad. ¿Ellos dicen, que son los competentes y los que tienen los expertos, que debe ser así? Nosotros hacemos caso porque son ellos los que lo deben marcar. 

-Después del confinamiento muchas empresas decidieron realizar PCR a sus trabajadores para tener espacios de trabajo seguros. Con este inicio de curso tan complejo que se avecina como está diciendo y con la pretensión de que los colegios, como ha comentado, sean espacios lo más seguros posible, ¿usted no ve necesario que se hagan estas pruebas?
-Nosotros hemos trasladado esa propuesta a Sanidad y lo que nos han dicho es que puede ser contraproducente hacerlo. Lo que sus técnicos nos indican es que como el número de asintomáticos que dan positivo en una prueba PCR es tan bajo, las pruebas pueden generar una falsa seguridad que dé lugar luego a un rebrote por confiarse y relajarse. Eso es al menos lo que nos explican. Por tanto, nosotros trasladamos a Sanidad la petición para que la valoren, pero ellos, que son los que deben determinar qué hacer, dicen que puede ser contraproducente por eso mismo: porque uno que realmente es positivo, da negativo en la prueba y se puede relajar con sus contactos. Eso es lo que dicen los expertos de sanidad y son ellos los que deciden. 

-Y si un alcalde de un municipio quisiera que se realizaran pruebas PCR a los docentes de sus centros escolares, ¿no considera un bloqueo por parte de Sanidad no poder hacerlo?
-Ellos son los que deben determinar las necesidades de salud pública. Más allá de si el criterio es positivo o negativo, yo creo que estamos en un momento en el que cada uno debe hacer aquello que le compete y no cuestionarlo. Si no lo hacemos así, podemos añadir mucho más ruido. Más allá de lo que pensemos individualmente. Creo que el ruido no es necesario. Trasladamos esa reivindicación y los que son competentes, deciden. Creo que es mejor así. 

Vicent Marzà. Foto: KIKE TABERNER

-¿Qué opina de que los estudiantes se vayan a manifestar el 16, 17 y 18 de septiembre porque consideran que las medidas implantadas por Educación son insuficientes? Se sienten inseguros.
-Estoy seguro que van a ver que las clases son espacios mucho más seguros. Ellos mismos van a poder comprobar, con las medidas de control, de trazabilidad de los casos que pueda haber, de medidas de protección, de separación… Ellos mismos, con esas edades son ya niños de secundaria o de bachillerato donde el número de alumnos por aula se ha reducido a 15, la mitad de los que estaban yendo de manera habitual, en espacios pensados para 40 alumnos. Mucho más espacio que cualquier otro en el que han estado en verano. Con esas medidas de protección van a estar bien. De hecho, los estudios que tenemos de Alemania, donde abrieron los colegios hace ya unas semanas, solo el 5% de los colegios han tenido que cerrar. De esa cifra, solo un porcentaje muy pequeño se han realizado dentro del centro. La mayoría de contagios se han producido en otras esferas que luego han trasladado al centro educativo. Eso es importante transmitirlo porque hay que aprender de lo que pasa en otras comunidades educativas de todo el mundo. 

-¿Se ha estado fíjando la Conselleria en cómo se ha producido el inicio del curso escolar en el resto del mundo para no repetir errores?
-Sí. Sí, de hecho siempre es bueno estar abierto a aprender de lo que han hecho en otros países. Hemos observado lo que ha ocurrido en Francia, Alemania, Dinamarca... Hemos visto experiencias interesantes y ha habido errores de los que también hay que aprender. En Israel, por ejemplo, abrieron muy pronto los colegios y tuvieron que aprender de sus propias medidas. Es importante compartir nuestros aprendizajes para hacerlo lo mejor posible. 

"ES CASI SEGURO QUE NO PUEDA CUMPLIRSE EL PLAN DE ESTUDIOS PREVISTO EN TODOS LOS CENTROS, PRO LO ESENCIAL SE VA A IMPARTIR"

-¿Da por hecho que este curso puede no cumplirse de nuevo el plan de estudios previsto? 
-Sí. Es una cuestión que casi seguro pasará en todos los centros. También es verdad que el curriculum es muy extenso, pero aquello esencial seguro que se va a dar. Las cuestiones más importantes dentro de cada área educativa, seguro que se impartirán. Hay que dar un mensaje de tranquilidad a las familias y a los estudiantes, en especial a los de segundo de bachillerato que son los que más temor pueden tener. Es normal; afrontan un año muy decisivo para ellos y ellas con una situación totalmente anómala. Por eso hemos pedido al Ministerio que este curso las pruebas de acceso a la universidad puedan tener el mismo grado de opcionalidad que el curso pasado. ¿Para qué? Para asegurar que todo lo que vayan a preguntar a una persona que esté en segundo de bachillerato en las pruebas de acceso a la universidad sean de cuestiones que haya dado de forma presencial, de manera que no entren en el mundo de la evaluación desigual en función de en qué situación epidemiológica ha estado su municipio. Pensamos que eso puede ayudar mucho a tranquilizarles. Hacen falta medidas excepcionales para su evaluación y este año pensamos que debería ser igual que el curso pasado. Lo hemos pedido y nos gustaría que se elevara a la Conferencia Sectorial de Educación. 

Vicent Marzà. Foto: KIKE TABERNER

"NO NOS GUSTA TAMPOCO QUE SE PUEDAN CERRAR AULAS, PERO ALGUNA SEGURO QUE SE VA A TENER QUE CERRAR... Y POR TANTO HAY QUE DAR RESPUESTA"

-De hecho, con ese formato -en el que el estudiante podía combinar preguntas de las dos opciones de examen y no ceñirse a uno de ellos solamente-, se presentó más gente y aprobó un mayor porcentaje de alumnos.
-Así es. Fue una buena solución. Si no se hubiera hecho hubiera habido una desigualdad muy grande. Y creo que debe repetirse porque empezamos un curso en el que va a pasar lo mismo y hay que atender a la realidad. No nos gusta tampoco que se puedan cerrar aulas, pero alguna seguro que se va a tener que cerrar... Y por tanto hay que dar respuesta. 

-¿Cuál va a ser la función del responsable Covid-19 nombrado por cada centro? ¿Cómo se va a realizar su selección? ¿Se va a tratar de equipo docente? 
-El coordinador o coordinadora Covid-19, según el protocolo que hemos hablado con los centros educativos y la guía de respuesta a los posibles casos positivos, será una persona en quien delegue el director o directora del centro. Una única persona que siempre será referente en cada colegio. Sus funciones son las del contacto directo con el sistema sanitario de la Generalitat Valenciana: con los centros de atención primaria, su centro de atención primaria referente y el centro de salud pública. 

-¿Qué opina de que los colegios de enfermeros soliciten que este coordinador sea personal sanitario?
-Es normal que lo pidan, pero es verdad que no hay ahora mismo una situación de necesidad concreta para que sea personal sanitario. Así nos lo ha concretado la Conselleria de Sanidad y entendemos que si hacen falta más profesionales de enfermería, hacen falta en los centros de atención primaria o en otras áreas de salud porque es más necesario su trabajo allí. 

Vicent Marzà. Foto: KIKE TABERNER

Noticias relacionadas

next
x