X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El PP exige la dimisión o cese "inmediato" de los detenidos en la operación alquería

Manolo Mata defiende que se liquide Divalterra

4/07/2018 - 

VALÈNCIA. (EFE). El vicesecretario general del PSPV-PSOE, Manuel Mata, ha afirmado este miércoles que Divalterra es una empresa pública que "merecería no existir" por "su tradición y su actualidad", y ha añadido que estaría "contentísimo" si se liquidara la antigua Imelsa.

Mata se ha pronunciado así en los pasillos de Les Corts, donde Podem ha destacado que se tendría que haber acabado con esa empresa pública en 2016 y ha instado al futuro presidente de la Diputación de Valencia a hacerlo, mientras que el PP ha pedido que se mantenga, porque los trabajadores no tienen por qué pagar la gestión política.

El dirigente socialista ha augurado que cuando haya nuevo presidente en la Diputación de Valencia "tomará una decisión muy pertinente" con Divalterra, y a la pregunta de si esa decisión será cerrarla ha afirmado que no lo sabe, "pero sería una buena opción".

Mata ha calificado de "respetable" que Esquerra Unida ponga como condición para apoyar al socialista Toni Gaspar como presidente de la Diputación el que se disuelve Divalterra, aunque ha afirmado que por encima de eso está "que haya un presidente" y que este "sea progresista" y nos les hagan "un Barcala", en alusión al proceso municipal que desembocó en el nombramiento del popular Luis Barcala como alcalde de Alicante.

Ha admitido que disolver Divalterra puede tener "un coste de despidos y de reestructuración que es complejo jurídicamente", pero también ha alertado de que en esa empresa "hay mucha gente aún que estuvo ayudando al yonqui del dinero a hacer cosas, y además en cargos directivos".

El secretario general de Podem, Antonio Estañ, ha indicado que "no se puede entrar como un elefante por cacharrería", y por eso vienen proponiendo desde 2016 la disolución de Divalterra, contemplado los derechos laborales de los trabajadores.

"Es evidente que ni la gestión ni el papel que cumple Divalterra ha sido algo prioritario en los años que lleva este Gobierno en la Diputación", ha aseverado Estañ, quien ha añadido que ahora se suma a eso "un caso de corrupción que vuelve a repetir patrones que se daban en la antigua Imelsa".

Por ello, ha indicado que el nuevo Gobierno que se constituya debe tener en cuenta dos objetivos: "acabar" con Divalterra "de la forma más ordenada posible", para lo que ha habido "tiempo suficiente", y generar el marco legal para vaciar de competencias a las Diputaciones, hasta que se puedan "eliminar".

La presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha dicho que "el problema no es la empresa", sino quiénes la gestionan, y ha anunciado que, si el PP gana las próximas elecciones y gobierna en la Generalitat y las diputaciones, las empresas públicas serán sometidas "exactamente a los mismos controles" de legalidad que la Administración.

A su juicio, lo que ha "fallado" en Divalterra ha sido "la dirección política", no los controles, "y eso no lo tienen que pagar los trabajadores, que realizan una labor que es necesaria y que hay que conservar y mantener". 

Cruce de acusaciones

El pleno de Les Corts de este miércoles ha vivido un cruce de acusaciones entre PSPV y PP a cuenta de la operación Alquería, en la que fue detenido el expresidente de la Diputación de Valencia, Jorge Rodríguez, por presuntas irregularidades en contratos de alta dirección en Divalterra. Los 'populares' han criticado el "enchufismo a amiguitos" en la empresa pública, mientras que los socialistas les han acusado de ser "una organización criminal" creada para "saquear las arcas públicas".

El rifirrafe se ha producido durante el debate de aprobación de la Ley de Responsabilidad Social, cuando el diputado 'popular' Juan Carlos Caballero ha señalado que el artículo 14 de esta norma regula la gestión responsable de los recursos humanos en administraciones públicas y ha preguntado a la bancada de PSPV y Compromís si durante la redacción de este punto "el Consell estaba pensando los contratos de alta dirección en Divalterra".

"¿Esta es la gestión de los recursos humanos, la de enchufar a amiguitos de Compromís y PSPV para presuntamente financiar a sus partidos?", les ha interpelado. Asimismo, ha criticado que el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, comiera este fin de semana con Jorge Rodríguez, una persona, que "acababa de salir del calabozo por presunta malversación de 2,5 millones de euros en la Diputación".

 

Al respecto, la socialista Clara Tirado le ha espetado que "corrupción hay en todas las organizaciones, entidades y partidos políticos" pero "con diferentes intensidades". "Hay una diferencia abismal entre la exigencia de casos aislados y puntuales y la fabricación de todo un sistema para saquear el dinero en las arcas públicos, que es lo que hicieron ustedes", ha recriminado al PPCV.

En esta línea, Tirado ha puesto un ejemplo: "No es lo mismo que un músico de una banda robe el dinero de la lotería a que todos músicos con el director de la banda a la cabeza tramen una estructura para robar el dinero de la lotería. Ustedes son una organización creada y estructurada para robar el dinero de los valencianos, que es lo que hicieron durante 20 años. Así que lecciones de una organización criminal, no les voy a aceptar ninguna", ha subrayado.

Caballero le ha recordado que la prensa escrita ha abierto estos últimos días sus portadas con "los casos de corrupción de Bloc, partido mayoritario de Compromís, y PSPV", a quienes ha afeado que hayan "criminalizado" a su formación.

"Se han pasado muchísimo tiempo tirando piedras y tratando de criminalizar y coger el todo por la parte. Ustedes hablan de banda y yo de charanga y su jefe era Jorge Rodríguez el cual presuntamente amañaba contratos y ponía a su gente para que luego ese dinero público acabase en Bloc y Compromís", ha indicado.

El PP exige la dimisión o cese "inmediato"

La portavoz del grupo 'popular' de la Diputación de Valencia, Mari Carmen Contelles, ha exigido este miércoles la dimisión o el cese "inmediato" de los detenidos en la Operación Alquería que aún siguen en su cargo.

Según ha apuntado Contelles en un comunicado, tras la dimisión de Jorge Rodríguez al frente de la corporación provincial, "nos parece del todo incoherente que una semana después de las detenciones, los otros cinco investigados sigan ocupando sus cargos en la Diputación y cobrando un sueldo de todos los valencianos".

En la Operación Alquería fueron detenidos y puestos en libertad con cargos el director gerente de Divalterra, Xavier Simó (PSPV); el jefe de gabinete de Rodríguez, Ricard Gallego; el secretario letrado asesor de Divalterra, Jorge Cuerda; la excogerente de la empresa pública, Agustina Brines y el asesor Manuel Reguart.

Para Contelles, la presidenta en funciones de la Diputación, Maria Josep Amigó, "debe cesar fulminantemente a los investigados tal y como exigieron al PP en su momento. Nuestro partido firmó el cese a los asesores detenidos en la Operación Taula el mismo día de la detención", ha recalcado.

 

Sin embargo, ha criticado que en este caso "ha pasado una semana desde su detención y sigue sin firmarse el cese del resto de investigados en la Operación Alquería" y ha añadido que, a su juicio, "la situación se hace aún más insostenible cuando tal y como reflejan las informaciones, dos de los detenidos presuntamente han ejercido presiones, amenazas e insultos contra los empleados de Divalterra que no se prestaban a sus confabulaciones", en alusión a una denuncia de trabajadores del pasado mes de febrero.

"Nos parecen un comportamiento intolerable que les incapacita para seguir ocupando cargos públicos y delata la bajeza de sus autores. Estos hechos deplorables son reveladores de aquellos que supuestamente iban a levantar la hipoteca reputacional, su comportamiento ha dañado la imagen de la institución provincial", ha añadido la portavoz del PP en la institución.

Según Contelles, "Compromís, que ostenta la presidencia en funciones, tiene la oportunidad de demostrar con hechos sus palabras acerca de tomar medidas firmes frente a la presunta corrupción que se investiga en el juzgado". Hasta la fecha, "sólo han demostrado su doble vara de medir y un intento de engañar a los valencianos con el eufemismo de 'apartar de sus funciones' a su gerente en Divalterra, Agustina Brines", ha subrayado.

La portavoz popular ha sostenido que las formaciones "que antes reclamaban contundencia y medidas ejemplarizantes al Partido Popular, están demostrando un cinismo sin límites cuando la presunta corrupción les afecta de pleno. Parece ser que cuando los detenidos son de su partido, todo son excusas y teorías de la conspiración".

"Tal y como hemos venido denunciando públicamente y ante la justicia estos tres años, PSPV y Compromís con EU y Podemos de convidados de piedra, carecían y carecen aún hoy de un proyecto para la Diputación de Valencia. Su único proyecto ha sido colocar a los suyos y utilizar la Diputación para ganar poder en sus partidos", ha concluido.

Oltra cree que no hay que actuar con "prisas y frivolidad" en Divalterra

La coportavoz de Compromís Mónica Oltra ha afirmado este miércoles sobre el futuro de Divalterra que hay que hablar de esta empresa "sin apriorismos ni dogmas previos" porque "hay que tener en cuenta que ahí hay 700 personas trabajando" y "no se puede actuar con prisas ni con frivolidad". "Tenemos entre manos muchas vidas de muchas personas", ha resaltado.

Así se ha pronunciado Oltra en declaraciones a los medios en Les Corts al ser preguntada sobre un hipotético cierre de esta empresa de la Diputación de Valencia tras la Operación Alquería. Al respecto, ha recordado que es "una organización compleja" y hay que "tranquilizar a la gente que trabaja" en ella.

 

"Es una organización compleja, las competencias son complejas, la estructura laboral también", ha indicado respecto a la intención del PSPV de cerrarla al inicio de legislatura, para señalar que en su momento hubo "muchos condicionamientos jurídicos para tomar decisiones sin perjudicar el foco más importante, el tema de los trabajadores, aquí hay mucha gente sus familias dependen de estos salarios".

Sobre el relevo en la presidencia de la corporación provincial, tras la dimisión de Jorge Rodríguez, ha señalado que Compromís no pone obstáculos a la propuesta del PSPV, Toni Gaspar, porque "cada partido hace la suya". No obstante, ha incidido en que ahora no están en la fase del "quién", sino del "qué", concretamente en las políticas que habrá que seguir desarrollando desde la diputación.

Preguntada sobre si Compromís presentará un candidato, ha indicado: "De momento eso no está encima de la mesa, estamos en la fase del qué".

Noticias relacionadas

next