X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

se falla este martes

La sede de la EUIPO opta a un premio internacional de construcción sostenible

5/03/2017 - 

ALICANTE (EFE). El edificio de ampliación de la sede de la Oficina de la Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO) optará el próximo martes a uno de los premios internacionales Breeam 2017 de construcción sostenible.

Se trata del edificio AA3 de la EUIPO, con sede en Alicante, y compite en la categoría "Oficinas de nueva construcción" con otros cuatro finalistas: las oficinas de Ikea en Suecia, las de Triodos Bank y la multinacional Geelen en Holanda y un proyecto en el Reino Unido. El fallo del concurso será el próximo martes, día 7, en Londres, según han informado a Efe fuentes de la Euroagencia, que ha informado de que es la primera vez que un edificio de oficinas ubicado en España es finalista en este prestigioso certamen por su alto nivel de sostenibilidad.

El inmueble AA3 obtuvo el certificado de construcción sostenible Breeam en la fase de diseño con la máxima clasificación posible, de 'excepcional', y está en proceso de obtenerlo de forma definitiva en la etapa post-construcción.

Cumplir con "las más altas exigencias de construcción sostenible es un objetivo irrenunciable en todos los proyectos constructivos que llevamos a cabo en Alicante", ha afirmado el presidente de la EUIPO, el portugués António Campinos.

Obtener la "máxima clasificación posible", ha continuado Campinos, es la consecuencia de "una estrategia sostenible" que "va mucho más allá de la eficiencia energética y de la normativa aplicable".
El edificio tiene una superficie de aproximadamente 14.000 metros cuadrados repartidos en dos sótanos, una planta baja y tres más en altura, el cual forma parte del complejo de la agencia europea en Alicante.

Ha sido sometido a una rigurosa evaluación en diez categorías (energía, agua, salud y bienestar, materiales, transporte, residuos, gestión, uso ecológico del suelo, contaminación e innovación) y su diseño permite reducir en un 71 % las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y un 67 % el consumo de energía primaria frente a un edificio convencional de similares características.

La minimización del consumo de agua ha sido una de las principales preocupaciones y se ha conseguido reducirlo un 70 % con respecto al edificio convencional, gracias a medidas como el almacenamiento de la lluvia para el riego de jardines y plantas nativas, que favorecen además la biodiversidad local.

La reutilización de aguas grises y un exhaustivo control del consumo a través de un sistema de gestión del edificio (BMS o Building Management Software) también han ayudado a ese objetivo.
Más del 95 % de los residuos de construcción y demolición generados han sido reciclados o recuperados, y se han priorizado materiales libres de contaminantes y que contasen con una Declaración Ambiental de Producto.

Para fomentar el uso de medios de transporte alternativos, el edificio cuenta con estaciones de carga para vehículos eléctricos y plazas especialmente acondicionadas para bicicletas, según la EUIPO.

Es un proyecto constructivo que ha tenido en cuenta las opiniones de los vecinos y que, durante tres años, recopilará información sobre los niveles de satisfacción de los usuarios para verificar si se cumplen los estándares esperados de salud, bienestar y ahorro. 

Noticias relacionadas

next
x