X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

fecoval carga contra todas las administraciones

Las constructoras valencianas critican que solo se ejecutó el 23% de la obra pública prevista para 2018

8/02/2019 - 

VALÈNCIA. Las constructoras valencianas han elaborado un informe en el que critican con contundencia "la inversión real licitada, adjudicada y ejecutada" en infraestructuras realizada por las administraciones públicas en el ejercicio 2018, que cifran en tan solo 279,42 millones -menos del 23% de los 1.231 millones de euros que habían sido presupuestados-. El análisis lo ha realizado la Federación de Contratistas de Obra Pública de la Comunitat Valenciana (Fecoval), que denuncia que "los datos obtenidos demuestran el bajo nivel de ejecución presupuestaria y la ineficiencia de los procesos de planificación y contratación pública, lo que repercute  de manera negativa en las empresas, en la calidad de vida de los ciudadanos y en el desarrollo económico y social de la autonomía".

La federación presidida por José Luis Santa Isabel toma como base los datos publicados en la Plataforma de Contratación del Estado, que aglutina las cifras de las diferentes administraciones: Generalitat Valenciana, ayuntamientos, diputaciones, Gobierno Central y las universidades. "Han licitado en su conjunto 1.231 millones de euros en la Comunitat Valenciana, suponiendo la Generalitat el 15,45%, los ayuntamientos el 29,75%, las diputaciones el 4,98% el Estado el 43,75% las entidades privadas el 1% y las universidades el 5,07%, cantidad que podemos calificar  a priori de correcta para las necesidades de nuestra autonomía", afirman.

Fecoval, no obstante, se muestra descontenta con el paso del 'papel' a la inversión real. "Si atendemos a su evolución en el año, la realidad es que buena parte de estas licitaciones se han producido en el cuarto trimestre del año, en concreto de los 1.231 millones licitados, el 47,31%, casi la mitad del total, (582,17 millones de euros) han sido licitadas en el último trimestre, por lo que muy poco porcentaje de éstas inversiones licitadas en el cuarto trimestre del año se habrán ejecutado en el 2018".

"En efecto, del montante total licitado de 1.231 millones de euros, apenas se han adjudicado al 31 de diciembre del 2018 un tercio de ellos, en concreto el 35,12% lo que suponen 432,18 millones de euros. Además, estos 432,18 millones de euros adjudicados durante el 2018, y tras los diferentes procesos de contratación, se han convertido en un importe real adjudicado de 339,69 millones de euros, es decir, con una baja media del 21,04%", desgajan los contratistas.

En resumen, Fecoval lamenta "que habiendo en el 2018 una licitación de 1.231 millones, solo 339,69 millones reales han sido adjudicados y por tanto son susceptibles de ser ejecutados durante el año". Y va aún más allá. "Si observamos cuánto de estos 339,69 millones han sido adjudicados en último trimestre veremos que esa cifra es el 17,67% del total real adjudicado. Es decir, que 60,27 millones de euros de las adjudicaciones de 2018 no se han invertido durante el año, pasando al ejercicio siguiente. Por tanto, la inversión real licitada, adjudicada y ejecutada en el 2018, se queda en 279,42 millones, o lo que es lo mismo, el 22,70% de lo licitado.


Ante tal análisis, Fecoval advierte de que "es muy importante centrarse en las cifras reales de ejecución y no en los números que plantean los presupuestos de las administraciones". "Parece que es tónica general que las administraciones, con el fin de cumplir sus presupuestos, que no sus inversiones, no realizan su trabajo correctamente durante el año y acumulan las licitaciones en el último trimestre. Este modus operandi cuestiona la capacidad de gestión, planificación y administración de los entes públicos", afea la patronal.

"A los empresarios y a los contribuyentes en general, únicos artífices de la creación del empleo en un caso y de la producción en otro, no les importa las cifras de licitación si no las que verdaderamente se invierten. Esta es una dinámica generalizada ya que año tras año se comprueba cómo los presupuestos de las diferentes administraciones se cargan de inversiones que en realidad corresponden a anualidades de obras licitadas en años anteriores que no se ejecutaron y saltan de año en año", insiste en la misma línea.

Separar las nuevas inversiones de las viejas

Ante tal circunstancia, Fecoval exige a la administraciones "la identificación separada de la inversión procedente de otros ejercicios de la inversión en proyectos nuevos preparados y planificados para el nuevo año". "Analizando los presupuestos del Estado para el 2019, se puede comprobar que en carreteras, por ejemplo, tan solo aparecen cuatro obras nuevas que suman 7,5 millones, mientras que el resto del presupuesto corresponde a  anualidades de obras licitadas y adjudicadas en años anteriores. Por lo tanto, la ejecución del presupuesto de inversiones, año tras año, no supera el 30% del previsto, lo que supone un grado de incumplimiento verdaderamente dramático que lastra el dinamismo de la economía y pone en cuestión la capacidad de planificación y organización de nuestros actores públicos", afea la federación.

Para Fecoval, la Comunitat Valenciana "necesita una inversión sostenida y realmente ejecutada de 1.100 millones de euros anuales en los próximos 10 años, como ya puso de manifiesto el documento que sobre inversiones prioritarias realizó en el 2017 la CEV". "Cualquier otra cifra de inversión real y no solo comprometida inferior a la mencionada, nos alejara del objetivo de competencia, creación y estabilidad de empleo y dotación de infraestructuras adecuadas que persigue esta Comunidad y hace poco viable la sociedad de bienestar", critica.

Noticias relacionadas

next
x