X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

martes 5 de marzo, día tope

Hoja de ruta del supuesto adelanto: reunión extraordinaria del Consell con Compromís de uñas

1/03/2019 - 

VALÈNCIA. El interminable debate -se prolonga ya más de un año- sobre un posible adelanto electoral por parte del presidente de la Generalitat, Ximo Puig, llega a su fin aunque sin todavía arrojar una respuesta definitiva. El próximo martes 5 de marzo expira el margen de maniobra del jefe del Consell para dar un paso adelante si quiere que los comicios autonómicos coincidan con las generales convocados por su compañero Pedro Sánchez.

Así, el propio Puig mantenía este jueves en Les Corts la incógnita y condicionaba la respuesta definitiva a un proceso "de reflexión, de deliberación y de decisión". O lo que es lo mismo, tal y como el propio presidente comentó al ser preguntado por los medios horas después en Alicante, podría transmitir su particular veredicto "el lunes o el martes" tras un más que probable intenso debate este fin de semana entre los muros del Palau con algunos de sus estrechos colaboradores.

Ahora bien, ¿cuál es el proceso para que el jefe del Consell avance los comicios? Tal y como refleja el artículo 14 de la Ley Electoral Valenciana (LEV), el día de la votación deberá celebrarse "en un plazo no inferior a cincuenta y cuatro días, ni superior a sesenta, contados desde la publicación de la convocatoria" en el Diari Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV). Un texto que otorga mayor margen que la Ley del Régimen Electoral General (Loreg), que en su artículo 42.1 señala que los decretos de convocatoria "señalan la fecha de las elecciones que habrán de celebrarse el día quincuagésimo cuarto posterior a la convocatoria". De esta manera, el último día para cumplir los trámites preceptivos es el martes 5 de marzo, dado que la fecha de las elecciones está anunciada para el 28 de abril, si bien Puig podría si quisiera tomar la decisión y emitir antes el decreto al disponer de mayor margen que Sánchez.

Por tanto, el jefe del Consell podría distribuir el tiempo para ejecutar los distintos pasos como considere necesario. Conviene recordar que gracias a la modificación estatutaria de 2007 el presidente tiene la prerrogativa de convocar las elecciones autonómicas -es decir, no está sujeto al calendario oficial del resto de las CCAA- si bien debe hacerlo con "previo acuerdo del Consell". Dado que no se espera que en el Pleno del Gobierno valenciano de este viernes se aborde la cuestión, tal y como admitió Puig este jueves, todo quedaría a expensas de una convocatoria extraordinaria del mismo cuando deba abordarse la decisión final.

En este sentido, la reunión se convertiría a priori en un trámite ejecutivo dado que aunque existe un equilibrio de PSPV y Compromís en el Gobierno del 50% de representantes, el presidente del Consell posee un voto de calidad. De hecho, esta fue una cuestión que ya se puso sobre la mesa en las negociaciones del Pacto del Botánico en 2015: los socialistas concedieron el mismo número de carteras a la coalición valencianista a sabiendas de que en una situación comprometida de estas características tendrían la mayoría.

Una circunstancia que conviene destacar dado que Compromís, con la vicepresidenta Mónica Oltra a la cabeza, han mostrado en público -con cierta contención- y en privado con toda la claridad que no desean un adelanto electoral que haga coincidir los comicios valencianos con los estatales. Es más, las aguas bajaban revueltas en la coalición este jueves ante el crecimiento de los rumores del posible adelanto y la equidistancia mantenida de Puig respecto a las opciones de convocatorias.

Así pues, Puig debería convocar esta reunión extraordinaria del Consell y posteriormente impulsar el decreto de disolución de Les Corts y de convocatoria electoral que debería publicarse como tarde el martes en el Diario Oficial de la Generalitat Valenciana (DOGV) ya fuera de manera ordinaria -habiéndose producido la reunión del Gobierno valenciano el lunes- o de forma extraordinaria si este encuentro fuera el propio martes. Por tanto, el presidente de la Generalitat podría anunciar el adelanto el lunes y convocar al Consell ese mismo día o el martes; o incluso hacerlo todo el mismo día 5 y apurar unas horas su periodo de reflexión.

Noticias relacionadas

next
x