X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

opinión

Es probable que la normalización de tipos del BCE sea un proceso lento

Así lo considera el economista de Pictet WM tras la comparecencia de ayer del máximo responsable de la política monetaria del Banco Central Europeo, Mario Draghi

28/04/2017 - 

MADRID (EP). Con la primera ronda de las elecciones presidenciales de Francia atrás y una recuperación de la zona euro cada vez más sólida y amplia, esperábamos una comunicación del BCE más ajustada.

Sin embargo, a pesar de que considera la recuperación "cada vez más sólida" y "disminución de los riesgos", ha decidido mantener su posición de política monetaria y previsiones.  Estima que los tipos de interés continúen en "el nivel actual o inferior un período prolongado de tiempo, más allá del horizonte de compra neta de activos ", pues "hay riesgos para las perspectivas de crecimiento para la euro zona, principalmente por factores globales". Esta comunicación está en línea con la de junio de 2016 (antes del voto Brexit) y abril de 2015 (tras la reducción de estímulos monetarios, tapering, en EE UU).

De hecho nuestra impresión es que hay fuerte consenso en el BCE para terminar el trabajo. Draghi, el vicepresidente Constancio y el economista jefe Praet han mantenido un enfoque muy prudente respecto a normalización, sin cambios en la secuencia prevista entre reducción de la expansión monetaria y aumento de tipos de interés.

Parece que han aprendido las lecciones de comunicación, teniendo en cuenta los dolorosos episodios con la subida de tipos de interés en 2011 o tapering en 2013.  Así que el BCE no tiene prisa por normalizar su política monetaria -con razón, mientras la inflación subyacente siga baja-.  


Su argumento clave es que la vuelta de la expectativa de inflación hacia el objetivo de 2% todavía depende en "grado muy considerable de la política monetaria acomodaticia". Así que esperará a que la inflación subyacente (por sus componentes menos volátiles) llegue a 1,1 a 1,2% y permanezca o suba un poco para ser autosostenible.

De todas formas su evaluación de la recuperación mundial ha pasado de "algo más" a "más fuerte" y probablemente ajuste su comunicación respecto a perspectivas sobre la economía hacia una posición neutral en su reunión del 8 de junio en Tallin, incluso mencionando que los riesgos siguen equilibrados y eliminando el sesgo respecto a tipos de interés más bajos.

A partir del segundo trimestre de 2019

De momento nos sentimos cómodos previendo una lenta reducción de la expansión monetaria desde el primer trimestre de 2018, con aumento de la tasa de depósito bancario en junio de 2018 y extensión del programa de expansión monetaria hasta bien entrado 2018. Como primer paso puede prever un período más corto de tiempo entre disminución de compras de activos y subida de tipos de interés "desde más allá de" a "algún tiempo después". Pero es probable que la normalización de tipos de interés sea un proceso lento desde el segundo trimestre de 2019.

De cualquier manera un modesto aumento de las perspectivas de inflación, como pronosticamos, puede ser suficiente para que el BCE evalúe su secuencia de salida de estímulos monetarios en la segunda mitad de este año y habrá riesgo de reacción del mercado cuando llegue el momento del debate sobre la salida de estímulos monetarios.

Frederik Ducrozet es economista de Pictet WM

Noticias relacionadas

next
x