X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 13 de diciembre y se habla de oh my cut benidorm urbanismo centro comercial

foro ap - agència valenciana de turismE

El turismo alemán y ruso, los principales mercados alternativos ante los efectos que genere el Brexit

3/12/2018 - 

L'ALFÀS DEL PI. Con el objetivo de avanzarse a los efectos que pueda generar la salida del Reino Unido de la Unión Europea en el turismo en la Comunitat, la Agència Valenciana de Turismo y Alicante Plaza ha celebrado esta semana pasada, en L'Alfàs del Pi, una jornada de debate para abordar los nuevos mercados alternativos. El encuentro ha reunido al secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer; al presidente de Hosbec, Toni Mayor; al director del aeropuerto Alicante-Elche, Tomás Melgar, a la concejala de Turismo de l'Alfàs, Rocío Guijarro, y al concejal de Turismo de Calp, Jan Van Paris. Todos coinciden en que aunque el turismo británico representa un peso importante, hay mercados alternativos a los que se les puede seducir para que elijan la Costa Blanca como su lugar de vacaciones. Italia, Portugal y Rusia, además de ensanchar la captación de turistas de habla alemana, son, según los expertos, donde se deberían centrar los esfuerzos de atracción.

La bienvenida al acto la ha dado el alcalde de l'Alfàs del Pi, Vicent Arques, quien ha abogado por buscar nuevos espacios y poner en valor las características de propias de la Comunitat Valenciana. Arques ha reconocido que tanto el Brexit como la recuperación de los países del norte de África y Turquía obligan a corregir la estrategia turística.

En un debate conducido por Alberto Galloso, el primero en poner sus recetas sobre la mesa fue el director del aeropuerto Tomás Melgar, quien ha ofrecido algunas cifras de otros mercados que si están creciendo -además del británico, que supone el 40% del tráfico del aeródromo-, como el escandinavo (5%) o el centroeuropeo (80%) o el ruso (180%). Y se ha centrado en el mercado alemán, que es uno de los más va a crecer este invierno con un 50% más de pasajeros, incluyendo los procedentes de Polonia o Chequia. "Eran visitantes que antes no venían y ahora lo hacen gracias a las líneas low cost", ha explicado.

Toni Mayor, el responsable de la patronal Hosbec, ha abogado por no lanzar mensajes catastróficos. A su juicio, hay tranquilidad en el sector porque cómo se puede desenvolver las reservas del turismo británico para el verano, que se implementan entre noviembre y marzo, pero hay tranquilidad porque hay mucha fidelidad hacia Benidorm. Mayor ha puesto en valor la diferenciación que tiene la ciudad de Benidorm, que es su escena urbana. "Es nuestro resort, una ciudad abierta y segura, cosa que no pueden decir todos con la misma rotundidad", ha afirmado.

Pero como alternativas, Mayor ha abogado por recuperar el turismo alemán, que era muy frecuente en Benidorm en la década de los 70 e intentar buscarle un espacio en la zona de Poniente de la ciudad; y potenciar la llegada de italianos, portugueses y rusos

El regidor de Turismo de Calp, Jan Van Paris, apunta que la principal preocupación a corto plazo para saber los efectos del Brexit en el turismo será la diferencia entre la libra esterlina y el euro. Pero que al margen de lo que pueda pasar, la Costa Blanca tiene otras alternativas en las que pescar turistas ante el porcentajes, por ejemplo, del turismo alemán siguen siendo muy bajas. "Hay campo para captar otro turismo", apunta Van Paris.

Rocío Guijarro, de l'Alfàs del Pi, ha explicado cuál ha sido la apuesta de su municipio para fidelizar a los visitantes. "Oferta cultural y para familias y desestacionaliar la oferta con propuestas deportivas. Con todo ello, hemos conseguido fidelizar a nuestro turismo". Guijarro pone el ejemplo del turismo noruego, muy numeroso en l'Alfàs, y que el 63% de los que visitan el municipio, lo recomiendan y volverían a visitarlo. 

El secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, ha recogido el testigo de Guijarro y afirma que el principal reto del turismo es que sea sostenible todo el año, no sólo en verano. Colomer habla de que el turismo debe buscar la excelencia y abrir el gran angular. Pone como ejemplo Benidorm y su apuesta por ser un destino inteligente, que permite ofrecer datos al turismo del estado de las playas o del tiempo al instante.

¿Cuáles son las alternativas?

Toni Mayor propone huir modelos como el de Adeje, en Tenerife, y aboga por intentar captar el turismo italiano, que sí viene a España y a sitios muy cercanos a Benidorm como a València ciudad o Formentera; mejorar las instalaciones deportivas para que los equipos de fútbol puedan elegir Benidorm para sus pretemporadas, cosa que sí hacen en Turquía, o sacar más rendimiento al turista portugués, que ya es el tercer mercado de Benidorm.

El director del aeropuerto pone la línea Alicante-Lisboa como un ejemplo de éxito y por ello, insiste en la idea de trabajar todos en la misma dirección. "En Lisboa se hizo promoción y ya hay unas líneas regulares con Alicante, y en breve, el aeropuerto las tendrá con Oporto", recalca Melgar.

Van Paris sugiere la idea de potenciar el interior de la provincia de Alicante como principal reclamo. A su juicio, "el interior tiene muchas posibilidades, como la práctica de deportes como el ciclismo, ahora con las ebikes". Guijarro apunta que hay que intentar mantener la fidelidad de las nuevas generaciones hacia un destino. Es decir, que si los padres, ahora jubilados, eligieron en su día l'Alfàs, pues hay que intentar que los hijos o los nietos también elijan el mismo destino. También pone el ejemplo de que el turismo deportivo puede generar mucha fidelidad de turistas que eligen un destino por las buenas instalaciones que tiene un municipio.

En el debate surge el potencial que puede generar el turismo chino o de otro tipo, como el religioso. "Hay gente que quiere ir a València a visitar el Santo Grial", alerta Francesc Colomer, quien advierte que nunca hay que menospreciar que "símbolo va a hacer conectar al turista". Cita el ejemplo del edificio de la Muralla Roja de Calp, que aparece en un videojuego muy popular en Japón, o el del Palu de les Arts, como templo de la ópera y que es un icono para el turismo chino. A pesar de estas singularidades, Colomer aboga por ir a conquistar destinos concretos, que generen vínculos y no disparar al bulto.

¿Estamos preparados para los cambios?

Mayor (Hosbec) defienden que se están mejorando algunos espacios. Recuerda, por ejemplo, que pronto Benidorm contará con su centro cultural, lo cual le dará más prestaciones para tener una oferta cultural o albergar eventos; habla de nuevos hoteles con singularidad que también acogen eventos, como los que están cerca de Terra Mítica, pero el presidente de la patronal hotelera reivindica un espacio o un centro de congresos para congresos de más de 2.000 personas. Van Paris secunda esta idea: Alicante necesita un espacio de ese tipo para competir con otros destinos por el turismo MICE.

En este mismo campo, Rocío Guijarro destaca que l'Alfàs ha hecho una apuesta por el turismo saludable, que le ha salido muy bien para diferenciarse de otros destinos.

Mayor considera que Rusia es la gran alternativa del turismo y que la inestabilidad política que genera con sus vecinos sigue suponiendo un lastre. "Es la esperanza real del turismo; es una pena que no se occidentalizara más el país", dice Mayor, que recuerda que Rusia aporta 5 millones de turistas a Turquía. Además de los rusos, el presidente del Hosbec también cita el turismo procedente de Argelia, que es uno de los que más gasto por turista aporta.

Como conclusión, Colomer insiste en que hay que cuidar la acción que es más rentable. "El turismo es una cuestión de Estado; debe estar alejada de la gresca política, aporta el 15% del PIB a la economía del país". Por ello, cree que hay que persistir en el objetivo de la recuperación de las clases medias, para que tengan vacaciones y no se renuncie a ellas. A su juicio, el turismo, para que vaya bien, debe cumplir tres premisas: estabilidad política y seguridad; buena relación entre la calidad y el precio y calidad en el servicio. Y con todo ello hay que buscar la fidelidad de los mercados.

Noticias relacionadas

next
x