X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

illueca afirma que en el instituto no sabían que el president es accionista de 'mediterráneo'

El IVF niega que su reglamento se cambiara para facilitar la venta del grupo del que Puig es socio

10/07/2019 - 

VALÈNCIA (EFE/VP). El director general del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF), Manuel Illueca, ha negado que la aprobación de un decreto del Consell sobre el reglamento de actuación del Instituto respondiera a una operación concreta como fue la venta del Grupo Zeta -que incluye el diario Mediterráneo, del que es accionista el president de la Generalitat, Ximo Puig-, al grupo Editorial Prensa Ibérica (EPI). Esta operación se artículó mediante la venta de un activo deteriorado -equivalente a una quita- en la que participó el IVF.

Illueca ha convocado a los medios de comunicación después de que la oposición haya denunciado que Puig, siendo accionista del diario Mediterráneo, participó el pasado 15 de marzo en la votación del Decreto 38/2019, de aprobación del reglamento de desarrollo de las políticas de actuación del IVF, y de la gestión y alienación de los bienes y derechos adquiridos en el ejercicio de su actividad crediticia del Gobierno valenciano.

El PP ha anunciado que pedirá "el expediente sobre la condonación del Instituto Valenciano de Finanzas de la deuda millonaria sobre el Grupo Zeta y el periódico Mediterráneo, del que es accionista el president de la Generalitat", mientras que Ciudadanos ha preguntado por "los motivos de condonación de una deuda de 1,3 millones al Grupo Zeta, recientemente comprado por Prensa Ibérica".

En su comparecencia en la sede del IVF, Illueca ha asegurado que cuando el Consell aprobó ese decreto, no tenía "ningún tipo de información de si estaba detrás esta operación u otra", y ha señalado que cuando se planteó la venta del crédito se condicionó a la aprobación del decreto, que aseguraba "cobertura legal" a todas las operaciones.

No sabía que Puig era accionista

Preguntado si el IVF tenía conocimiento de que Puig es accionista del periódico Mediterráneo con el 1,2% de las acciones, ha manifestado que esta cuestión se desconocía por parte del Instituto, que tiene, según ha defendido, un código ético.

Puig "nunca ha dado luz verde ni luz roja a ninguna actuación del IVF, y si algo le ha caracterizado ha sido el máximo respeto a las decisiones técnicas del IVF", ha afirmado Illueca, al que el president preguntó por una cuestión "que estaba en todos los medios de comunicación", ha dicho en alusión a la venta del activo deteriorado ("mal llamada quita", ha precisado).

Puig se interesó por este asunto y le preguntó "cuánto dinero se nos debe, cómo está la cosa" e Illueca le comentó que el grupo Zeta "estaba mal y tiene una situación complicada".

Sobre el mantenimiento del empleo en el diario Mediterráneo -ha sufrido despidos- tras la compra del Grupo Zeta por parte de EPI, el director del IVF ha argumentado que con un 1,8% de participación que tenía el Instituto en el crédito sindicado de la banca al Grupo Zeta era "difícil imponer condiciones" y no se planteó al entender que "no iba a ser aceptado".

Illueca se ha mostrado sorprendido por las críticas hacia la labor de reestructuración del IVF de quienes "abocaron a la situación de quiebra al banco del Consell" y ha indicado que existen otras operaciones heredadas de gestiones anteriores "sangrantes", como un crédito de 3,38 millones al exalcalde de Gandia Arturo Torró, que no ha devuelto, y otro a una fundación del exministro Pedro Morenés, que ha dejado a deber 1,57 millones.

Se prestó dinero a la imprenta

La participación del IVF en el crédito sindicado de entidades financieras a Grupo Zeta procede de dos préstamos que concedió a la imprenta Silsa, del Grupo Zeta, por importe de 3 millones cada uno, que fue liquidándose con normalidad hasta que en 2009 el grupo decidió reestructurar la deuda e hizo el préstamo sindicado, en la que entró el IVF.

En 2017 se vieron las evidencias de la insuficiencia financiera para hacer frente al crédito y se encargó un informe a Deloitte, que fijó entre el 18 y el 31%, con un 24% de media, la probabilidad de recuperación de las cantidades prestadas si iba a liquidación.

Entonces el IVF provisionó el 100% del tramo no sostenible y el 50% en el tramo sostenible, y fue, ha dicho, "una decisión acertada porque cobramos lo que provisionamos, el 30%". Editorial Prensa Ibérica ofreció adquirir el crédito del Grupo Zeta por el 30% de su riesgo vivo, que el IVF condicionó a la aprobación del decreto, ya que era inminente. 

Illueca ha defendido que su actuación al frente del IVF en este asunto siempre ha sido minimizar pérdidas al banco del Consell.

El IVF tiene en marcha otras operaciones de reestructuración de deuda, una con el fondo Tirant, y otra con el fondo Emprendimiento, en el que hay interesado un fondo valenciano. 

Noticias relacionadas

next
x