X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

LA LIBRERÍA

Cinco géneros, cinco libros para el verano

Novela, ensayo, relatos, poesía, teatro; el verano da para muchas lecturas, aquí te ofrecemos cinco propuestas para viajar al Ártico, a Corea del Norte o al escenario de una vendetta sin salir de casa

3/07/2017 - 

VALÈNCIA. A quién no le ha ocurrido. A lo largo del año acumulamos una cantidad enorme de ideas que llevar a cabo en cuanto tengamos tiempo -o dinero-. Esas metas nos hacen suspirar pensando en esa Ítaca a la que llegaremos cuando nuestro lugar de trabajo baje la persiana por descanso del personal, o cuando hagamos uso de las vacaciones que legalmente nos pertenecen. Como ya se sabe, el camino a Ítaca es largo, se hace pesado. Si no fuese por esas ilusiones que parten la rutina, por esos paréntesis y proyecciones, podríamos caer en la desesperación. Pero también es cierto que luego llega el ansiado asueto y hemos olvidado muchos de los planes que teníamos: ni recordamos el restaurante al que queríamos ir, ni el pueblo que nos recomendaron, ni la película que no pudimos ver cuando se estrenó en el cine, ni ese libro del que tanto habla todo el mundo y para el que no pudimos sacar horas a la jornada. Quizás los más previsores dispongan de una lista en la que van anotando estas pequeñas y placenteras ambiciones; sin embargo, por lo que uno ve y oye, no suele ser el caso. La ambición irrumpe un martes gracias a una conversación en la oficina o en el estudio, y cae en el olvido a la hora del almuerzo.

No es materia de esta sección el apasionante mundo de los viajes o de la restauración de moda; de lo que sí podemos hablar es de libros, de libros para el verano, gruesos y delgados, sesudos o livianos, para jóvenes y para adultos, de autores vivos y muertos, novelas, ensayos, relatos, poesía o teatro. Hoy aquí presentaremos un representante de cada género, para orientar a quien quiera acompañar el café de la mañana junto al mar con unas páginas que merezcan la pena. Páginas de esas con las que el día se empieza o se acaba mucho mejor. La primera recomendación de esta lista de deseos es un ejemplar voluminoso, entrado en hojas, uno de esos libros cuyo peso parece ser garantía de buena inversión: explorando su interior tenemos entretenimiento para días y semanas, según lea cada uno. El título en cuestión es El salvaje, de Guillermo Arriaga, guionista de Amores Perros, 21 gramos y Babel, todas ellas dirigidas por su compatriota mexicano Iñárritu. Aquí se entrecruzan varias historias: por un lado tenemos a Juan Guillermo, quien a sus diecisiete años se ha quedado completamente solo tras ser asesinado su hermano por unos fanáticos religiosos, hecho que acaba provocando la pérdida de sus padres y abuela también. La rabia llevará a Juan Guillermo a buscar venganza en una vendetta muy desigual en la que se enfrenta a un enemigo numeroso y organizado. Por otra parte corre la historia de Amaruq,  quien persigue obsesivamente a un lobo en los helados bosques del Yukón. Este es uno de esos libros que se disfrutan en unas vacaciones de quince días a un mes. Si es tu caso, puedes añadirlo a la wishlist. 

Ahora que desgraciadamente las consecuencias del calentamiento global se manifiestan duramente en los polos, puede ser un buen momento para mitad por nostalgia mitad por esperanzado compromiso, leamos Sueños árticos, de Barry López, un viaje a través de uno de los territorios menos conocidos por el ciudadano de a pie de nuestro planeta: un rincón remoto y hostil que siempre ha evocado el ideal de las grandes aventuras, de las expediciones rumbo a lo misterioso, a lo fascinante, a lo casi irreal. ¿Seguirá encarnando esto el Ártico ahora que se descongela a pasos agigantados? Probablemente no, si la transformación sigue al ritmo actual. Mejor aprovechar ahora y dejarse seducir por las descripciones y explicaciones de las migraciones que allí se dan, de las majestuosas masas de hielo, de la vida de los inuits, de los acantilados temidos por su capacidad para destrozar embarcaciones. Un libro que alimenta una corriente literaria con la naturaleza como objeto de estudio que por fortuna vive una época dorada en los últimos años. Bien de nuevo por Capitán Swing.  

La categoría del relato nos lleva al país más hermético de la Tierra, por supuesto ese en el que estás pensando. La acusación, publicado por Libros del Asteroide, es obra de Bandi, escritor norcoreano del que poco se sabe con certeza, más allá del hecho de que consiguió sacar de su país una serie de cuentos que se publicaron en Seúl y que ahora llegan a nosotros. En ellos se nos habla de un héroe de guerra planta un olmo en el jardín de su hogar para conmemorar el triunfo de la revolución, de un niño en Pyongyang que llora ante el retrato de Karl Marx, creyéndolo Obi, un monstruo mitológico, de una esposa que intenta alimentar a su marido durante los años más duros de la hambruna de finales de los ochenta, de un hombre que trata de viajar a su pueblo natal para despedirse de su madre moribunda o de una mujer que llega a encontrarse con el mismísimo Gran Líder.

Cuaderno de campo, publicado por La Bella Varsovia, es obra de María Sánchez, veterinaria de campo y poeta con gran talento para tender puentes líricos entre la autobiografía y la biología, entre la metodología científica y la contemplación más pura de la naturaleza. En sus versos se recogen los sonidos, olores y texturas de la tierra, esa que para muchos queda cada vez más y más lejos, no así para ella, que por tradición y por formación cuenta con una mirada rica por partida doble: Sánchez ve y entiende con ojos de científica y de habitante auténtico de un mundo cuya memoria se hunde muy profundo en la tierra. 

Si no te suena el nombre del escritor Wajdi Mouawad, puede que sí lo haga el del cineasta quebequés Denis Villeneuve, quien llevo Incendios, la última obra de esta lista, al cine en dos mil diez. 


Noticias relacionadas

SILLÓN OREJERO

Excesos del capitalismo que afectan a la vida sexual

Por  - 

Cuando el sistema económico no garantiza mediante políticas públicas la conciliación de la vida laboral y familiar, en un contexto en el que los empleos son cada vez más precarios e inestables, la desigualdad afecta a la vida sexual. Principalmente, de las mujeres, pero también de los hombres, pues se ha comprobado estadísticamente que los que no son aptos económicamente para mantener a una pareja también tienen más problemas para casarse en mayor proporción que los que tienen más dinero

next
x