X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

CHARLAS, experimentos, monólogos, espectáculos y proyecciones

Ciencia en los bares: Clan Cabaret como laboratorio del festival de divulgación 'Pint of Science'

21/05/2019 - 

ALICANTE. La pinta, una medida de c2: científica y cervecera. Esta es la definición que más se aproxima a la esencia de Pint of Sciencie (PoS), un festival de divulgación científica que pretende unir la ciencia con el público en general de forma tan cercana como si se tratarse de una conversación en un bar. Literalmente, porque estos espacios de ocio están acogiendo durante los días 20, 21 y 22 de mayo la ciencia en todos sus ámbitos. En concreto, son 148 los bares de España que participan en este entendimiento entre la ciencia y los ciudadanos y ciudadanas, como es el caso de Clan Cabaret, la sala alicantina que pese a estar más acostumbrada a hospedar espectáculos musicales se abre por tercera edición en la provincia (la quinta a nivel nacional), y con el apoyo de la Asociación de Divulgación Científica de Alicante (ADC Alicante), a un formato que pretende eliminar el elitismo que existe alrededor de la materia y restarle ese matiz de dificultad en la comprensión. Es decir, que cualquier persona pueda entender cuestiones de biología, química, física, tecnología o psicología, entre otras materias que incumben a la sociedad o están directamente relacionadas con ella.

"Si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma", utiliza el dicho Marina Limiñana, la encargada de prensa en Alicante y una de las más de 400 voluntarias del evento, para reivindicar que "la ciencia lo que tiene que hacer es acercarse al ciudadano y si este está en los bares, ¿por qué no ir a ese entorno?", pregunta. Y así lo están haciendo los 784 científicos y científicas que participan en un festival que no está compuesto solo por charlas, sino también por experimentos y demostraciones, monólogos, espectáculos y proyecciones. En Alicante, los ponentes encargados de trasladar sus especialidades a este ambiente son expertos y expertas del Instituto de Neurociencias, la Universidad de Alicante (UA), la Universidad Miguel Hernández (UMH), perteneciendo a esta última institución la investigadora del Centro Crímina UMH Cordelia Estévez, que abrirá la tarde del día 22 con una charla sobre la inteligencia emocional en relación con el acoso escolar.

"Vamos a hablar sobre ciertas dimensiones de la inteligencia emocional, como son la empatía o la autorregulación emocional, que se asocian tanto en víctimas como en agresores con esa predisposición a involucrarse en el fenómeno", adelanta la ponente. Y añade que "la idea final de la charla es construir una sociedad mejor donde el acoso escolar no esté aumentando como lo hace actualmente, sino que esta escalada frene y conseguirlo a través de la inteligencia emocional, que resulta útil y eficaz para mejorar el clima en el aula y para evitar este tipo de fenómenos". Y es que esta herramienta es más que necesaria en cualquier etapa del ser humano, aunque su importancia se incrementa en edades tempranas, motivo por el cual "la idea es educar desde pequeños", apunta Estévez, cada vez con mayor conciencia de comenzar la prevención en Primaria, debido a que la experta asegura que "la franja de edad ha descendido y el bullying se ha intensificado mucho en niños y niñas de 5º y 6º, aunque habitualmente este fenómeno siempre ha cobrado mayor virulencia o repercusión en la adolescencia".

La evidencia de que el acoso escolar suceda en edades más tempranas la encontramos en los estudios, los cuales revelan que "los niños y niñas acceden al mundo adulto pero aún no saben cómo gestionarlo, con lo cual replican modelos de otros momentos del ciclo vital sin las habilidades para hacerlo", argumenta Estévez. Existe un cúmulo de elementos que está adelantando a estos mini ciudadanos la edad que todavía no les pertenece vivir, entre los que se encuentran "las redes sociales, las nuevas tecnologías, los medios de comunición, ciertas costumbres y actitudes o el cambio social que estamos experimentando", enumera la investigadora. En este sentido, valora que "qualquier conducta social inadecuada necesita una reeducación, una rehabilitación, por lo que debemos aportar una intervención psicoeducativa para que el niño aprenda formas diferentes de relacionarse y de mejorar su autoestima, porque en ocasiones hay algún tipo de sanción escolar, pero no se enseña al agresor a modificar su estilo relacional, con lo cual difícilmente va a poder cambiarlo".

El reto reside en transmitir estos conocimientos y esta realidad de manera entendible, "ahí se encuentra el arte del buen divulgador científico, en saber acercar su investigación o su área de conocimiento al público en general", considera Limiñana. En este sentido, la fórmula de Estévez consiste en llamar a la práctica: "Yo siempre intento utilizar muchos ejemplos prácticos y, sobre todo, hago un esfuerzo para que el lenguaje no solamente describa lo que yo sé, sino para que los demás entiendan lo que estoy diciendo". Y alega que su charla trata sobre "un tema bastante actual y cercano", por lo que su intención es despertar "interés y que quede bien explicado".

Esta quinta edición en el ámbito nacional suma 73 ciudades españolas que participan, 17 más que en 2018. Pero este no es el único dato que refleja la evolución del evento, ya que 313 de los 784 científicos que participan son mujeres, lo que supone el 41% del total. Un terreno históricamente masculino que parece que comienza a igualarse, no solamente porque también existen mujeres que estudian o trabajan en el ámbito científico, sino porque ahora se les da visibilidad. "En la ciencia todos y todas podemos aportar. Esto es una mezcla de la sociedad y de que las mujeres demostramos la fuerza que tenemos y que vamos avanzando implacablemente y asumiendo compromisos", valora la investigadora. Por su parte, España ocupa el segundo puesto con más sedes de Pint of Science del mundo, superada únicamente por Brasil, lo que Limiñana considera "como un aval, una demostración de que a la gente le interesa la ciencia y le interesa muchísimo, no solo por parte del público sino también por parte de los científicos, quienes quieren acercarse a la sociedad".

Noticias relacionadas

next