Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

alaba la "neutralidad" de Rajoy tras las maniobras para impedir su comida con exministros

Casado: "Me he partido la cara por Rajoy como nadie"

19/07/2018 - 

VALÈNCIA. (EP). El candidato a liderar el PP Pablo Casado ha defendido este jueves que el expresidente Mariano Rajoy se está comportando "como un caballero" con una "neutralidad exquisita" en el proceso de primarias internas y ha negado que haya intentado desactivar la comida que mantendrá con exministros de su Gobierno.

"Se comprometió a mantener la neutralidad y lo está cumpliendo", ha celebrado Casado sobre la actitud de Rajoy en una entrevista en la Cadena Ser, recogida por Europa Press, donde ha revelado que la última vez que habló con él fue en el funeral del expresidente de la Xunta Gerardo Fernández Albor celebrado hace seis días en Santiago de Compostela.

Casado ha negado así las informaciones que apuntan maniobras de Rajoy para impedir la comida que este jueves mantendrá con ocho de los que fueran sus ministros: José Manuel García Margallo, Jorge Fernández, José Manuel Soria, Rafael Catalá, Isabel García Tejerina, María Dolores de Cospedal, Juan Ignacio Zoido y Dolors Montserrat.

El candidato al congreso 'popular' ha insistido en que el aún presidente del PP "no ha intervenido" en su enfrentamiento con Soraya Sáenz de Santamaría y ha recordado que muchos de los que acudirán al almuerzo son incluso "amigos personales" de Rajoy.

Según ha explicado, la comida servirá para demostrar que él también defiende "el legado de Rajoy", a quien ha asegurado que en ningún momento ha criticado durante la campaña. "Criticarle a él sería criticarme a mi --ha dicho sobre sus últimos siete años al frente del Gobierno--. Me he partido la cara por Rajoy como nadie durante los últimos años".

En este contexto, ha explicado que sus críticas han estado orientadas a la situación que tuvo que gestionar el Gobierno 'popular' por estar en minoría parlamentaria y la responsabilidad de Soraya Sáenz de Santamaría como ministra de la Presidencia en la gestión del conflicto con Cataluña.

 

Frente a esta gestión, ha reivindicado que él no tiene "mochila", lo que supone no cargar con una responsabilidad de "aciertos y errores", y ha explicado que, si pierde el congreso este sábado, se pondrá a disposición de Santamaría sin pedirle ningún puesto.

Lo que no ha aclarado es si dimitiría en el caso de ganar el congreso y ser imputado en la investigación sobre el máster que cursó, ya que cree que es un asunto "irrelevante y capcioso" que ha salido a la luz con el único fin de perjudicarle.

En cuanto a la exhumación del dictador Francisco Franco, Casado ha insistido en que es un asunto "ya muy pasado" y ha reconocido no entender el "revisionismo" que lleva a "reabrir viejas heridas". Por ello, ha reiterado que no invertiría un euro en sacar a Franco del Valle de los Caídos ni en volver a enterrarlo, aunque ha remarcado que "como nieto de represaliado" no va a defender "ni ese edificio ni al que está enterrado allí".

En cualquier caso, sí que ha dicho que considera "importante" que cualquier familia que busca a sus seres queridos pueda hacerlo, pero cree que "no es positivo" plantearlo como "debate central" de la política.

Noticias relacionadas

el tintero

El triunfo del liderazgo

El triunfo de Pablo Casado en el congreso del Partido Popular nos deja muchos aspectos de análisis sobre cómo se ha ido transformando la manera de hacer política en España y cómo ha afectado a todos los partidos, viejos y nuevos

next
x