X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

CUALQUIER TIEMPO PASADO FUE PEOR

Betty White: primera dama de la televisión, muñeco olvidado de Toy Story 4

Con 97 años, la pionera actriz y presentadora Betty White mantiene aún su carrera en activo con la participación estelar en la película Toy Story 4. Su carrera está repleta de logros dignos de reconocimiento

6/08/2019 - 

VALÈNCIA. Tenga la edad que tenga, es imposible que no sepa quién es Betty White. Para muchas generaciones será para siempre la ingenua Rose Nylund de Las chicas de oro; todavía hay quien la recuerda por su papel de Sue Ann Nivens en The Mary Tyler Moore Show; mientras que los más jóvenes la rememoran por haber sido la presentadora invitada, elegida mediante una encuesta en Facebook, en Saturday Night Live; o por su participación en el mejor anuncio de la Super Bowl en 2010; o por su actuación en el homenaje organizado por el American Film Institute a Morgan Freeman, al que hizo emocionarse hasta las lágrimas; o por su cameos en series tan reconocidas como Bones, Community (donde rapeó con Childish Gambino) o 30 Rock.

Aunque parezca imposible, la carrera de la única intérprete viva de Las chicas de oro continúa vibrando. Este verano del 2019 la reconocerán entre las voces de la taquillera película Toy Story 4. El mejor estreno en cines de la saga de Pixar, con más de 900 millones de dólares recaudados, incluye un homenaje a una de “Las mujeres que hicieron la televisión divertida”, tal y como escribió en su libro David. C. Tucker. Junto con otros clásicos comediantes como Mel Brooks, Carl Reiner y Carol Burnett, la actriz participa en una memorable escena del exitoso film. Su personaje es una derivación de su nombre real: Bitey White, un tigre de juguete olvidado, que Woody (Tom Hanks) conoce cuando explora su cuarto.

La “primera dama de la televisión” (tal y como la denominaron en el documental producido el año pasado por la PBS) es un personaje omnipresente de la televisión desde hace más de siete décadas. Semejante hito no solo es debido a su longevidad (en enero cumplió 97 años), sino a su inmensa capacidad de mantenerse bajo las cámaras, después de haber realizado horas y horas de intenso trabajo. Una currante nata.

Seis premios Emmy

Nacida el 17 de enero de 1922 en Oak Park, Illinois, Betty White fue una de las primeras mujeres en la televisión en obtener el control creativo al protagonizar y coproducir la comedia de situación Life with Elizabeth (1952-55) con tan solo 28 años. Como resultado, la artista obtuvo su primer Emmy, pese a que la crítica de por entonces la atacaba reiteradamente por representar “todo lo que estaba mal en el medio” y tener un comportamiento “demasiado alegre, demasiado seguro y exuberante”.

 Cuatro años antes había comenzado su trayectoria como presentadora, por cincuenta dólares a la semana, en el programa de variedades Hollywood on Television, un espacio en un principio sin guión, con tan solo la participación de un disc jockey de radio llamado Al Jarvis. Aquella fue su verdadera universidad, dado que el formato contenedor les obligaba a improvisar en vivo durante cinco horas y media diarias y seis días a la semana (1949-1953). Imaginen la dificultad. Con el tiempo, comenzaron a incorporar números musicales, invitados y algunas piezas con guión, pero al principio se tiraban al directo sin red alguna. Con su perpetua sonrisa, Betty White mantenía así la atención de los espectadores mientras improvisaba situaciones cómicas y pensaba con rapidez cómo actuar. Además se ocupaba de protagonizar los anuncios que patrocinaban el espacio. Llegó a realizar 58 anuncios en directo durante el mismo día. Una máquina.

Ya en los años sesenta, además de casarse con el presentador del concurso Password, Allen Ludden, se convirtió en invitada habitual en diversos espacios de entretenimiento para la pequeña pantalla, donde de nuevo su frescura la mantuvo en el candelero.

Con el inicio de los años setenta parecía que su carrera llegaba al ocaso tras la conducción del espacio fallido The Pet Set. Tal y como su nombre indica, en el programa Betty White entrevistaba a personalidades famosas junto a sus mascotas. “Allen (su esposo) solía decir que la televisión era mi pasatiempo. Los animales son mi vida real. Simplemente los disfruto más que cualquier otra cosa”, decía, encantada con aquel programa que, sin embargo, duró tan solo un año. Por entonces también produjo y presentó un programa de radio diario sobre mascotas, Betty White on Animal.


Fue por aquel entonces cuando le ofrecieron el papel de la devoradora de hombres Sue Ann Nivens en The Mary Tyler Moore Show (1973-77), y de nuevo la camaleónica comediante volvió a lo más alto, logrando con aquel papel otros dos premios Emmy. Lejos que su carrera perdiera fuelle, se relanzó una vez más. Superó la década de los setenta siendo una de las mujeres más populares y repitió el rol de mujer pionera de la televisión, al convertirse en 1983 en la primera presentadora de un concurso llamado Just Men!. 

Llegamos por fin a 1985, año en el que obtuvo el papel de Rose en Las chicas de oro. Originalmente había sido elegida para interpretar el papel de Blanche Dubois, pero finalmente se decidió que sería más original que interpretara a la ingenua Rose, blanco de todos los chistes por su carácter naif. Hizo reír a varias generaciones (abuelos, padres y niños) y repitió por quinta vez otro Emmy. “Creo que las mujeres mayores todavía tienen una vida plena”, declaró por entonces, orgullosa de participar en una serie con protagonistas de la tercera edad.

No a Jack Nicholson

Entre su innumerable lista de anécdotas destaca la de haber rechazado el papel de madre de Helen Hunt en la película Mejor… imposible, al no estar de acuerdo con la escena en la que el perrito de Jack Nicholson era lanzado por el vertedero de basura. Su activismo por los animales, con más de 40 años de compromiso con algunas asociaciones, le impedía aceptar la secuencia. “Los animales no mienten. Los animales no critican. Si los animales tienen días de mal humor, lo manejan mejor que los humanos”, bromeaba.

En 2010, con 88 años, ganó el sexto Emmy por participar como presentadora invitada en Saturday Night Live (la presentadora más anciana de la historia), tras una encuesta en Facebook en la que obtuvo más de medio millón de votos. “No sabía que era Facebook, y ahora que sé lo que es, tengo que decir que me parece una gran pérdida de tiempo. La gente me dice que es una excelente manera de conectarse con viejos amigos. A mi edad, si quiero conectarme con viejos amigos, necesito una tabla Ouija”.

Pionera de la televisión desde que empezó, en 2013 estableció el récord Guinness por tener la carrera televisiva más larga en una artista femenina. “Mi secreto de ejercicio: tengo una casa de dos pisos y muy mala memoria”. Fue la primera mujer en producir un programa de televisión, la primera mujer en protagonizar una comedia y la primera mujer en presentar un concurso. Solo le quedaba ese récord de carrera más larga para haber logrado ser brillante en casi todo. “No soy una gran cocinera. Solo piso la cocina para alimentar a mi perro”. Nadie es perfecto.

next
x