X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Los placeros del Mercado Central aún no han recibido la orden de desalojo

13/06/2017 - 

ELCHE. Tras el informe de Conselleria sobre los restos encontrados en el interior del Mercado Central, el siguiente paso era el de levantar el acuerdo por el cual los placeros podían seguir en la planta de arriba, en la que llevan instalados desde noviembre. Después tendrían un plazo de quince días para desalojar el mercado, como señaló el propio alcalde en rueda de prensa. Una medida que comentó que a priori no podrían tomar en la Junta de Gobierno Local de esa misma semana pero que finalmente sí ha sido posible. El pasado viernes el Ayuntamiento daba un plazo de diez días a los placeros para que desalojaran sus puestos.

Sin embargo, la decena de placeros que a día de hoy sigue en el Mercado Central no ha recibido ninguna notificación por parte del Consistorio. De hecho, el lunes mostraban su asombro a este medio porque se habían enterado del plazo para el desalojo y de que tenían que abandonar el mercado en el plazo de diez días por la prensa. Asimismo, también señalan que el mes pasado el edil de aperturas Carlos Sánchez no les visitó, al contrario de lo que informaba este en la rueda de prensa en la que se dio a conocer el informe de Conselleria. De hecho, aseveran que no han recibido la visita de nadie del gobierno desde que están en la planta de arriba, esto es, desde noviembre. Eso sí, matizan que en el traslado sí tuvieron toda la ayuda del edil. Hasta que su abogado no les asesore sobre el siguiente paso, ellos van a seguir con su actividad normal. 

Precisamente sobre la parte de arriba, en algunos puestos señalan que el hecho de que se haya adecentado la zona y los puestos ha ayudado a un buen ritmo de ventas. Aunque es obvio que los ánimos y las ventas van por barrios, ni hay el mismo ambiente ni el mismo bullicio. Mientras que algunos comerciantes señalan que les va bastante bien puesto que la clientela de toda la vida es fiel, otros se muestran ya agotados y desanimados con el asunto, hastiados tras dos años de esta situación, y reconocen que les va “regular”. Pero no son los únicos que están teniendo problemas para salir adelante. A algunos de sus ex compañeros de venta, ahora en el mercado provisional, tampoco les va mejor. 

Son ya siete los puestos que han cerrado o que se han trasladado a otros puntos o a otras poblaciones cercanas como Crevillente. “Y eso que en el provisional pagan la mitad del alquiler que pagamos aquí. Con el nuevo mercado pagarían el doble”, señalan desde uno de los puestos. En este sentido, y tras estar tantos años juntos en el mercado hay un vínculo con los trasladados al provisional; “gente que se fue con toda la ilusión y que ahora se quejan de que sólo trabajan para pagar, por lo que se han cansado y se han ido”, señala uno de los placeros que resiste en el edificio antiguo. Por otra parte, sobre la oferta de ubicarse en mercados como el de la Plaza Barcelona, se niegan porque tienen en el centro a su clientela de siempre y “porque allí tampoco nos quieren, supone más competencia”, confiesan. 

División en el seno del tripartito

La decisión adoptada el pasado viernes de desalojar a los placeros volvió a mostrar el desacuerdo en el seno del tripartito con el asunto del Mercado Central. Mientras que PSOE y Partido de Elche votaban a favor del desalojo inminente, Compromís votaba que no, tildando la decisión de precipitada. Asimismo, también criticaron que el informe de la Dirección General de Cultura y Patrimonio no expone que se vayan a realizar catas en la calle Ànimes, que es donde se debería situar la rampa de acceso al parking del nuevo proyecto de mercado. Señalaron que eso demostraba que a Conselleria le faltaba información importante y que era urgente mandarla: “¿o es que no vamos a hacer catas donde se va a hacer el acceso al aparcamiento y sí donde no hay nada?”, inquiría el edil de Medio Ambiente Antonio García. 

Por otra parte, el propio lunes el equipo de bomberos valló los alrededores edificio por desprendimientos de alguna de las tejas que forman el voladizo, y por peligro a que se pudiera desprender alguna más. Los técnicos analizaron el mismo para ver qué grado de peligro pueden tener esta señal y qué medidas tomar al respecto. Por lo que respecta a los comerciantes, y ante el claro deterioro del edificio, apuestan por la rehabilitación como en otros mercados de otras poblaciones cercanas.


next