X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

decreta el sobreseimiento libre tras el recurso del ex youtuber

La Audiencia de Alicante archiva el 'caso Caranchoa': la expresión no es un insulto

14/06/2018 - 

ALICANTE. 'Caranchoa' no es un insulto. Ni siquiera está en el diccionario. Y por eso no es una expresión injuriosa ni calumniosa, tal como pretendía el repartidor protagonista del vídeo del ex youtuber alicantino MrGranbomba, al que pedía medio millón de euros como compensación (al considerar que se había lucrado con la difusión de este vídeo en la plataforma Youtube, que termina con la agresión del repartidor al joven).

Tal como publicó Alicante Plaza, la juez de Instrucción 9 de Alicante admitió a trámite la demanda penal del trabajador objeto de la broma, abrió juicio oral y fijó una fianza de 500.000 euros para el joven alicantino, para cubrir la posible responsabilidad civil derivada de una eventual condena. Ahora, una resolución de la Audiencia Provincial de Alicante da la vuelta al auto de la juez, considera que no hubo injurias ni calumnias, y decreta el sobreseimiento libre de la causa. Contra esta resolución, según fuentes jurídicas consultadas por este diario, no cabe recurso. No obstante, el repartidor podría acudir a la vía civil para reclamar una indemnización.

Como ha venido contando este diario, fruto de la polémica viral que se organizó tras la difusión del vídeo de la agresión, el joven MrGranBomba tuvo que cerrar su canal de Youtube a los pocos días. Posteriormente, vendió el dominio a la empresa de gafas de sol Hawkers, que aprovechó la polémica para posicionar su marca. Algunos medios señalaron que la venta se había cerrado por un millón de euros, una cifra muy alejada de la real, que consta en las actuaciones judiciales, y que según fuentes consultadas por este diario ronda los 15.000 euros.

Con posterioridad, este diario desveló que el agresor, condenado a una multa de 30 euros por propinar una bofetada al joven (considerada un "mecanismo racional de defensa" por la sentencia que lo condenaba) intentó registrar las marcas comerciales 'Caranchoa' y 'Cara Anchoa', algo que a juicio de la familia del joven demuestra su "interés económico en el asunto", antes de la millonaria reclamación que presentó su abogado.

El abogado del repartidor ha anunciado que pedirá amparo al Constitucional, según ha publicado el diario Información, mientras fuentes del entorno del joven señalan a este diario que la resolución de la Audiencia suponen el "triunfo del sentido común", tras una reclamación "desproporcionada que no tenía pies ni cabeza". Estas fuentes recuerdan que "se trataba de un vídeo de humor que no buscaba calumniar a nadie", y lamentan la afección sobre la vida del joven por todo el revuelo organizado.

Noticias relacionadas

next