X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

pasará al grupo de no adscritos

Ciudadanos expulsa a su concejal de Benissa que dio la Alcaldía a la izquierda

20/03/2017 - 

BENISSA. El Comité de Garantías de Ciudadanos ha trasladado al concejal que tiene la formación en Benissa, Isidor Mollà, que ha sido expulsado de la disciplina naranaja y, por lo tanto, deberá pasar al grupo de no adscritos. Ciudadanos abrió expediente el pasado mes de enero a Mollà después de desobedecer a la cúpula del partido y no permitir que gobernara la lista más votada, la del PP, tras la renuncia del entonces alcalde, Juan Bautista Roselló.

El Ayuntamiento de Benissa eligió el pasado 10 de enero a un nuevo alcalde tras la renuncia de Roselló, que el 19 de diciembre de 2016 había dimitido después de 17 años en el cargo. El PP tiene 8 concejales en la corporación frente a los 8 que tienen los partidos de izquierda (Reiniciem, PSPV y Compromís). El concejal de Ciudadanos, Isidor Mollà, ex alcalde entre 1987 y 1991, tenía la llave de la Alcaldía y decidió respaldar a Abel Cardona, de Reiniciem, que el segundo más votado. Ciudadanos les abrió un expediente y se le suspendió de militancia. El expediente concluyó el pasado 15 de marzo, cuando el Comité de Garantías resolvió expulsar a Mollà.

En su momento, a Mollà se le dieron instrucciones desde Valencia: la orden del partido naranja fue que Mollà se abstuviera al considerar que "no existen en este momento motivos que justifiquen que se produzca un cambio de gobierno a favor de candidatos que no pertenezcan a la fuerza más votada del municipio".

Ahora, el escrito de la cúpula de Ciudadanos irá al Ayuntamiento de Benissa y se comunicará que Mollà ya no es concejal de Ciudadanos y por lo tanto debe pasar a formar parte del grupo de no adscrito, lo que le impide presentar mociones en el pleno y tener una situación política inferior a la que tenía hasta ahora. Poco variará esto pues Mollà, pese a haber respaldado al tripartito de izquierdas, no tenía competencias. Era miembro de la junta local de gobierno, como todos los partidos, que tienen un representante.

Al parecer, el concejal de Ciudadanos presentó alegaciones, pero fueran desestimadas.

Noticias relacionadas

next