influyó la dana, el arbolado y la creación de la rampa hacia el río

Vía libre para estabilizar la ladera de Elche en el Raval: un socavón por la Dana... y obras en un talud precario

14/08/2021 - 

ELCHE. Este jueves la Junta de Gobierno aprobaba oficialmente la adjudicación para las obras de las obras de estabilización de la ladera de la rambla del Vinalopó y rehabilitación del entorno urbano tras el socavón de 2019 en la calle Muhammad Al-Shafra. Las obras las realizará una de las contratistas habituales del Ayuntamiento, Involucra, por un precio de 257.123,04 euros. Un hundimiento que se debió en parte a la Dana, pero que según los informes y fuentes consultadas por este medio, también pudo deberse a las obras realizadas en el talud para el camino que conecta la calle con el río, o también al peso del arbolado.

Hace año y medio este tramo de la ladera presentó grietas en la calzada que fueron reparadas puntualmente por la brigada de Mantenimiento, y como señaló el edil de Mantenimiento y portavoz del Ejecutivo local Héctor Díez, los trabajos comenzarán en septiembre y con los que el gobierno municipal "pretende asegurar la zona, reorganizar el entorno, instalar plataforma única y recuperar la vegetación". Una intervención necesaria tras el hundimiento de la calle, algo que oficialmente se atribuye a la Dana. Sin embargo, los análisis del laboratorio de ingeniería y fuentes del sector también muestran que se debe a un cúmulo de factores, también al de las obras para ejecutar la rampa de acceso al río.

Los antecedentes

Hasta los primeros compases de 2019, la calle presentaba un vial de sentido único y la acera de mayores dimensiones, solía usarse como estacionamiento de vehículos rodados. Disponía de un murete de separación entre la calle y el talud de la ladera de la rambla del Vinalopó.

La ladera presentaba un talud pronunciado, con escasa vegetación, con presencia de pinos de gran envergadura y altura, cuyos troncos denotan, por su torsión, cómo intentan estabilizarse en el propio talud. Durante el segundo trimestre de 2.019 se procedió a la construcción de una rampa que uniría la banqueta de la rambla del río Vinalopó con la calle Muhammad Al-Shafra, de esta forma se conectaba el cauce del río con la pasarela del Raval, pudiendo acceder a ésta, a través de la calle Muhammad Al-Shafra. Para la ejecución de dicha rampa, se realizó un abancalamiento de la ladera mediante el desmonte de la misma y la construcción de un muro de mampostería. 

Trabajos que fueron realizados dentro del plan de empleo del Ayuntamiento y que incluían la revegetación del talud con especies autóctonas y la construcción de otro murete en el pie del talud de ladera y la formación en dicho muro de zonas de descanso a base de bancos. Además, en la propia calle se retiró parte de la zona de estacionamiento para ejecutar un camino de tierra que hiciera de arranque de la nueva rampa. Sin embargo, tras las obras llegó la Dana y se procedió a la tala de varios pinos en la zona por el riesgo de caída. 

Al mismo tiempo que se observó que ciertos árboles estaban cediendo, se detectó que la calle Muhammad Al-Shafra, en la zona donde se ubicaba anteriormente el estacionamiento para hacer el camino de tierra de arranque de la rampa, había comenzado a desplazarse o hundirse. Por eso está cerrada al tráfico y para evitar que una posible lluvia torrencial o fuga considerable de agua pueda agravar la situación produciendo mayores deslizamientos de la ladera hundiendo más la calle. Tras esto, el Consistorio encargó un estudio de patologías de la ladera. 

Un muro precario y obras en el talud

En la memoria de los trabajos de análisis realizados se indica que "los movimientos que se aprecian en la zona de estudio, responden a la alteración de los materiales superficiales, a la modificación del perfil original del talud en el que se ha abierto un camino que comunica la calle con el camino existente sobre el encauzamiento y, contribuye también, el peso del arbolado". Por tanto, las obras influyeron indica la memoria del proyecto, así como el arbolado obviamente. Tras los cálculos y observaciones realizadas se deduce la existencia de dos problemáticas muy diferentes, la primera es la existencia de puntos donde se concentra la escorrentía superficial, especialmente en la salida de aguas directa al frente del talud —justo debajo del pavimento de la calle— que genera una erosión del frente del talud y, la segunda, y más importante, la precaria estabilidad de todo el frente del talud, con posibilidades de rotura que afectarían seriamente tanto al vial como al paseo situado sobre el encauzamiento. 

De hecho, en el análisis se indica que antes de las obras ya se veía la inexistencia de muro o en estado ruinoso en el talud. Como consecuencia de los distintos factores, tras las obras y la Dana, el informe muestra todas las fisuras, y una grieta que aparece en la totalidad de la rampa, sentido descendiente, en la cabeza del talud, que denota inestabilidad de la ladera. También grietas en el muro de mampostería, así como piedras fácilmente desprendibles del muro, rotura o falta de mortero de unión. En la propia rampa incluso hay socavación en el muro de mampostería debido a una mala evacuación de las aguas pluviales.

El informe del laboratorio de ingeniería (Imasa) que realizó la compañía advierte de la escasa calidad de los materiales del talud, indicando su elevada exposición a humedades y movimientos con el paso del agua, y añade explícitamente que "presentan un bajo ángulo de rozamiento y una cohesión que llega a anularse en el caso de saturación, por lo que su estabilidad es precaria, en esta caso la apertura del vial entre la calle Muhammad Al-Shafra y el que se localiza sobre el muro del encauzamiento ha contribuido a la precarización de la estabilidad del frente". También sobre el arbolado: "Igualmente la existencia de vegetación de gran porte, en concreto pinos de gran envergadura provocan una sobrecarga del frente que precariza la estabilidad".

Con los movimientos, el talud tiende a buscar su espacio 'natural'

Según fuentes consultadas del sector consultadas, explican que una gran parte del cauce es terreno recrecido, de relleno no compacto, en línea con ese material de poca calidad tan sensible a movimientos o filtraciones. Originalmente el talud del cauce empezaba justo pegado al edificio, pero se rellenó antiguamente para dar más superficie hacia la rambla. Según indican estas fuentes, al ser previsiblemente un material pobre, "es lógico que con el tiempo se produzcan asientos o fracturas", y que cualquier alteración del talud también influye en las patologías que puedan salir en la parte de arriba. 

Algo que cuadra con algunas de las conclusiones del informe, ya que al final la ejecución del acceso del nuevo camino altera el equilibrio del talud, a pesar de que siempre son varios los factores: modificación de pendientes, mala ejecución de rellenos con anterioridad... Y claro, el paso del agua. "El talud tiende a buscar su propio equilibrio otra vez, y si para ellos tiene que desplazar y mover toda la masa que tiene encima, lo va a hacer, salvo que se lo impidas con un muro de contención". Si a la creación de la rampa se le suma la presencia de agua debido a los imbornales de la calle y a los riegos de la vegetación del talud, "supone la combinación perfecta para que haya hundimiento y deslizamiento", señalan estas fuentes.

Futuras actuaciones para estabilizar

Por todo ello se proponía eliminar las especies arbóreas de gran porte (pinos de gran envergadura) porque suponen un peso sobre el frente inestable que contribuye a su movilización, a pesar de que las raíces de los mismos sean un factor que consiga una cierta estabilización. Una vez terminadas las obras de afianzamiento el frente del talud resultante deberá quedar protegido con vegetación tipo arbustivo que evite que se generen líneas de escorrentía y provoquen erosiones y acarcavamientos. Las soluciones a la inestabilidad de talud pasan por la interposición de elementos de contención tipo flexible como escolleras o muros de gaviones o rígidos como pantallas o pilotes. Además de estos elementos de contención se recomienda la mejora y sustitución del tramo superior de los materiales que forman la calle Muhammad Al Shafra y la construcción de un paquete de firmes adecuado.

Noticias relacionadas

next
x