X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Un accidente

21/03/2019 - 

ELCHE. Para introducir la opinión de esta semana, permitidme que haga un breve viaje en el tiempo. A la temporada 2004/2005. El Elche de Josu Uribe comenzó la Liga a muy buen nivel. Tras ocho jornadas, tenía números de ascenso. En la novena, cayó por 1-0 en su visita al Nàstic de Tarragona, que ocupaba plaza de descenso. Recuerdo que Uribe calificó ese tropiezo como "un accidente". Dos palabras que, no sé por qué, se han quedado grabadas en mi mente desde entonces. No me acuerdo de nada del partido (estuve en el Nou Estadi, con 11 años) ni de ninguna frase más de la rueda de prensa. Sólo de los tristes incidentes posteriores al encuentro y de las palabras "un accidente" del míster franjiverde.

Regresando al presente, "accidente" es una palabra con la que podríamos calificar la última derrota del Elche en Zaragoza (1-0). Un resultado que corta la mejor racha de la temporada. Y, bajo mi punto de vista, inmerecido por los argumentos futbolísticos que ofrecieron ambos equipos. Si nos basamos en ello, lo más justo habría sido un empate. Pero los goles, en la red.

Que considere que los franjiverdes hicieron méritos para puntuar en La Romareda no obvia que bajaron sus prestaciones respecto a las últimas jornadas. Sobre todo en ataque, pues apenas crearon peligro en la segunda mitad. Parte del entorno centra las críticas en los cambios de Pacheta. Que no dieron el efecto deseado es una evidencia. Si quitó a Iván Sánchez, el jugador más determinante en ataque, tendrá sus motivos.

Pero en un ejercicio que debería practicar más gente, también hay que darle importancia al buen hacer del rival cuando pierdes. En una situación complicada clasificatoriamente (marcaba el límite de la permanencia) y de resultados (tres derrotas seguidas), el Real Zaragoza estuvo firme en defensa y sacó oficio en la recta final para que apenas se jugara. Como el Elche ante el Cádiz (1-0) en la semana anterior. Si alabamos estas actuaciones cuando las hace nuestro equipo, ¿por qué no hacerlo también cuando lo hace el rival? Aunque tengamos que centrarnos en lo nuestro, no está de más.

Como digo, quiero que la última derrota del equipo ilicitano se quede en un accidente dentro de la buena línea de juego y resultados. Pero eso dependerá de que vuelva pronto a la senda de la victoria. Esperemos que lo haga el próximo sábado para dar otro gran paso hacia la salvación. #GanarAlAlcorcón.

Noticias relacionadas

next
x