X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Testigos del petardazo

16/12/2018 - 

ALICANTE. Dos centenares largos de herculanos, el consejo de administración al completo, además Enrique Ortiz, Juan Carlos Ramírez y Carlos Parodi asistieron este domingo a un nuevo petardazo del equipo blanquiazul, este en la monumental ciudad de Cuenca.

En el Campo Municipal de La Fuensanta, una instalación que poco tenía que ver más allá del nombre y una de las gradas con aquella en la que el Hércules ganaba en su última visita, allá por diciembre de 2001, pero cuyas torres de iluminación carecían de fluido eléctrico y el terreno de juego, todo y ser de césped natural, rivalizaba con el del Municipal de Cornellà por ser el peor de la categoría, el conjunto de Lluís Planagumà no pasó del empate a un gol ante un recién ascendido que jugó con un hombre menos toda la segunda mitad de un partido en el que el los blanquiazules se adelantaron en el minuto 47 y disfrutaron de un arbitraje tan cómodo para sus intereses como protestado (no siempre con razón) por la parroquia local.

A la finalización del choque las caras de los aficionados desplazados eran un poema, pero es que la de los consejeros, equipo directivo y especialmente los dueños... El Hércules cuenta con mucho mejor equipo que el que pudo ver la beligerante grada local de La Fuensanta, si bien es cierto que el blanquiazul dista mucho de ser un club "millonario" y los herculanos unos provocadores como más de un aficionado del Conquense gritaba a diestro y siniestro.

A base de testiculina, el conjunto entrenado por Luis Ayllón fue capaz no solo de salvar un punto, también de poner contra las cuerdas a un Hércules que sigue sumido en un bache de juego y resultados (a domicilio ha sumado solo dos de los últimos 12 puntos disputados). Los blanquiazules empiezan a hacer la goma respecto al liderato con más frecuencia de lo deseado y recomendable. El próximo sábado reciben a un Barça B que ha tardado más que el Villarreal B en enderezar el rumbo, pero que ahora mismo es quinto a cuatro puntos del equipo de Planagumà, de tal forma que todo lo que no sea ganarle será echar gasolina a una hoguera que un año más va camino de empezar a arder a destiempo. Mantener o ampliar la distancia con la quinta plaza y tratar de recuperar alguna posición ahora mismo se antojan claves para poderse comer las uvas sin riesgo de atragantarse. Luego vendrán las visitas a Baleares y Ontinyent, recibir al filial del Villarreal en el Rico Pérez... Fechas del campeonato para las que también es necesario que el Hércules haya paliado a base de fichajes alguna de las importantes carencias que sufre. Fichar no garantiza el ascenso, tampoco el no hacerlo es sinónimo de seguir en el pozo; pero fichar y acertar sí acercan al equipo al objetivo. Ortiz y Ramírez saben lo que hace falta para acertar en enero.

Noticias relacionadas

next
x