X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

habla de testaferros, palabras clave y presunta implicación del ayuntamiento

Testigo de UDEF en Brugal: "detectamos tácticas de la familia Fenoll para presentarse a la contrata con doble oferta" 

29/05/2019 - 

ORIHUELA. La tercera jornada de declaración de testigos en el juicio de la rama oriolana del Caso Brugal se completó ayer con el relato del antiguo inspector jefe de la UDEF en Alicante, encargado de supervisar y coordinar la investigación y responsable último de las pesquisas. La segunda sesión en la que declaraba el agente policial se centró, prácticamente, en contestar a las preguntas realizadas por el fiscal Anticorrupción, Felipe Briones.  El fiscal que se centró en hacer cuestiones sobre la investigación policial que estudiaba la presunta trama de amaños en los contratos de basura en Orihuela desde 2007. 

En concreto, inició sus preguntas a partir de las elecciones municipales de mayo de 2007, después de que Mónica Lorente llegara a la Alcaldía de Orihuela con mayoría absoluta y del dispositivo que terminó con la detención de Ángel Fenoll, su hijo y Francisco Javier Bru. A partir de entonces, la mayor parte de las cuestiones fueron dirigidas a que el testigo contestara a detalles sobre la investigación policial que apuntaba a supuestos amaños de la contrata de basuras en Orihuela para que el empresario Ángel Fenoll se pudiera hacer con la adjudicación. Según el testigo, atendiendo a la investigación realizada por la UDEF, se "detectan tácticas de familia Fenoll, auxiliada por otras personas, para crear una estrategia de presentar doble oferta y hacerse con la contrata". 

La jornada dio comienzo, primero, con la muestra de pruebas de varios registros en domicilios y empresas, bien de Ángel Fenoll o bien de Francisco Javier Bru, en la que mostraron cd, vhs, cintas y otros documentos.  El testigo apuntó a que el material fue analizado y que hicieron copias de los archivos informáticos para trabajar sobre ellos y evitar dañar los originales. También aseguró que, en el caso de encontrar audios idénticos en varios registros, se notificaba dónde había aparecido cada prueba. También se abrieron varias cajas con objetos encontrados en el registro a Proambiente donde había grabadoras, mecheros de la campaña de las municipales de Lorente, así material informático. De Colsur, el testigo pudo revisar, durante el juicio, un lector de DVD, la microcámara que estaba escondida en una alarma volumétrica en el despacho de Fenoll y un monitor de vídeo. 

Briones, en sus cuestiones al testigo, ahondó en el convenio suscrito en 2006 entre el Ayuntamiento de Orihuela y la Universidad Politécnica de València (UPV) para apoyar la revisión del proceso de la contrata de basuras. El testigo afirmó que se acordó que el informe se abriera tras las elecciones de mayo de 2007. Briones pidió que el testigo explicara los pormenores y detalles que se iban conociendo a raíz de las escuchas y la investigación, apoyando el testimonio con la lectura de algunas pruebas.

A base de preguntas y respuestas, se dejó ver que, siempre según la declaración del agente, el informe de la UPV daba una mayor baremación a la oferta de Urbaser, hecho que coincidía con la conclusión de un técnico del Ayuntamiento, aunque incluían varios comentarios que abrían una vía para dejar desierto el concurso. Las conclusiones del técnico ponía en tercer lugar la UTE de Colsur y Proambiente, tras las opciones de Urbaser y Sufi. Después relató que la decisión final, meses más tarde, de dejar desierto el concurso y de rehacer el pliego de condiciones podría deberse a un acuerdo con Fenoll. Algo que, asegura el testigo, protestó la oposición y que se podría haber hecho para facilitar que el empresario se presentara de nuevo y pudiera conseguir la contrata de basuras con métodos, presuntamente, delictivos.

Sus dudas se basan en que "nos llamó la atención, el tiempo que pasó desde que se expuso el contenido del informe que valoraba a Urbaser y el anuncio de la Corporación con la decisión. 

Asimismo, previo a este momento, tras la puesta en marcha del nuevo Consitorio de Orihuela en 2007, con Mónica Lorente en Alcaldía, el testigo relacionó el pago de varias facturas a empresas de Fenoll como Proambiente o Colsur, por valor de 300.000 euros, 700.000 euros y de 800.000 euros, a pesar de algunas objeciones de Intervención, a un supuesto acuerdo con Fenoll. Según ya declaró en a pasada sesión del juicio, el objetivo del empresario, tras la salida de mediana de Alcaldía, sería la satisfacción del pago de facturas. La UDEF, asegura, vio relación directa entre ambas circunstancias. y por ello lo pusieron de manifiesto en uno de sus informes. 

Otro de los puntos clave para el agente de la UDEF es que, tras anunciar que el concurso podría quedar desierto, captaron una llamada entre el empresario Rafael Gregory y Ángel Fenoll en la que se apuntaría a una estrategia del empresario oriolano para conseguir testaferros con los que poder presentarse a la contrata. El agente detalló que, según sus investigaciones, pretendieron montar una UTE con nombres nuevos y empresas ya en marcha, pero desconocidas, para controlarlas, cambiar su nombre, y presentarse al concurso. Apunta el testigo que Jorge Sanz, poco conocido entonces en Orihuela, sería una de las personas en quien pensaron para ser el testaferro. Según la declaración, querrían crear la UTE para que Fenoll las controlara pero que su nombre no figurara. 

Según algunas escuchas que fueron leídas, la UDEF recogía una conversación entre Gregory y un empresario en la que hablaban de las aspiraciones de Fenoll con la futura contrata. Y, según la transcripción, hay un fragmento en el que se dice que "las basuras, Rafa, van a salir a subasta con la intención de que se la quede Ángel. Si lo hace Mónica, lo hace para que se lo quede Ángel". 

Tras esto, según el relato, se resolvió finalmente que la contrata quedara desierta después de que el informe de conclusiones del Ayuntamiento así lo apuntara, y con escuchas transcurridas en aquel momento que muestran el convencimiento de Ángel Fenoll de que sería así y también de su alegría cuando finalmente conoció la decisión. En esta época, la UDEF señala a continuas conversaciones entre Rafael Gregory y el empresario oriolano con respecto a este asunto. 

A partir de entonces, el testimonio del agente de la UDEF mantiene que el dispositivo policial investigó más y que detectaron  "tácticas de la familia Fenoll, auxiliada por otras personas para estrategia de presentar doble oferta". Por un lado, asegura, pretendían presentar a Colsur y por otro, una UTE con varias empresas desconocidas, que ya estuvieran en funcionamiento para comprar participaciones a través de terceras personas, mantener el control y presentar oferta con esa unión temporal de empresas.

 En este período el testigo aseguró que Fenoll, sus hijos, Gregory, Jorge Sanz, o el empresario Miguel San Andrés -quien sería gerente de la UTE-, entre otras personas, estuvieron trabajando por buscar empresas con requisitos para convertirlas en "empresas pantalla", descartaron a Sufi, estudiaron el terreno, hicieron viajes y mantuvieron reuniones con muchas personas para conseguir este propósito. Un proceso que duró meses y que está registrado, según la UDEF a raíz de escuchas y otros métodos de investigación. 

El testigo también menciona que se realizaron gestiones para cambiar el nombre de empresas adquiridas y que usaban palabras clave para habar sobre ciertos asuntos y que la palabra "contenedor" estaba asociada a dinero. El testigo mantiene que la UDEF dedujo que "cuando alguien usa palabras clave, lo hace para ocultar el objetivo de la conversación y el sentido de palabras y refuerza la idea de que el aspecto de la conversación versa sobre cuestiones delictivas".

Asimismo mencionó conversaciones con José Ramón Boyer, expropietario de Gobancast, cuya compañía era una de las que usó, presuntamente, Fenoll para lograr la adjudicación del concurso para la recogida de residuos, y otros empresarios de Alicante o Granada. También, a lo largo de la declaración apuntó a la compra de dispositivos móviles prepago, el modo en el que realizaron la compra y detalló cómo lograron asociar cada terminal al usuario final. No obstante, las escuchas de esos prepago resultaron nulas por el tribunal. 

A lo largo de la jornada de ayer, la defensa protestó en varias ocasiones por la lectura de algunas pruebas que consideraban nulas. El testigo de la UDEF vuelve a declarar hoy en la que será su tercera jornada en el juicio del Caso Brugal. 

Noticias relacionadas

next
x