X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

por conselleria de medio ambiente

Sanción de 25.000 euros al bar de la isla de Benidorm por los vertidos ilegales

12/02/2019 - 

BENIDORM. La Conselleria de Medio Ambiente ha interpuesto una sanción de 25.000 euros al propietario del bar de la isla de Benidorm por los vertidos al mar ilegales que realizaba cada día. Así lo impone el director de aguas en un informe al que ha tenido acceso este diario. De este modo, da por probado que el vertido existió, sin entrar a valorar el contenido del mismo, ya que analizaba si tenía autorización o no.

La sanción fue alegada en julio del año pasado, pero no fue hasta finales de año cuando quedó firme, desestimando todas las aportaciones por parte de los propietarios. 

El dueño defendió su postura asegurando que tenía licencia de apertura desde el 1993 firmada por el Servicio Territorial de Turismo, además de la de actividad a nivel municipal obtenida por silencio administrativo. Al respecto, el informe apunta a que esto no exime al empresario a tener una autorización expresa para el vertido de aguas residuales. En este supuesto incluso manifestó que era competencia del Ayuntamiento cuando construyó en 1959 dicho edificio de restauración.

A continuación, el informe explica que es obligada una autorización en virtud de la Ley de Costas y endurece su discurso: "interpretación errónea que implicaría la falta de la diligencia mínima exigible para el titular de una actividad empresarial, pues hubiera bastado con consultar ante el organismo correspondiente para saber que antes de verter aguas residuales al dominio público marítimo-terrestre hay que pedir permiso para ello; nada que por otra parte no hubiera podido prever cualquier ciudadano medio".

El propietario alegó en su momento por motivos formales, afirmando que la sanción era nula por vulneración del derecho de defensa y de contradicción por no haberse procedido a la apertura de fase probatoria. Algo que desestima en todas las partes desde la dirección de Aguas indicando que ha podido presentar toda la documentación que ha precisado. Además, asevera que no es necesario en este caso la apertura de un periodo probatorio.

Por último en cuanto a las alegaciones, desestiman que la sanción sea desproporcionada ya que el máximo sería de 300.000 euros, y la mínima de 3.000 euros. "Menos de un 10% del importe de la sanción máxima prevista, por lo que calificarla de absolutamente desproporcionada a la vista de los hechos concurrentes carece de fundamento", recoge el texto.

Para el importe de la sanción y su calificación de "grave", han tenido en cuenta tres factores. En primer lugar, que ha sido una "actuación voluntaria". En segundo, que se ha producido de manera continuada en el tiempo paralela a la actividad del negocio. Y en tercer lugar, que se realizaba dentro del ámbito de un espacio natural protegido. Hay que tener en cuenta que está dentro del Parque Natural de Serra Gelada, donde la mayoría de su riqueza ambiental se encuentra en el mar.

Para el director de aguas está comprobado que había una fosa séptica en la que canalizaban las aguas utilizadas en el baño y en la cocina, que cada tarde al finalizar el horario laboral vertían al mar sin ningún tipo de tratamiento.

Como se recordará, el punto de mira se puso en el bar de la isla después de la denuncia de la asociación Costa Blanca Marine. En torno a esta infracción medioambiental se pronunció el concejal de Compromís en Benidorm, Josep Bigorra, que se preguntó el alcance de esta sanción, si había sido sufragada o no. Así como las medidas que ha tomado el Ayuntamiento de Benidorm con respecto a la denegación de la licencia de apertura, algo que siempre han defendido desde el Consistorio que es algo que no les compete.

Noticias relacionadas

next