X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

por amor al arte / OPINIÓN

Rosalía 

18/11/2018 - 

Rosalía. Estamos asistiendo al nacimiento de un mito, con su leyenda, su geomancia, sus adoratrices y su monasterio. Que será abandonado a boqueta de nit por las clarisas dentro de quinientos cincuenta años. Amén. Menos mal que, ahí justo, en ese instante, estará Sonia Castedo con su caballo blanco y su cruz consagrada para dar el aviso a la cofradía. El Obispo lanza un comunicado en internet admitiendo su falta de autoridad. Dios nos coja confesados. Al final, la Santa Faç no nos la han robado los valencianos, los catalanes ni siquiera Teresa May y todo el ejército inglés, masónico y durmiente de Benidorm. El tardeo, los loteros, las sirenas románicas y chaperos ciegos, el tejido industrial de media cuarta de cocaína y hasta los manzanaristas 4.0, vamos, el todo Alicante anda haciendo un curso acelerado de Historia Sagrada Clarisista: Clarisas Desclazas o no, de la Primera, Segunda o Tercera Orden. Fuegos fatuos. 346 relámpagos en dos horas. Sor Citröen.

La verdad es alguien ha huido con la llave. Y se ha abierto el camarín de la inmatriculación. ¿De quien es la Mare de Déu dels Desamparats? Pues de los travestís que se cuelan en l’ofrena. Sean falleros, mediopensionistas, pirotècnics o realquilados. La Santa Faç son los carritos de Mercadona. Y la primavera. Que no, Rafa Burgos, nunca, se puede prohibir. Uno ha echado de menos en este arranque de este culebrón eterno litúrgico, lascivo y electoral la lista de inmuebles consagrados -y los que no- por los que la Santa Iglesia Católica y Romana no paga impuestos y, aunque sea, no sé, una lágrima azul Bombay Shapphire en la arena de Nerea Belmonte. Y una solemne declaración institucional de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Que, como son madrileños, sólo piensan en ellos. Carmena -ay, San Alberto Garzón, dios nos libre, de Mani Pulite- no necesita al Gran Líder. Ada Colau tampoco. Los alicantinos sí necesitamos creer: confesión colectiva. Festiva. Off course. Por lo del lío del arroz. Y por el señoritismo contra Elx y el provincianismo con València. Y la leyenda del caos, de la autocompasión, del pecado original del malditismo divino. Seguro que el Papa Francisco y Carmen Calvo se nos plantan en la próxima Peregrina y se obra el milagro: la paz entre el socialismo alicantino. Y la unión de las 5 o 6 derechas de la terreta. El Concordato de la Faç Divina en el yate de Enrique Ortiz en plena Volvo. O como se llame ahora el negoci. Dios Te Salve María. Los mupis catalanistas mórbidos también serán incinerados. Ruega por nosotros. Amén. Elevemos nuestras oraciones por el alcalde por accidente Luis Barcala. Que hace vigilia nocturna -7 euros por escote- para que no desaparezca el vigor y envergadura de su ya mitológico -la vara- el bastón de mando. Per saecula saecolorum. El verdadero poder. Yo ahí lo dejo.

Que se lo digan al demoniet José Luis Ábalos que, con el mismo rayo se ha cargado por las malas las primarias socialistas alicantonianas con lo sabrosamente sangrientas y superempalmantes que nos estaban poniendo, y por las buenas, sin compasión, ha -tómate algo- tirado de la Autoridad Portuaria a César Sánchez. La encarnación única y verdadera de la salvación del PPCV ahora cuando fallezca por accidente Isabel Bonig. Que es una santa. Aunque no tanto como el verge i màrtir Natxo Bellido, a quien Iniciativa quiere despejar a les Corts para coronar alcaldoble a Manuel Alcaraz. Que es el único y verdadero dios de la izquierda fervorosa y taumatúrgica, religiosa y mágica -sector auténtico y debidamente bendecido por los poderes eternos fácticos- de Alicante Distrito Digital.

Diluvia en el cap i casal, el IVAM se estrena y estira hasta Alcoi, el Circuito de Cheste vuelve a ser y será un barrizal. Ineca ve borrosos los presupuestos. Antonio Montiel da una patada en les Corts dirigida a los estañistas. Enric Morera se piensa si se toma la pastilleta. Dani Simón contra Miguel Ángel Pavón. Elx, el vedat dels Mollà. Pablo Casado y el Pacto del Supremo: no toquemos a Mariano Rajoy a cambio de una salida a los presos de Catalunya. Jean Claude Juncker abandona una rueda de prensa al advertir que lleva cada zapato de un color. El gobierno entierra el coche actual. Merkel y Macron quieren un ejército europeo. 1.038 alegaciones contra los macro depósitos del puerto. El juez quiere recuperar los papeles de Bárcenas que mandó robar con fondos reservados Ignacio Cosidó. Que debe desaparecer ya de la vida pública. El Rey del Cachopo.

Socorrooo00OOOO. Se anuncia un crucero de nómada digitales. La guerra interna de Podem Alacant llega a Fiscalía. Los estudiantes enloquits, alegres y follatrices se lanzan a la calle exigiendo una educación sexual inclusiva. La Sirenita Frozen Eva Ortiz se querella contra Federico Buyolo y Alejandro Soler por lo de Hospimar para cabrear todavía más a Mercedes Alonso. El pacto de la Palmera Imperial y el Olmo de Navajas. Carlos Castillo le arrea, así, sin piedad, a Pepe Mazón -vamos, que no es de la casta- porque no es digno de que entre en la casa de la Autoridad Portuaria. Alberto Pérez El Bigotes implica a Paco Camps, Vicente Rambla, Gerardo Camps, Juan Cotino y a Esteban González Pons en el caso de la Fórmula 1. Cabezas de caballos, sábanas de seda, saqueo popular. Ida Vitale gana el Premio Cervantes. Ximo Puig y Mónica Oltra, entre apagón, infrafinanciación, indiscreción y traición se quieren. Ya han pasado pantalla.

Nada de esto interesa un pito. Ni el cráter desenterrado Tom Waits en Groenlandia, el submarino argentino, el príncipe saudí, ni la cocina Tezanos ni el juicio de Lucía Bosé. Ni siquiera la guerra a muerte entre las tres derechas -sangre salpicando banderas- españolas y que se dirime en las elecciones andaluzas. Lo que sí es importante es el duelo entre el tintineo de la vajilla diplomática entre Begoña Gómez y SM la Reina Letizia. Yo, la verdad, es que soy muy, pero que muy fan de Leti. Y de Rosalía.

 

Campanadas. Flexo. Teclado. Mi madre me baña en una jofaina. Conchita Piquer. Las vecinas, burbujean, aroman café. Cinco de la madrugada. En pijama acudo a Alicante Plaza. Vodafone –una vergüenza- lleva ya tres semanas sin darme conexión. Mi nunca bien ponderado y pagado Herr Direcktor Miquel González me abre la puerta. Y me deshace el alma.

Noticias relacionadas

next
x