Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

borrador del presupuesto de 2021 en fase de negociación

PP y Cs ajustan las cuentas (revisables) de Alicante a la covid y aplazan 'alardes' al final del mandato

3/12/2020 - 

ALICANTE. El borrador de la propuesta de presupuesto trazado por el bipartito de Alicante para 2021, facilitado este miércoles a los grupos de la oposición (PSOE, Unides Podem, Compromís y Vox), confirma las líneas básicas que ya se dieron a conocer el martes, en una comparecencia ofrecida por el alcalde, Luis Barcala, la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez, y la edil de Hacienda, Lidia López. Como se avanzó entonces, se trata de una propuesta de planificación económica que trata de dar respuesta a la crisis económica y social generada por la pandemia del coronavirus, en la que destaca el refuerzo de las partidas asignadas a Acción Social para la concesión de ayudas de emergencia a personas en situación de vulnerabilidad, además del lanzamiento de varias líneas de subvenciones y de iniciativas de apoyo al tejido productivo local. 

Por lo que respecta a las inversiones, como también informó este diario, básicamente se consignan fondos para las obras que ya están iniciadas o a punto de ponerse en ejecución, al margen de las que dependen de fondos europeos, sin que se contemple por ahora la ejecución de nuevos proyectos. Así, figuran los proyectos ya anunciados con anterioridad, como la reurbanización de Rabasa y San Gabriel o la remodelación de la avenida Padre Esplá. Cualquier iniciativa que pueda suponer una gran inversión queda aplazada, así, a la recta final del mandato, en los ejercicios de 2022 y 2023, en previsión de que para entonces se haya podido superar en gran medida el impacto generado por la pandemia. 

De este modo, dos de las grandes apuestas esbozadas en el debate sobre el estado de la ciudad de 2019 (el primero para el bipartito) como fueron la redacción de un nuevo Plan General o el impulso de un palacio de congresos, ven rebajada las asignaciones que se planificaron en las cuentas de 2020. De los 400.000 euros previstos para este ejercicio, se reducen a 200.000 euros para trabajos del nuevo planeamiento y a 332.000 euros para el edificio destinado a albergar eventos y convenciones.

Eso sí, esa propuesta de planificación, todavía sujeta a posibles cambios a partir de la nueva ronda de conversaciones que se pretende acometer desde este mismo jueves, tiene, si cabe, un carácter más provisional y revisable que nunca. Primero, porque como avanzó el propio alcalde el martes, se pretende pactar otras inversiones con los grupos de la oposición. De ahí que se vuelva a recurrir al recurso habitual de crear algunas partidas con una asignación simbólica de un euro que permitiría ampliar su dotación en el futuro, en el caso de que existiese consenso sobre su ejecución, como la reurbanización de las calles Altamira y Jorge Juan, o la segunda fase de la reurbanización de Divina Pastora, entre otras.

La propuesta, todavía en fase de negociación, deberá ajustarse al menos en una ocasión para incorporar el remanente de 2020, que podría alcanzar los 10 millones de euros

Y segundo, porque, como sucede en todos los ejercicios, el presupuesto queda abierto a posteriores modificaciones de crédito. Sin ir más lejos, las cuentas de este año, que se aprobaron en mayo, se han ajustado hasta en cuatro ocasiones distintas para introducir cambios de diferente calado. Todo parece indicar que ese será el camino que pueda seguirse en las cuentas de 2021 en función de las necesidades que puedan surgir para adaptar la respuesta municipal a la crisis del coronavirus (ampliación de las líneas de ayuda, por ejemplo). O simplemente, por la incorporación del remanente de 2020, en cuanto se produzca la liquidación del presupuesto de este año, entre marzo y abril. Hasta ahora, se estima que podría alcanzar los 10 millones, adicionales a los 19 millones heredados del ejercicio de 2019. Con esos fondos, se podrá incluir la planificación de nuevas inversiones.

Por lo demás, la propuesta facilitada a los grupos de la oposición vuelve a reflejar que el capítulo de gastos de personal y el de gastos corrientes (costes derivados de la prestación de servicios municipales, básicamente) son los que copan la mayor parte del presupuesto. Así, solo para sufragar los emolumentos de la plantilla municipal se destinan 107 millones. Para la contrata de limpieza de colegios se consignan 6,4 millones; a los que se suman otros 4,4 millones para la limpieza del resto de dependencias municipales. Para la limpieza viaria se reservan 18 millones, además de otros 15 millones para la recogida de residuos y 4,2 millones más para su tratamiento. Para el mantenimiento de parques y jardines, se destinan 6,1 millones. Y para el servicio de transporte público en autobús se dedican otros 13 millones.

Por lo demás, como elementos significativos, se incluyen 354.000 euros para la reparación de la Fuente de Luceros; 30.000 euros para el apoyo al movimiento LGTBI; 350.000 euros en publicidad; 1,1 millones en subvenciones a entidades festeras; y una partida global de 950.000 euros para el área de Inmigración.

Noticias relacionadas

next
x