Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

borrador del presupuesto marcado por la pandemia

El bipartito de Alicante refuerza la respuesta social y prioriza obras en marcha en las cuentas de 2021

1/12/2020 - 

ALICANTE. Los dos partidos aliados al frente del Ayuntamiento de Alicante, PP y Cs, han desgranado finalmente este martes el borrador de su segundo proyecto de presupuesto municipal en común, cerrado a finales de la semana pasada tras solventar las últimas discrepancias internas, con una propuesta marcada por la irrupción de la pandemia del coronavirus y el objetivo de dar solución a "la triple crisis que ha generado", según ha explicado el alcalde, el popular Luis Barcala, al dar a conocer los ejes centrales de su contenido. "Son unos presupuestos covid que se centran en los objetivos delimitados en la comisión de la reconstrucción en torno a tres líneas básicas: la recuperación sanitaria, la recuperación social y la recuperación económica", ha apuntado.

¿Cómo se sustancia esa propuesta? Por lo que respecta a las grandes cifras, el proyecto de planificación económica para 2021 pactado por el bipartito asciende a 268.218.111,29 euros, lo que supone un incremento del 2,37% respecto a las cuentas de 2020. Entre sus principales novedades, figura el incremento de la partida destinada a conceder ayudas de emergencia social para colectivos que se encuentren en situación de vulnerabilidad, durante el tiempo en el que se demore la tramitación de la Renta Valenciana de Inclusión Social o del Ingreso Mínimo Vital. En concreto, esa partida crece un 53% hasta alcanzar los 3,5 millones. Además, se incluye un aumento de los fondos previstos para las ayudas de alimentos. A ello se añade una suma de otros 14 millones distribuidos en varias partidas para ejecutar medidas contempladas en el Plan de Inclusión Social a través de varias concejalías.

Además, del total de 268 millones, 12,7 se dedicarán a inversiones para finalizar actuaciones que ya están en proceso de ejecución o que se desarrollan mediante aportaciones de fondos europeos. Así, se contempla la urbanización de Rabasa, por 1,7 millones de euros; la urbanización de Padre Esplá, por 2.1 millones de euros; la reurbanización de calles en San Gabriel, por 529.000 euros; fondos para ejecutar la ampliación del polígono de Las Atalayas "y otras actuaciones a través del Patronato de la Vivienda, por 400.000 euros", según ha señalado la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez (Cs).

En cuanto al resto de inversiones, se incluye una partida de casi 1,6 millones para el impulso de actuaciones programadas en cinco colegios a través del Plan Edificant (CEIP Cañada del Fenollar, CEIP Florida, El Somni, Santo Angel de la Guarda y obras en el CEIP Juan Bautista), por un importe que, después, será reintegrado por la Generaliat. También se contempla 1.3 millones para material para el Servicio de Prevención y Extinción de Incendios, más de 600.000 euros en inversiones en distritos; y 1,4 millones para ampliación del cementerio. Además se han incorporado "dos actuaciones muy reclamadas por los vecinos de Alicante: la rehabilitación de la fuente de Luceros, por 354.000 euros, y la pasarela de Orgegia, en La Albufereta, por 100.000 euros", según Sánchez. Igualmente, se mantienen la financiación necesaria para el funcionamiento de la Oficina del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) "como una de las prioridades del equipo de Gobierno", según ha recalcado la vicealcaldesa.

A ese paquete de inversiones se añadirá las que se incorporen con cargo a los 19 millones del remanente de tesorería arrastrado del ejercicio de 2019. En este apartado se pretende financiar la ejecución de la pasarela ciclopeatonal a Urbanova, la segunda fase de rehabilitación del Castillo de San Fernando y la reforma de la plaza de San Blas. Ni Barcala ni Sánchez han llegado a concretar el resto de proyectos que podrían llevarse a cabo al señalar que quedaría sujeto al proceso de negociación todavía pendiente con los cuatro grupos de la oposición (PSOE, Unides Podem, Compromís y Vox).

Además, habrá una tercera batería de actuaciones supeditadas a la incorporación del remanente del presupuesto de 2020 (el actual) que, como avanzó este diario, podría representar otros 10 millones adicionales para ejecutar otro listado de obras en el momento que se cierre la liquidación del ejercicio, entre los meses de marzo y abril.

De igual modo, por lo que respecta al eje de la recuperación social, el presupuesto del área más directamente relacionada con la concesión de ayudas, Acción Social, crece "casi un 15%". Se incrementan las ayudas sociales de emergencia (ACPE) y otras de concesión directa en 995.000 euros, pasando de 1,8 millones en 2020 a casi 2,9 millones en 2021. De la misma forma, se aumenta la dotación destinada a la asistencia a domicilio del Programa de Atención a Mayores, en 483.000 euros, pasando de 2.9 millones de euros en 2020 a casi 3,5 millones de euros en 2021. A esas partidas, se unen los 14 millones ya citados a través del Plan de Inclusión Social. 

De igual modo, el borrador de las cuentas de 2021 mantiene la bajada lineal del IBI del 5% que ya se aplicó en los presupuestos de 2019 y 2020 y se introducen nuevas bonificaciones, que han sido aprobadas este martes en la Junta de Gobierno, en el IBI, el IAE y el ICIO con el propósito de incentivar la llegada de inversiones a la ciudad, ampliar los supuestos de reducción para familias numerosas o fomentar el uso de energías solares. 

PP y Cs se abren a abordar la revisión de la ordenanza de convivencia cívica demandada como requisito irrenunciable por PSOE y Unides Podem, aunque instan a los grupos de la oposición a no mezclar esa norma con el presupuesto

Igualmente, se incluye "la suspensión de la tasa de veladores" acordada a través de un decreto de Alcaldía, este lunes, "lo que va a suponer en seis meses un ahorro de más de 333.000 euros para nuestros hosteleros y restauradores entre enero a junio de 2021", con la previsión de que, para entonces, se pueda tramitar la modificación de la ordenanza reguladora para introducir la posibilidad de exenciones ante situaciones de emergencia "que ahora no se contemplan". Con ese conjunto de exenciones y bonificaciones "se va a conseguir una reducción del pago de impuestos de cinco millones que permanecerán en los bolsillos de los ciudadanos y que estarán en la calle para contribuir a la reactivación de la economía", según ha subrayado el primer edil.

Además, también se contemplan ayudas directas a las pymes y autónomos que conforman el tejido productivo de la ciudad a través de la Agencia Local de Desarrollo, por un montante de 1,2 millones. Esas subvenciones se complementan con la creación de una línea de microcréditos para estos mismos sectores por más de un millón, además de la creación de un bono-cheque para incentivar el consumo en la hostelería, con un importe inicial de 200.000 euros, y otro bono-cheque para impulsar el consumo en el comercio en un importe todavía por determinar, según ha apuntado la edil de Hacienda y Comercio, Lidia López.

En esta línea, la vicealcaldesa y edil de Turismo ha puesto de manifiesto que el turismo, "como motor económico de nuestra ciudad, va a recibir especial atención en estos presupuestos". "Es de resaltar que las cuentas de 2021 para el área de Turismo crecen un 42%, lo que significa un incremento de 1,2 millones hasta alcanzar los 4,3", ha apuntado. A este respecto, ha explicado que se ha puesto el acento "en el carácter transversal del turismo como dinamizador y músculo de la economía alicantina, no solo del sector tan duramente afectado en esta pandemia". Sánchez ha destacado algunas acciones concretas como la potenciación del atractivo turístico de los castillos de Santa Bárbara y de San Fernando, cuya gestión pasará a depender de la Concejalía de Turismo, así como la puesta en marcha de los bonos gastronómicos y de los bonos comerciales "que completan el bono de alojamiento de la Generalitat Valenciana".

Al margen de las cifras, Barcala ha definido la propuesta del equipo de gobierno como "el presupuesto del renacer de Alicante. El presupuesto de las rebajas fiscales. El presupuesto de la bajada de impuestos. El presupuesto de las exenciones de tasas para la hostelería y las ayudas para emprendedores. Es el presupuesto de las ayudas a los pequeños empresarios y a los profesionales independientes. Es un presupuesto para las familias, para los que luchan por no quedarse atrás. Es un presupuesto para seguir invirtiendo en las mejoras de nuestra ciudad. Es un presupuesto para el desarrollo de nuevas zonas industriales y para que sigan llegando empresas a Alicante. Es un presupuesto que crece en gasto social, como el que necesita nuestra ciudad para hacer frente al covid".

Por lo que respecta a su tramitación, el primer edil ha apuntado que la propuesta sigue sujeta a un proceso de negociación con los grupos políticos municipales, a través de una tercera ronda de contactos que debería comenzar este mismo miércoles (sin que se haya aprobado en Junta de Gobierno), con la intención de que pueda elevarse a aprobación provisional en un pleno extraordinario previsto, como muy tarde, para la segunda mitad del mes de diciembre. "Esta es la primera vez en los últimos cinco años en la que se aborda la tramitación de las cuentas en el año natural con la intención de que pueda entrar en vigor a mediados de enero", ha recalcado. 

La vicealcaldesa, por su parte, ha abundado en que "desde 2015 no se presentaba un borrador en estas fechas". "Hemos cumplido con nuestro trabajo porque son unos presupuestos responsables y sostenibles", ha dicho. Además, ha sostenido que "el proyecto recoge en gran medida las propuestas presentadas por los diferentes grupos con representación municipal por lo que hago un llamamiento a la responsabilidad desde el consenso ya que no es el momento de poner palos en las ruedas sino el momento de sumar".

En este sentido, Barcala ha señalado, respecto a las líneas rojas establecidas por PSOE y Unides Podem para respaldar la propuesta (básicamente, la retirada de la ordenanza de convivencia cívica), que el equipo de Gobierno está dispuesto a "pulir" el contenido de esa ordenanza que está en fase de tramitación, después de que se hayan presentado las aportaciones de los grupos opositores. Eso sí, ha insistido en que esa ordenanza no puede mezclarse con la tramitación de los presupuestos ni convertirse en una excusa "para que alguien pueda autoexcluirse respecto a los presupuestos". En este sentido, tanto el alcalde como la vicealcaldesa han tenido la mano al resto de grupo de la oposición para seguir negociando unas cuentas "que son mas necesarias que nunca, dejando a un lado líneas rojas y centrándonos en aprobar unas cuentas que necesita la ciudad de Alicante".

Por último, Barcala también ha resaltado que "nos hemos visto obligados a contemplar el déficit del transporte público, dado que el Gobierno no ha cumplido su compromiso con los ayuntamientos" respecto a la concesión de fondos para saldar las consecuencias de la bajada del número de usuarios. Así, el presupuesto de 2021 prevé casi 6 millones de euros para cubrir ese déficit, por lo que ha vuelto a formular un llamamiento a las administraciones superiores. "Estos presupuestos se formulan en un contexto marcado por la pandemia, en un momento en el que se comienza a vislumbrar la luz, con el anuncio de la vacuna y de tratamientos médicos; pero no debemos perder de vista que la crisis sanitaria continúa, ni ignorar que la recuperación social y económica será más larga que la sanitaria", ha incidido. Así, ha recalcado que la planificación económica se ha elaborado "a partir de nuestros recursos, por lo que no dejaremos de trasladar nuestras necesidades al Gobierno y a la Generalitat que deben ser atendidas", ha concluido.

Noticias relacionadas

next
x