X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

por amor al arte / OPINIÓN

Pedro Almodóvar

17/03/2019 - 

Francisco Franco, quizás Juan Carlos I azuza la ceniza de los campos de concentración y le recuerda a sus nietos el final de su propio hermano. Y el del pretendiente Alfonso de Borbón que se quedó sin cabeza -zas- esquiando. Froilán lee esto en El Jueves. Luego, coge la lanza de Longinos, se atiza el adn y medio de tres botellas de Soberano y sale con su hermana a batear. Vox, el partido que gana la batalla cultural en la derecha sin salir de la clandestinidad. Quizás después de las elecciones, el 10 de junio, el cadáver del dictador saldrá del Valle. Yo me pido primera fila para lo de José Antonio Primo de Ribera. He escrito José Antonio y no Albert Rivera. Es que uno anda enamorado, está de la muerte enfundado en azul. Malú se ha comprado un chalé de 1,5 millones. Tres mil metros cuadrados. Como ha sentenciado Sor Laura Pausini: “Dejadla en paz, lo único que quiere  es follar”. Polvitos mágicos.

César Sánchez a Madrid. Demasiado poco cristiano para suceder a Isabel Bonig en les Corts. La voz de Juan Cotino suena clara. Sabe que se y le están grabando. Añora los vertederos clandestinos de la era Ripoll. La avioneta maldita -Luis Díaz Alperi, la entrega, el robo, el Mercedes, la cantera, la isla de Creta y sus amantes- despega hacia Xirivella desde Suiza con más maletas. Carraspea con un tono níveo, hosco, aguardentoso y existencialista, expresionista nórdico y algo confuso sobrevolando el olivo milenario de Johann Wolf von Goethe. Cae en picado en la nostalgia de lo que pudo haber sido. Un Cotino Papa. Se ve a sí mismo ante el señor magistrado y entra por el lucernario, invade el Vaticano para finalmente ascender como un ángel caído. Los ojos sanguíneos de Monseñor Cañizares. Las habitaciones privadas del Pontífice. Calvi ahorcado en el puente Blackfriars sobre el Támesis. Els Borja. La Fama, la exaltación, la farmacia, el iluminismo infantil de Paco Camps y, ahora, el desprestigio. Dolor y Gloria de Pedro Almodóvar.

Menos mal que  María José Catalá nos seguirá guardando secretos. El milagro de la bola de papel de aluminio en la lavadora. Mira cómo nos salió el útimo de Alicante. No hombre, no, Julio De España, no. Que también. Te estoy hablando de Eduardo Zaplana. Somos los guardianes del perfume sagrado. La esencia del tesoro de la princesa argárica. Pobreta Elvira Suances. La Mare de Déu ens ampare. Todo pasará. Y aún falta lo del Papa. Y la Zaplanaesfera completa. Gerardo Camps, el ventilador, el subidón del ventolín, el piso de Luceros, el enigma y Elsa Martínez. Asistimos a la descomposición del PP alicantino. La tabla periódica y la Familia Addams. Som el que som. Vicente Blasco Ibáñez enterrado en el fango. L’Albufera, terra non sancta.

Pablo Casado -plim- ha fulminado al marianismo. Pero no, no ha tenido su mejor semana. El globo sonda aberrante fake news, el inexpicable resbalón FAES de las adopciones racistas -inspiradas en el programa Camps anti Zapatero- no lo han podido tapar ni Don Pimpón, Blas, Epi, el semen anafiláctico ni el miserable rebuzno de Rafael Hernando sobre el hiriente asesinato de los niños de Godella. Cayetana Álvarez de Toledo se inmola, sin menearse del Hotel Wellington del Barrio de Salamanca -nunca te lo perdonaré, Carmena- por Aznar en Barcelona. La intelectual de cabecera del pijerío cosmopolita de la nueva derecha es una intersección entre Inés Arrimadas y José Manuel García-Margallo -como siempre magnífico hablando en el Botànic invitado por la Gran Logia de España- vestido con los pantalones de Zidane. José Luis Garci -que es el doble de Melania Trump- ve razonable suprimir las autonomías. Rivera pringa a C’s con los pucherazos. Que, como nos dejó escrito Santa Teresa de Jesús, es donde está dios. Al PP, en general, le sientan mal las drogas. Tomad y comed…

Luis Barcala sale del restaurante, la basura, tropieza con la clarividencia y, por fin,  el fogonazo: comprende la orden. Suicidarse, sacrificarse en las montañas del Rif. Sin honor. El último de Filipinas del Benacantil. Acaba de perdonar más de 700 mil euros a Enrique Ortiz. Por favor, otro Cantueso Oro. Carlos Castillo jadea, lanza un juramento y se sube la botella naranja de butano al hombro. Pesa como el dolor de esa madre sin nombre que perdió a dos hijas por el Síndrome Ardystil. Yaneth Giraldo se mete a clarisa virgen e incorrupta. Dani Simón vende su ego -que no cupo, cabe ni cabrá en la biblioteca de Alejandría- por las chabolas céntricas. Sonia Castedo vuelve de costalera: aplaza su juicio jaleando su caballo blanco Terry en El Postiguet. Ha puesto todos sus huevos en Vox.  

Los socialistas se han ido del ayuntamiento sin despedirse. Sigue empalmante el ataque del intocable ejército -qué feo es Ángel Franco- anti izquierdista de la prensa oficial y provincial. Natxo Bellido critica la nueva lista del psoe alicantino. Es que está, así, en crudo, solo. Quina cuadrilla m’heu fet. Menos mal que tenemos al ejemplo para todo la madre helicóptero Manuel Alcaraz, a Rafael Climent  e incluso a los Mollà para vertebrarnos. El major Josep Lluis Trapero es un macho ibérico #buenopuesmoltbépuesadiós, joder le pone nervioso a uno hasta escribirlo, un super bestia-guapísimo yamnaya con la voz de Eugenio. Pero no existe nadie como Gerard Fullana, un extraterrestre de una sexualidad animal incontrolable. Siempre silbando con la azada preparada sobre el hombro. Nothing Compares U2.

Juan Roig ha ganado un 84% más y nos anuncia -siempre acierta, como Vicente Boluda, Noam Chomsky, Bernie Sanders y mi nunca bien considerado ni pagado Herr Direktor Miquel González- que sólo cocinaremos por placer. No cariño, no te obsesiones para nada con la comida. Pedro Duque se abraza hoy al universo des del balcó. Trenzas amarillas. No hay Planeta B. La tierra es el único con cerveza. 

Apenas amanece. Las niñas cocinan en Oregon. David Bowie a toda leche. Me baño en el Pacífico. Me caigo contra el viento. Intento guardar algún equilibrio. Pero se que me encanaré com un xiquet en l’ofrena. Totes. Totes les nostres mares. Vamos a cenar burritos. La identidad es la especie. La supervivencia.

 

Noticias relacionadas

next