Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Pan para hoy, hambre para mañana

6/02/2020 - 

El actual consejo de administración del Elche CF le ha cogido el gusto a cuestionar algunas de las formas de proceder del órgano rector franjiverde al que sustituyeron. No hace mucho, concretamente dos meses, el presidente Joaquín Buitrago no dudó en afirmar que prefería pecar de prudente antes que hacerlo de optimista. De fondo, una provisión más generosa que la realizada por Diego García y los suyos para prevenir, en lugar de curar, ante una posible resolución de Bruselas y su decisión de recuperación. "El anterior consejo entendió que a raíz de la resolución del caso del Hércules CF las previsiones de resolución favorable aumentaban, pero el nuevo consejo analizó el tema y no estamos exactamente en las mismas circunstancias. Vamos a ser un poco prudentes en la presentación de cuentas. Quizás cuando se realizó la anterior provisión se pecó de optimismo. Preferimos pecar de prudentes antes que de optimistas porque pueden prevenir las sorpresas". Primer toque de atención, pero no el último.

Patricia Rodríguez, directora general del Elche CF y consejera de la entidad franjiverde, ha vuelto a abrir el tarro de los recados. La dirigente ha demostrado durante el tiempo que acumula en el Martínez Valero que no tiene pelos en la lengua y que cuando algo no le gusta lo dice. Sin tapujos ni artificios. Clara y directa. Risueña y afilada, sin que le tiemble la voz. Claves de una forma de entender el funcionamiento de una empresa deportiva que no le granjeó precisamente piropos de los grandes gestores del pasado, a los que el tiempo les mengua parte de su porcentaje de sabiduría y amor franjiverde. "El contrato firmado con Gonzalo Villar era muy poco ventajoso, bastante dañino y, dependiendo del momento de la temporada y el mercado, por sus circunstancias podía ser muy perjudicial para el Elche. Negociado de otra manera, podía haber supuesto algo más para el club pero, sobre todo, poder decidir. Nos hemos visto sin esa posibilidad en determinados momentos. Creo que podría haber sido mejor". Segundo toque de atención, veremos si el último.

Dos recados de presidente y directora general que para mí sólo tienen un destinatario. Una empresa tiene muchos cargos intermedios pero solo uno que encabeza la dirección de la misma, el presidente. Su palabra es la última y es la que dicta sentencia. Diego García fue puesto a dedo en el Elche CF porque su antecesor en el cargo, Juan Serrano, se rebeló contra un sistema con el que no estaba de acuerdo. Le costó la cabeza porque, como buen hombre de paz (término acuñado por el anterior consejo de administración de paja que no dudó en utilizar un trocito de historia franjiverde) no podía convivir en las trincheras del interés personal. Lo que Buitrago y Rodríguez señalan y señalaron no es más que la forma de gestionar cortoplacista del día a día; la del pan para hoy, hambre para mañana y el que venga detrás que cierre la puerta. No dudo de que Jorge Cordero hiciera cosas tan buenas como malas porque quien toma decisiones, y más en el ámbito deportivo, no tiene la capacidad del pleno al quince pero de ahí a querer vestirle de santo y mártir por el simple hecho de que haya que devolverle algún que otro favor hay un mundo. El cartagenero también podría cuestionar el precio de venta de un jugador como Yacine, más de diez veces por debajo de su cláusula…

¿Quieren otro ejemplo de la grandilocuente gestión que en su día parecía una gran idea, pero sólo en la cabeza de aquellos lumbreras? Jony Ñíguez. El futbolista ilicitano jugando en Tercera División, cedido, y el Elche CF asumiendo el total de la ficha del centrocampista (más de 100.000 euros) ¿Por qué? Porque el marrón ahora se lo come otro y no el iluminado que, en su momento decidió dividir en dos el último año de contrato del futbolista e incluirle una doble cláusula, la primera ante rescisión (salvo con una indemnización de 200.000 euros); la segunda ante los impagos del fútbol modesto (asegurando el salario en clave franjiverde). ¿Qué más da si aquel día la pelota de partido se salvó porque tocó en la red y cayó en la parte de la pista del rival? Ni siquiera se pide deportivamente perdón, él que tanto sabe jugar al tenis. Y aún se enfadan cuando les dicen las cosas claritas y ordenadas, de la A a la Z, saltando vallas en redes sociales y vomitando bilis. Pues nada, que vuelvan a hacerlo los aludidos, pero que no olviden que ahora, como antes, es el Elche CF que ellos han dejado en herencia el que les está señalando por su mala gestión. Eso sí, el pin en la solapa que no falte.

Noticias relacionadas

next
x