X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

amigos de los humedales del sur alega contra el plan director del aeropuerto

Otro colectivo ecologista rechaza la segunda pista de El Altet por su impacto sobre Aguamarga

16/05/2019 - 

ALICANTE. Otro colectivo conservacionista que expresa su rechazo a las previsiones del Ministerio de Fomento sobre la construcción de una segunda pista del aeropuerto Alicante Elche, tras las objeciones planteadas por Ecologistas en Acción. Se trata de la asociación Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (AHSA), que también ha presentado alegaciones frente a la planificación incluida en el Plan Director del aeródromo de El Altet, tras subrayar su afección sobre el saladar de Aguamarga.

En concreto, el grupo ecologista apunta que "el Plan Director del Aeropuerto de Alicante-Elche ha sido nuevamente sometido a fase de consultas ambientales diez años después de efectuarse un trámite similar por parte del entonces Ministerio de Medio Ambiente". En esta línea, incide en que "como ya se proponía en el documento de 2009, se vuelve a proyectar la ampliación de las instalaciones aeroportuarias con la construcción de una segunda pista que ocuparía un importante sector de los terrenos protegidos e inundables de la zona húmeda catalogada del Saladar de Agua Amarga, tanto en Elche como en Alicante, invadiendo incluso terrenos del Dominio Público Marítimo Terrestre del término municipal de Alicante".

Así, AHSA reproduce el rechazo que ya expresó en 2009 y pide al Ministerio para la Transición Ecológica "que desestime el proyecto por el grave impacto ambiental que supondría la construcción de la segunda pista". Los ecologistas esperan que su escrito, dirigido al Subdirector General de Evaluación Ambiental, contribuya a que el proyecto de la segunda pista "se descarte definitivamente, de modo que termine de una vez el boicot que denuncian que mantiene AENA desde 2010 a la restauración ambiental del Saladar de Aguamarga", según apunta el colectivo a través de un comunicado.

AHSA denuncia la actitud de AENA impidiendo el cumplimiento de las medidas correctoras incluidas en la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) de la ampliación de la Desaladora de Alicante, presionando a la Mancomunidad de Canales del Taibilla, a la Conselleria de Medio Ambiente y al Servicio de Costas de Alicante para que no se mantenga inundado de forma permanente el Saladar, tal y como se contempla en la DIA, con el argumento del peligro de colisión con las aves acuáticas que puedan acudir al humedal. "Amigos de los Humedales afirma que el peligro del aumento de colisiones causadas por aves, aducido por AENA para impedir la restauración ambiental del Saladar de Aguamarga, es completamente infundado", añade.

Los ecologistas aseguran que en un estudio realizado por AENA en el que se recopilaron datos de colisiones con avifauna en el Aeropuerto de Alicante-Elche entre 2008 y 2015 se recogía una tasa de colisión muy por debajo de la media de los aeropuertos españoles. El grupo ecologista pone como ejemplo el aeropuerto de Barcelona, construido como el de Alicante, y otros muchos en todo el mundo, junta a una zona húmeda, el Delta del Llobregat, existiendo lagunas a escasa distancia de las pistas del aeropuerto en las que se registran invernadas de miles de aves acuáticas. 

Sin embargo, siempre según AHSA, en el entorno del Aeropuerto del Prat nunca ha habido problemas para llevar adelante los numerosos proyectos de restauración ambiental realizados desde su protección como Reserva Natural en 1987.

En opinión de AHSA, detrás de la constante oposición de AENA a la restauración ambiental del Saladar de Aguamarga se esconde el interés por mantener la zona húmeda completamente degradada para facilitar el proyecto de ampliación del aeropuerto sobre el humedal. "Un proyecto completamente disparatado por su altísimo coste ambiental, no sólo por la destrucción de un valioso humedal mediterráneo, sino también por las graves consecuencias globales en cuanto a emisión de gases de efecto invernadero que supondría seguir invirtiendo dinero público en fomentar el medio de transporte más contaminante que existe, la aviación comercial, en la actual situación de emergencia climática", concluye el comunicado.

Noticias relacionadas

next
x