X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 1 de abril y se habla de benidorm TEMPE coronavirus inditex alicante SANIDAD

¿Normal?

29/10/2019 - 

Ya han pasado más de 36 horas desde la derrota del Elche en Huesca. Un tiempo prudencial para relajarnos antes de descargar la frustración por el partido en el texto. Sin embargo, sigo bastante enfadado y crítico con el equipo y con Pacheta. Me salen adjetivos duros. Así lo siento.

El 2-0 final ni mucho menos refleja la imagen vergonzosa de los franjiverdes en El Alcoraz. Merecieron recibir una goleada. El Huesca les pasó por encima. Endebles en defensa, inoperantes en ataque. Nula salida de balón, sin respuesta para contrarrestar la presión alta de los locales. Peor intensidad y colocación que su rival, que enseguida recuperaba el balón. Las bandas del Elche se convirtieron en autopistas para los laterales azulgranas. La medular hizo aguas. Y podría seguir.

El equipo ilicitano sufrió un avasallamiento prácticamente de principio a fin. Ni una fase en la que inquietara un poco. No tenía tanta impotencia desde hace mucho tiempo. Ni en aquella desastrosa recta final que al Elche le costó el descenso a Segunda B. Si me retrotraigo a las dos últimas temporadas en Primera, me cuesta hacer una comparativa. Quizás con las goleadas contra el Barcelona en la temporada 2014/2015. Un conjunto que hizo triplete de Liga, Copa y Champions. No el Huesca, con todo el respeto del mundo.

A Pacheta le dio un repaso táctico su homólogo Míchel. Entiendo la diferencia entre presupuestos y en el renombre de los jugadores de cada equipo. Pero hay límites y la desigualdad sobre el césped fue exagerada. Que este mismo Huesca venía de perder en Lugo, que sólo había ganado un partido en once jornadas. Que en su partido anterior en El Alcoraz, salvó un punto 'in extremis' contra el Racing de Santander, penúltimo con una victoria en 13 jornadas. Un recién ascendido con un límite salarial muy parejo al del Elche.

Que antes de enfrentarse, sólo había una diferencia de tres puntos entre Elche y Huesca ¡Que si los franjiverdes ganaban empataban a puntos! ¡E incluso le podían superar en la clasificación y 'robarle' la última plaza de 'play-off'!

Cuando un adversario te domina de forma tan amplia, se debe a su mejor planteamiento y porque tú habrás cometido errores en el tuyo. Además de que varios jugadores tuvieron un mal día. Tras el partido, me faltaron explicaciones de Pacheta para tan pobre imagen. Más méritos al rival que deméritos propios. Escasa autocrítica.

Y decir que se ganó en Girona pero "esto es más normal con la diferencia entre unos y otros equipos" me parece inaceptable. Al contrario, míster, tanta superioridad en una categoría tan tremendamente igualada es una excepción. Y me parece que manda un mensaje negativo a su plantilla.

Que esto es la Segunda División, una categoría impredecible en la que el dinero ni mucho menos siempre es definitorio. Que suelta esa frase el que fuera director deportivo del Numancia campeón de la categoría con uno de los presupuestos más bajos.

Que el Fuenlabrada está en puntos de ascenso directo en su debut en Segunda A. Con la base de la temporada pasada y el límite salarial más modesto de la división. Que el Girona, que tiene el presupuesto más alto con diferencia, está en la mitad inferior de la tabla. Que el Dépor es colista. Que el Tenerife está en puntos de descenso. Qué un día antes del Huesca-Elche, el recién ascendido Ponferradina vapuleó al recién descendido Rayo Vallecano en su campo.

Con todos estos ejemplos de este curso, ¿cómo nos vamos a resignar que "es más normal" que al Elche le aplaste un equipo que tiene algo más del triple de su límite salarial? Y con el agravante de que los franjiverdes ganaron al Girona en su mejor momento sólo dos semanas antes. Y en la jornada anterior, empató contra el Rayo Vallecano plantándole mucha cara. Me niego en rotundo. Y dejo al margen el tema del césped y el constante proceso de adaptación y crecimiento.

A pesar de las dos últimas derrotas, con justicia, el Elche sigue en la línea de mejorar su puntuación de la temporada pasada. Ahora, sólo por un punto. Y mantengo que hay mimbres para ilusionarse. Que ni antes eran tan buenos ni ahora tan malos. Pero aquí cabe la alabanza y la crítica cuando toca. Esta semana, toca lo segundo.

Y voy a ir a más. Con un aspecto de este campeonato que me preocupa. Una de las obligaciones de los equipos es competir siempre. Y tengo la sensación de que el Elche lo ha hecho por debajo de lo exigible en varios partidos esta temporada. Fuenlabrada, la primera parte de Alcorcón, Extremadura, Sporting, Huesca… demasiados 'accidentes' en tan pocas jornadas. En más ocasiones que en el inicio del pasado curso. A pesar de que no ha sufrido goleadas, como ante Deportivo (4-0) y Cádiz (5-1).

Queda mucha Liga por delante y el Elche debe centrarse en reaccionar. Que el varapalo en Huesca sirva para que los jugadores salgan enrabietados contra el Mirandés. Con la actitud de salir a tope, a morder, a 'machacar' a su contrincante. Y de dar una alegría a su afición. Que ya merece volver a ver una victoria de su equipo en el Martínez Valero.

Noticias relacionadas

next
x