X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

por amor al arte / OPINIÓN

Meryl Streep

Alicante, 10.000 años de canibalismo. El PP alicantino contra Mariano Rajoy. Pepe Císcar contra Bonig. Tots a una veu: Ximo Puig i la Mare de Deú. Trump, Putin y Nicole Kidman contra el mundo. Tiempos difíciles: Felipe VI en Arabia Saudita, Michelle Obama en Chicago. Carmen Montón, Rosita Amores, Manolita Chen y la gripe. Alperi, Ortiz, Sonia Castedo y Magritte :“Apañar es apañar”

15/01/2017 - 

La transfiguración del Viejo PP. Lakoff. Gobernar en minoría. Mariano Rajoy no sólo ha doblegado a Federico Trillo, indigno, soberbio e indecoroso hasta el final, sino que ha obligado a suavizar la política austericida y el estilo Montoro. Ha transformando a Dolores de Cospedal; ha sido capaz de enviar a SSDSantamaría a negociar con Oriol Junqueras, inquietando a Carles Puigdemont. Rajoy ha cenado con Albert Rivera y ha llegado a trascendentales acuerdos en el Parlamento con Javier Fernández. Un intento de reforzar la figura de una oposición socialista útil ante la ciudadanía. Basta releer el reciente artículo de Alfredo Pérez Rubalcaba: es incluso posible que tengamos una legislatura larga. Veremos cómo se sustancia el resultado del Comité Federal del PSOE tras la presentación hoy de la candidatura a Secretario General de Patxi López. Todos juntos o ninguno.

Aznar y Pepe Císcar contra el nuevo Rajoy. “Això ho pague jo”. La reconversión de Rajoy en el capità moro de Xavi Castillo cuenta con la feroz y directa oposición de Aznar, quien ha decidido, a modo del entrismo trotskista, derechizar al PP emulando la estrategia del Tea Party en el Partido Republicano de los Estados Unidos. El resultado, como sabemos, es Donald Trump. Aznar cuenta con una sólida red, cuadros y financiación para montar otro partido cuando convenga. El nuevo Rajoy tiene otro enemigo en Alicante: se llama José Císcar. Císcar se enfrenta directa e inmisericordemente a Isabel Bonig. La presidenta del PPCV sí ha entendido el mensaje de la Moncloa y va al compás de Génova: pactemos. Císcar ha declarado una guerra total contra todo y todos. Línea dura especialmente contra la Generalitat Valenciana y sus propios enemigos de partido. Menos, claro está, contra Fernando Sepulcre. Císcar azuza al PP alicantino y, lamentablemente, arrastra a César Sánchez, presidente de la Diputación. A quien incluso vinculó con el fin de su carrera política en una jugosa entrevista que le hizo el pasado viernes Carlos Arcaya en Radio Alicante Cadena SER. Un 2X1: si me voy yo caeremos juntos. Císcar sólo puede ser president de la Generalitat. O nada.

Criando Ratas. Olivas. Raza. Jaque Mate. Los Cotino. El NODO. Císcar ha intentado tapar el escándalo del cunero Trillo y la vergüenza de la apertura de juicio contra Luis Díaz Alperi, Sonia Castedo y Enrique Ortiz. Una intoxicación de la agenda institucional que ha tenido el remate en el caso del Callejero Franquista. El portavoz popular en el ayuntamiento, Luis Barcala, ha caído en la trampa de sus propios rivales –y compañeros- que lo quieren fuera tras el proceso congresual. Arrastrado por Císcar, ha situado al PP alicantino más cerca de Franco, Serrano Suñer y la División Azul que de la Constitución. Los concejales de Guanyar Alacant, María José Espuch y Daniel Simón deberían estar más a la faena. La democracia es la ley. El procedimiento. Lo peor, tal y como señalaba ayer Pepe López aquí en Alicante Plaza, es la irreparable ofensa moral hecha al bosque urbano de los agraviados.

Mónica Oltra, con faldas y a lo loco. “Bueno, nadie es perfecto.” De la samarreta al caldito y el vestido blanco. Mucho Compromís -paganos y gentiles, también el Bloc más nacionalista y guerrero- quiere comprender, pero le exige a la vicepresidenta que cumpla la promesa de rescatar personas. Sigue el larguísimo calvario de los extrabajadores de la RTVV. El imperio de la justicia puede y debe ser corregido por la acción política. No se sabe a ciencia cierta si es la hora del Santo Grial, Antonio Montiel. Un sinvivir.

Ximo Puig, el nou Sant Vicent Ferrer. El santo, predicador y político más famoso de nuestra historia debe estar señalando desde el cielo con su dedo al president en una semana prodigiosa, casi milagrosa. Puig ha salido reforzado con el empujón del Pacte del Botànic II. Y lo ha hecho con un logro inédito en nuestra tierra: el apoyo unánime de todo el espectro político y civil. Puig afronta pasado mañana la Conferencia de Presidentes de Comunidades Autónomas. Acude con el respaldo de sus socios de gobierno, de los líderes del PP y C’s de la Comunidad Valenciana, de los expresidentes Joan Lerma, Eduardo Zaplana y Alberto Fabra y, lo más importante, de casi todas las organizaciones y personalidades que conforman la sociedad civil:  desde Vicente Boluda y Juan Roig hasta del sindicalismo militante. Desde la Esquerra Unida sintiente hasta la comunidad internauta más descarnada y exigente. Es la hora de la verdad. Los valencianos, después de la mala fama que nos enloda ante España y Europa, debemos dejar de ser ciudadanos de mitja quarta. Es lacerante la falta de inversión en infraestructuras y, en especial, la penosa situación personal de los dependientes y sus cuidadores y familiares.

Michelle Obama, oro negro. Trump contra el mundo. Barbarie y arte. Periodismo y anestesia. Fascismo y autocensura. Libertad y sentido del humor. “Esto no es una pipa”. Marta Flich. La La Land. El estilo, educado, elegante e impecable de la despedida de los Obama contrasta con la brutalidad y zafiedad de Trump. Se vislumbra una amenazadora y angustiante era precapitalista, una vuelta de tuerca al proteccionismo, al frio siberiano del matonismo autoritario. Un prefascismo al que la gente decente tenemos que decir no. Además de cantar I Survive bajo la lluvia hasta desfallecer vamos a necesitar una amplia alianza para defender la dignidad. Una carta puebla, un arco iris que vaya desde los liberales demócratas pasando por los cristianos, y de ahí a la izquierda. Se trata de defender la civilización. Los derechos de las personas. La cultura. En primera línea el periodismo ético. La  búsqueda de la verdad.

Noticias relacionadas

next
x