X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

POR AMOR AL ARTE / OPINIÓN

Meghan Markle

20/05/2018 - 

El 17M marcará un antes y después en la intrahistoria de la izquierda española. 7 años y dos días después, el 15M acaba, se zambulle en la piscina del chalé de Somosaguas. Ya existen, al menos, tres Podemos. El minoritario de Íñigo Errejón y Carolina Bescansa. El de los anticapitalistas pata negra de Kichi y Teresa Rodríguez. Y el construido con la ambición e incoherencia personal de Montero&Iglesias. Los Panero. El desencanto.

Esa misma tarde ventosa, sajante, se consumó en Alicante la ruptura total de Guanyar con enfrentamiento a primera sangre y final incierto entre las dos castas de EU que representan Víctor Domínguez y Miguel Ángel Pavón. Al que tuve la suerte de conocer en persona un día antes: mano de escamas de papel de estraza. Una sardina. Fueron dos.

Carabelas portuguesas. Definitivamente, Mari Carmen De España no es la nueva profeta. Habló la sibila y la plaga llegó con el mar de levante. Playas cerradas. Científicos haciendo alquimia con las palabras. No hay heridos. El alcalde de Alicante volvió a corregir en público -ya van 2- con frialdad cuartelaria a su mujer fuerte. Pero su fuerza legionaria no ejerció.  Ai mare!. Luis Barcala reclama todos los focos. Dejadme solo. No lee. Quiere erigirse en el nuevo César Sánchez. El Gran Jefe de la resistencia alicantoniana ante el Botànic. Tras reunirse con el Banco Sabadell lanzó su primer misil al Consell con resultado desastroso. Un boomerang. Desde la tripa de la caverna exigió a la Generalitat la pasta comprometida para el Teatro Principal. Alguien le recordó que para eso tiene una reunión el próximo jueves al que se ha comprometido a asistir. Un resbalón en el epicentro del escenario porque, señores, para ser un galán, hay que leerse el guion. Y después meter las morcillas.  

En medio del narcoincendio en Algeciras y la masacre de la Franja de Gaza, con una España bloqueada, en plena revuelta de policías y trabajadores de la cárcel de Villena -donde la próxima semana ingresará Milagrosa Martínez- y al inicio de la fiesta sagrada del Ramadán con la fascista provocación de García Albiol excitando con panfletos al cierre de mezquitas en Badalona, toda Alicante, incluidas las redacciones, puticlubs y bares, anda hipnotizada y expectante por la declaración de Nerea Belmonte ante el fiscal Felipe Briones. Acudirá acompañada por su amiga Elsa Martínez para decir la verdad. Como siempre.

Isabel Bonig es flexible con Pedro Agramunt. Ha aprendido a marianizarse. Tuvimos un Margaret Tatcher hoy convertida al cinismo monclovita que tan bien definió Bertrand Russell. De la diplomacia del caviar a la desancaixonà del bou embolat. Algo le pasa a la sirenita. Eva Ortiz se nos ha desaparecido. Desmantelan en Teulada el mayor laboratorio de drogas sintéticas en España. Nadie sale a descifrar la Fórmula 1. Que no es catalanista. Pepe Císcar tampoco sale a defender Paco Camps. Que no es la primera vez que escupe hacia el cielo. En el paraíso tampoco está Belén Reyero. Acusaciones cruzadas. Existe una extraña sensación de preguerra civil en el PPCV. Nadie quiere morir. Todos desertar. Ya se ha montado el somatén. Pero nadie tiene la grandeza y universalidad de un Federico García Lorca ni de un Miguel Hernández. Lógicamente no nombro, a Primo de Rivera. A ninguno de los tres.

El Botànic está en campaña. Pero sólo se han enterado Mónica Oltra y Ximo Puig. El resto de la plantilla anda enredada en la burocracia cuando no en una irritante complacencia. Menos mal que casi no habrá que hacer campaña. Gerard Fullana no es Pancho Villa. Joan Ribó quiere reintroducir la oveja autóctona en el cauce del río Turia. Nadie llama al orden. No estoy de acuerdo del todo con que Joan Ignaci Pla sea igual que Rajoy. El polvorín de las listas se retrasa. Glòria Marcos acusa a Enric Morera de ir al Senado a decir tonterías. Maniobras orquestales en la oscuridad en el Bloc. Gent de Compromís entrando a saco en Capitanía. La desamortización de Mendizábal. David Bisbal actúa en El Pinós.

2 Papas, 2 Reyes, 2 presidentes de la Generalitat catalana. El NYT define a un Mariano Rajoy, burócrata, pasivo reactivo y a un Albert Ribera, proactivo, reconstructivo. El reloj Hublot. Enrique Pallás dimite como director de informativos de TVE en València siguiendo la dignidad de  Arantxa Torres por la censura del “os jodéis”. La ministra de agricultura, amiga de Arias Cañete y especialista en empresas de fertilizantes demostró su desfachatez con los regantes de toda España, el presidente de la Generalitat Valenciana y, en especial, con los periodistas indígenas. A los que humilló indignamente. Una pija vía parenteral.. Torra declara la guerra al seny. Catarsis en la iglesia chilena. Las empresas alicantinas a por Vietnam. Italia, presa del populismo.

Emili Soler publica un libro magnífico de sus artículos. Con ilustraciones de Pepe Azorín. Que logra transmitirme la verdad del arte y la creación en menos de una hora de conversación. En tres minutos, Antonio García Miralles me pone en mi sitio. Susana Lloret, de la Fundació Per l’Amor al Art, ordenará en el Palau de les Arts. Me sabe mal que Aleida González, Bellea del Foc 2018, se declare no feminista. Con lo alta que es. La verdad, no se cómo he escrito esto viendo en el Black Bull la Royal Weding de Meghan Markle. Prefiero un padre alcohólico que al Príncipe de Gales. El amor se impone. Incluso a la verdad.

next
x