2,5 millones invertidos

Medio Ambiente concluye con el sellado de los vasos del vertedero de la "vergüenza" de La Murada

24/07/2020 - 

ORIHUELA. La conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat Valenciana ha confirmado que los espacios donde se acumulan los vertidos -vasos- del vertedero de La Murada-Abanilla ubicados en la provincia de Alicante, como aquellos que comparte con Murcia, ha concluido con las labores de sellado. 

El vertedero, creado y utilizado por la mercantil Proambiente y que tantas consecuencias medioambientales inyectó en la zona, va cerrando fases. O al menos en parte. Las instalaciones están ubicadas en la pedanía oriolana de La Murada y el municipio de Abanilla en la Región de Murcia. Al suspender su actividad la mercantil, entrar en concurso de acreedores y encontrarse acusada en distintos procedimientos judiciales, de manera subsidaria, las dos administraciones autonómicas se hicieron cargo de los trabajos de sellado de los vasos ubicados en su región. La conselleria remite de forma periódica las facturas correspondientes que se añanden a las causas judiciales.

El vaso D (CDRs) fue el primero en el que se actuó, a través de TRAGSA. Cuenta con una superficie de 20.108 m2 y está ubicando en su totalidad en término municipal de Orihuela. Los informes relataban que este vaso se encontraba en combustión interna y estaba ubicado en una zona con peligro para la salud y el medio ambiente. Dada las condiciones se acometieron trabajos de urgencia. Explican los informes de la Dirección General de Cambio Climático que existía un grave peligro de incendio, hechos que ya ocurrieron. Este espacio era depósito de vertidos que no estaban controlados ni disponían de autorización, afectando a las urbanizaciones cercanas, zonas de cultivo y cauces públicos. Los trabajos se centraron en un sistema de captación, almacenamiento de los lixiviados y sellado del vaso. Unas tareas que concluyeron a finales de 2017. 

Las siguientes actuaciones que se llevaron a cabo fueron las del vaso A y C, los dos que comparten con la Región de Murcia. El vaso A cuenta con una superficie de 22.360 m2 en La Murada y 6.698 en Abanilla. Los trabajos se basaron en la impermeabilización y sellado de la masa de residuos. Al inicio de las obras presentaba problemas de salida de lixiviados en varias zonas dentro de las instalaciones y entre las actuaciones se procedió a la minimización y eliminación del riesgo de afección al subsuelo, presencia de lixiviados y contaminación atmosférica. El presupuesto de ejecución que destinó la Generalitat ascendió 416.754 euros. 

El otro de los vasos compartidos, el C, está dividido casi a partes iguales. 36.653 m2 en Orihuela y 35.340 en Murcia. En este caso, la vecina Región nombra a su parte como vaso 0. En el momento de incio de los trabajos este vaso no presentaba problemas de salidas de lixiviaods que puedieran afectar al exterior, pero dado el desconocimiento de la naturaleza de los residuos ahí depositados, como la proximidad a un barranco, la extensión en superficie y el volumen de residuos hacía necesario actuar con premura. El presupuesto de ejecución ascendió a 710.196 euros, para la minimización de riesgos mediante sellado y restauración ambiental. Las obras se detuvieron dadas las lluvias de octubre y noviembre de 2018, ya que afectaban al movimiento de tierras, instalación de láminas impermeabilizantes y excavaciones. Las obras del vaso A y C contaron con un presupuesto de ejecución entre las dos de 1,1 millón de euros. 

El último sobre el que se ha actuado y con el que se ha puesto punto y final al sellado ha sido el vaso B, que ocupa una superficie de 20.770 m2. Está íntegramente en la pedanía de La Murada. En un primer momento, según los informes de la Dirección General de Cambio Climático de la Generalitat, no presentaba problemas de generación de lixiviados ni emanaciones de gases o fumarolas, pero la naturaleza del emplazamiento, la pendiente de los taludes y la proximidad al barranco podía presentar problemas futuros de salida de lixiviados o inestabiliad de los taludes. Las obras han consistido como el resto en la impermeabilización y sellado de la masa de residuos para que cumpla los criterios de la legislación R. D. 1481/2001. El presupuesto destinado ha sido de 523.650 euros. La actuación que queda pendiente en el vaso B es la revegetación de la zona. Esta acción se llevará a cabo en otoño. 

Todas estas obras, que han superado los 2,5 millones de eueros y sobre las que se ha actuado en una superficie total que ronda los 100.000 metros cuadrados, se han dirigido para reparar el daño producido por los lixiviados al subsuelo y a las aguas superficiales de la zona y que han llegado a alcanzar ramblas, barrancos e incluso las cunetas de la carretera CV-872, que va desde La Murada hasta el propio vertedero. Todo ello producido por el vertedero de Proambiente. 

Un informe de la Dirección General de Cambio Climático señala que no es posible valorar los daños producidos por la emisión de gases a la atmósera "aunque hay constancia de reiteradas denuncias de los municipios de Abanilla, de La Murada y diversas organizaciones ecologistas y sociales". Otras de las cuestiones que señala es la dificultad para cuantificar perjuicio ocasionado por el hecho de que no se pueda disfrutar de forma recreativa de esta zona. 

Con el sellado de los vasos no concluye todo. Entra en escena otro apartado del Real Decreto 1481/2001 de 27 de diciembre. Tras finalizar el sellado de los vasos se inicia la fase de vigilancia y mantenimiento posclausura de los emplazamientos y vasos de vertido. Esto deberá prolongarse durante los próximos 30 años. 

Por otro lado, la plataforma Vertivega remitió hace algo más de un mes una queja a la Consejería de Agua, Agricultura y Medio Ambiente de la Región de Murcia en la que le acusaba de no acometer los trabajos que le corresponden para el sellado, gestión, tratamiento y eliminación de los lixiviados existentes, en las operaciones de revegetación, conservación y mantenimiento de todo el centro de residuos en su conjunto.

next
x