X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 19 de septiembre y se habla de benidorm torrevieja consejo social ua francisco mojica OHL

'Mare Tranquillitatis'

20/01/2019 - 

ALICANTE. Pablo Íñiguez y Stéphane Emaná convirtieron este sábado el Rico Pérez en la 'Base Tranquilidad'. 

Como si fueran los mismísimos Neil Armstrong y Edwin 'Buzz' Aldrin, el central y el delantero alunizaron con el 'Eagle' en el Mar de la Tranquilidad donde plantaron la bandera blanquiazul. 

Sus dos tantos ante el Villarreal B valen más de tres puntos y no solo porque con ellos se derrotaba a otro rival directo (hasta la fecha solo el Baleares se le ha resistido al Hércules) que además llegaba como flamante líder (con cuatro victorias consecutivas y a nueve puntos de los blanquiazules), también porque contribuirán a dar el necesario sosiego, pausa al día a día de un Hércules que como si de una tradición se tratara, parecía una misión más decidido a dirigir el cohete hacia el sol en lugar de la luna.

Con Fran Miranda haciendo las veces de Michael Collins en el módulo de mando y un control de la misión donde el director de vuelo, Juanjo Nieto, hacía gala de su puntería a la hora de dirigir el Satuno V, la nave blanquiazul solo podía posarse como lo hizo, suavemente sobre la superficie lunar para regocijo del público y en especial de Lluís Planagumà que a lo Richard Nixon, en la sala de prensa, felicitaba a su equipo por su profesionalidad y desempeño, al tiempo que pedía tanto cariño como confianza en el mismo y es que lo que queda por delante es todo menos fácil: hay que volver con vida de nuestro satélite.

Noticias relacionadas

next
x