Hoy es 14 de julio

visión financiera

Los mercados laborales, una variable clave con signos de moderación

27/11/2023 - 

MADRID. Al menos teóricamente, el impacto de unos tipos de interés más altos en el gasto de los hogares es una cuestión sorprendentemente difícil. Al fin y al cabo, cada pago de intereses de un deudor es también el ingreso de algún acreedor y, en última instancia, beneficia a otro hogar. Incluso a nivel microeconómico, un mismo hogar suele tener ahorros y préstamos.

En la práctica, los economistas tienden a basarse en reglas empíricas. Hay buenas razones para ello, como muestra nuestro Gráfico de la Semana. En las últimas décadas, los aumentos de los pagos de intereses como porcentaje de la renta disponible de los hogares han ido seguidos normalmente de recesiones. Tras el fuerte repunte de los tipos de interés en los dos últimos años, esa proporción se acerca ahora a la que suele ser señal de problemas en el futuro.

Pero, no tan rápido. Si bien seguimos esperando un bache en EE UU, probablemente bastante pronto, el panorama global de las finanzas de los hogares estadounidenses no es tan malo, al menos no todavía. Los mercados laborales son una variable clave, ya que muestran signos de moderación, y es probable que el crecimiento salarial se enfríe aún más. Esto aumentaría la presión sobre los prestatarios de bajos ingresos, un grupo que tiende a depender en mayor medida de la deuda de tarjetas de crédito y otras formas de crédito sin garantía. 


Las tasas de morosidad de las tarjetas de crédito, por ejemplo, han aumentado bruscamente, aunque siguen estando muy por debajo de los niveles observados antes de 2007, por no hablar de la posterior gran crisis financiera. Al mismo tiempo, el volumen de préstamos de tarjetas de crédito está empezando a ralentizarse y los volúmenes de préstamos para automóviles y otros préstamos al consumo ya se están reduciendo. 

Esto sugiere que el comportamiento de los hogares ya está cambiando. Aunque el racionamiento del crédito puede afectar a los prestatarios menos solventes, los hogares que pueden permitírselo probablemente den prioridad al reembolso de las costosas deudas de tarjetas de crédito o préstamos para la compra de automóviles. Por supuesto, todo esto también se hace a expensas del consumo agregado. La retirada de capital inmobiliario se ha vuelto muy costosa. Y, por último, en Estados Unidos como en otros países, algunas fuentes de endeudamiento, especialmente entre los más desfavorecidos, como los alquileres atrasados o las facturas de servicios públicos, son difíciles de rastrear. 

Exceso de ahorro

Por supuesto, la principal razón por la que muchos expertos no están seguros de las perspectivas inmediatas es que los datos globales sobre la financiación de los hogares todavía sufren la pandemia en forma de exceso de ahorro procedente de la generosidad del gobierno. Cuando éstos se hayan agotado o vayan a agotarse, es probable que esto importe cada vez menos, dado que la mayor parte (alrededor del 70% según las estadísticas de depósitos) se encuentra entre el 20% de los hogares con mayores ingresos. 

Menos discutidos, pero tal vez igual de relevantes, son los cambios de comportamiento, sobre todo porque para muchos hogares jóvenes que también luchan con la deuda estudiantil, el reciente repunte de la inflación y los tipos de interés debe haber llegado como un despertar particularmente brusco, algo que es improbable que hayan experimentado o presupuestado previamente en términos de su planificación financiera.

Christian Scherrmann es economista para Estados Unidos en DWS

Noticias relacionadas

next
x