X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

4.000 metros cuadrados de oficinas en la carretera de ocaña

Los dueños de Eurocasa ponen a la venta la sede corporativa de Vodafone en Alicante

2/11/2018 - 

ALICANTE. Nueva operación inmobiliaria en marcha en la capital alicantina. Mientras Bankia analiza las ofertas que ha recibido por su antigua dirección territorial en La Explanada de Alicante, los inversores giran sus vistas hacia la actual sede corporativa de Vodafone en la ciudad: un edificio de más de 4.000 metros cuadrados en la carretera de Ocaña. El edificio es propiedad, desde 1997, de la familia Candela, dueña de una de las empresas de materiales de construcción más exitosas de la provincia, Eurocasa.

Según ha podido saber Alicante Plaza, los propietarios del inmueble, que figura a nombre de la sociedad Pillet y Candela SA (dueña del 37% de Eurocasa), acaban de ponerlo en venta para aprovechar el "apetito" del mercado por este tipo de activos, de los cuales se han vendido al menos media docena en los últimos meses en la capital alicantina. Al contrario que en otras operaciones, la familia ha asumido directamente la operación.

El edificio, ideado originalmente como instalación industrial y especialmente enfocada al negocio de la automoción, lleva años sirviendo de sede en la ciudad a la compañía telefónica Vodafone. En realidad, el contrato de alquiler lo firmó en su día Cableuropa, o lo que es lo mismo, ONO. Tras la fusión entre ambas compañías, en 2014, Vodafone se subrogó el contrato. La firma de telecomunicaciones ocupa las cuatro plantas del inmueble, que tiene forma de 'L' y se diferencia entre una planta industrial y el resto de oficinas.

Según han confirmado a este diario fuentes de la multinacional, el edificio se ha puesto a la venta con su contrato de alquiler vigente. Por el momento, la empresa no tiene previsto moverse del inmueble, por lo que quien adquiera el activo lo hace con Vodafone como inquilino. En realidad, este puede ser un factor a favor de la venta, dado que el contrato en vigor puede reportar hasta 15.000 euros mensuales al propietario, según fuentes del mercado. Es decir, no hay que buscar inquilino para empezar a rentabilizarlo. 

Según ha podido saber este diario, el contrato de Vodafone (inicialmente de ONO) tiene vigencia hasta 2023, por lo que quedan cinco años más por delante. No obstante, el eventual nuevo dueño podría tanto rescindirlo (pagando la penalización establecida en el contrato) como intentar renovarlo para ampliar su periodo. Las fuentes consultadas señalan que el edificio resulta más atractivo si se puede alquilar por plantas, dado que esta fórmula elevaría su rentabilidad. Y dadas las nuevas tendencias en espacios de trabajo, no parece complicado optar por esta fórmula, que requeriría, eso sí, una inversión previa. 

Socimis, fondos de inversión y family offices locales o extranjeros son, como suele suceder en estos casos, los potenciales clientes de la familia Candela. Los dueños de Eurocasa, una empresa que factura unos 15 millones anuales vendiendo materiales de obra y sanitarios, se deshacen así de parte de su 'ladrillo' y aprovechan la coyuntura alcista para hacer caja.

Noticias relacionadas

next