X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

fondos de inversión y 'family offices' pujan por el inmueble

Bankia analiza ya varias ofertas de inversores por su sede en Alicante, con el hotel descartado

18/10/2018 - 

ALICANTE. Las expectativas se han cumplido. Bankia tiene sobre la mesa varias ofertas para hacerse con su edificio en La Explanada de Alicante, que tal como adelantó en exclusiva Alicante Plaza se puso en venta tras la fusión entre el banco que preside José Ignacio Goirigolzarri y el murciano BMN, y ya las estudia con la idea de desprenderse del inmueble para 'hacer caja'. Tras la treintena de visitas realizadas al edificio durante el proceso organizado por el servicer del banco Haya Real Estate, son varias las que se han concretado en ofertas económicas, que como contó este diario son vinculantes para el comprador.

Según las fuentes del mercado consultadas las pujas por el edificio de tres alturas, con fachada tanto a La Explanada como a San Fernando, han llegado tanto desde empresas y fondos de inversión como desde distintos family offices. El perfil del inversor que se ha interesado por el inmueble es el de "un patrimonio que quiere obtener rentabilidad alquilando por plantas el edificio", según las mismas fuentes. Lo que sí parece descartado es que se vaya a solicitar un cambio de uso para destinarlo a hotel. "No salen los números porque son muy pocas habitaciones, habría que venderlas a un precio desorbitado para amortizar la inversión".

De hecho, si el principal atractivo del edificio es su ubicación, en plena Explanada y con vistas al paseo marítimo y el club náutico, en su contra juegan sus escasas alturas: las tres plantas limitan el uso futuro del edificio, cuyo destino (en caso de que Bankia encontrase interesante alguna de las ofertas recibidas) parece ser el de oficinas para alquiler o, en todo caso, viviendas. En ese segundo escenario, el comprador sí podría solicitar el certificado de compatibilidad urbanística al Ayuntamiento para convertir dichas viviendas en apartamentos turísticos. Siempre, eso sí, que destinase a tal fin el edificio completo, tal como obliga la normativa municipal.

Bankia, como adelantó este diario el sábado, decidió poner a la venta el edificio donde tenía su sede la Dirección Territorial de Alicante tras la fusión con BMN y la unificación de las direcciones de Alicante y Murcia en una sola, que ahora ocupa Olga García Saz. El inmueble aún está ocupado por personal de Bankia, dado que en la actualidad funciona como oficina de empresas y banca privada, pero si llega una oferta que la entidad considere interesante, la actividad de este centro se trasladaría con relativa agilidad a otro inmueble. En este sentido, tras la fusión entre las dos entidades (aprobada en septiembre de 2017), el banco resultante se ha encontrado con un buen número de edificios corporativos, que en muchos casos incurren en duplicidad.

José Ignacio Goirigolzarri, en la última junta de accionistas. Foto: KIKE MATEU

El proceso para sondear el mercado para este activo es una de las operaciones inmobiliarias que mayor interés han despertado en Alicante en los últimos tiempos, como contó Alicante Plaza. Buena prueba de ello es que son varias las ofertas vinculantes que han llegado a la entidad financiera tras abrir el plazo de recepción. Estas ofertas son vinculantes solo para los potenciales compradores, puesto que no obligan a Bankia a vender el edificio si ninguna de dichas ofertas se considerase aceptable. En cambio, el comprador sí está obligado a mantenerla si el banco la encuentra interesante y la acepta.

La dirección territorial de Bankia en Alicante, que lo había sido de Bancaja, se reorganizó tras la fusión con BMN a finales del pasado año. La entidad que preside Gorigolzarri 'desgajó' Baleares de esta dirección territorial para crear una propia para las islas, en atención al hecho de que una de las cajas fundadoras de BMN era Sa Nostra, y que la entidad absorbida mantenía dicha dirección insular. Tras quedarse solo con Alicante y Murcia, la dirección territorial alicantina pasó a estar ocupada por Olga García Saz, que ostentaba el mismo cargo para BMN hasta la fusión.

La dirección territorial de Alicante se trasladó entonces a la Región vecina, por lo que el edificio de La Explanada, que la entidad tiene en propiedad, se dedicó a centro de empresas (en la planta baja) y banca privada (en la planta primera). Si llega una oferta interesante para la entidad, cambiará de manos y el personal se trasladará a otro centro corporativo sin demasiados problemas, pues hay que tener en cuenta que con la fusión no solo se ha producido una duplicidad de oficinas, sino también de sedes corporativas.

Noticias relacionadas

next