Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

efectos de la crisis sanitaria en las áreas industriales

Logística y construcción salvan los polígonos de Alicante: el coronavirus solo 'frena' a Sprinter

23/03/2020 - 

ALICANTE. La sectorización de las empresas asentadas en las tres principales áreas empresariales de Alicante -Las Atalayas, el Pla de la Vallonga y Mercalicante-, ha permitido mantener la mayor parte de su actividad habitual durante la primera semana laboral de confinamiento, desde que entró en vigor la declaración del Estado de Alarma, a diferencia de lo que ha podido suceder en otras áreas industriales de la provincia, ligadas a la producción de bienes de consumo, como el calzado o el textil, por ejemplo, que sí se han visto directamente afectadas por el cierre de sus canales de comercialización. 

Algunas de las compañías asentadas en los recintos industriales de Alicante sí han reorganizado su funcionamiento para que parte de sus empleados pueda continuar desempeñando su labor mediante distintos sistemas de teletrabajo. Sobre todo, los departamentos administrativos y de gestión comercial, lo que ha permitido reducir la intensidad del tráfico y la presencia de vehículos en los tres recintos. No obstante, según responsables de las entidades de conservación de los dos polígonos y de la gerencia del clúster alimentario consultados por Alicante Plaza, hasta ahora  solo un pequeño porcentaje de compañías asentadas en esas dos áreas ha llegado a paralizar o reducir sensiblemente su actividad como consecuencia de los efectos deparados por la crisis sanitaria. Todo, además, en una semana atípica al coincidir con el festivo autonómico de San José y la posibilidad de puente del viernes 20.

Así, a falta del efecto que pueda producir la prórroga de otros quince días en la duración del Estado de Alarma que el Gobierno pretende someter a votación en el Congreso, lo cierto es que entre las grandes enseñas implantadas en la capital, solo Sprinter habría frenado de manera sensible su ritmo de trabajo natural por una circunstancia lógica: el cierre temporal de su red de establecimientos de venta al público. Desde la entrada en vigor de las restricciones de movilidad y la orden de cierre al comercio en general, la organización de pedidos para distribución en tienda ha quedado suspendida. Con todo, su centro logístico instalado en la antigua nave de Altadis en Las Atalayas sigue funcionando para dar servicio a su canal de venta online, que se mantiene sin incidencias, en porcentajes similares a los que se registraban antes del estallido de la crisis del coronavirus, según portavoces de la compañía.

El resto de las grandes empresas con base en ese recinto empresarial continúa operando con normalidad. Se trata de firmas vinculadas al sector de los transportes, como Seur, que continúan sirviendo entregas tanto a empresas de otros sectores activos, como a particulares, por la venta de productos por internet. También es el caso de las compañías dedicadas a la fabricación de productos asociados a la construcción, como Jimten, que tampoco se ha visto afectada por la paralización. Y otro tanto sucede por lo que respecta a otras firmas dedicadas al sector de la alimentación, que no han suspendido sus procesos de producción puesto que el canal de su distribución no se va a ver interrumpido. Lo mismo sucedería por lo que respecta a Famosa, que hasta el momento sigue fabricando juguetes con vistas a la campaña de verano y, sobre todo, a la de Navidad y Reyes, todavía en horizontes a largo plazo.

Compañías como Seur, Jimten o Famosa mantienen su actividad habitual y Mercalicante incluso ha registrado picos de ventas en su mercado mayorista, aunque también ha visto reducida su actividad enfocada a la hostelería

La situación es parecida por lo que respecta a las grandes empresas del polígono del Pla de la Vallonga. Compañías como Café Jurado, las empresas asociadas al frío industrial, o la concesionaria del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos de la ciudad, UTE Alicante (que tiene su base en el recinto) también permanecen activas hasta ahora. No obstante, sí se habría percibido el impacto provocado por el cierre de la estación de Inspección Técnica de Vehículos (ITV) de Applus, en lo que respecta al volumen de tráfico, así como el de algunos talleres mecánicos de tamaño medio, según las mismas fuentes.

La misma tónica se extiende por lo que concierne al parque alimentario de Mercalicante. Las fuentes consultadas indicaron que su actividad se está llevando a cabo con normalidad. Todos los operadores del mercado mayorista han estado trabajando incluso a un ritmo superior al habitual. Sobre todo, a principios de semana, cuando se registró un pico en la comercialización que superó el 20% de los índices habituales, según las mismas fuentes. De esa situación sólo se desvían las actividades dedicadas principalmente al sector de la hostelería y restauración que, no obstante, si han registrado una disminución en los niveles de comercialización como consecuencia del cierre decretado para bares y restaurantes en el Real Decreto 463/2020 de declaración el Estado de Alarma.

Noticias relacionadas

next
x