X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

por amor al arte / OPINIÓN

Lionel Messi

3/02/2019 - 

Francesc Sanguino no es Pepu Hernández. La Agrupación Socialista de Alicante no es el Psoe de la Comunidad Madrileña. El paracaidismo del entrenador de -ay,esa chispa del Mariano Rajoy comentarista deportivo- baloncesto contrasta con la trayectoria política del alicantino. Los dos acaban de contactar, dicho de forma suave, con los terrícolas, aborígenes y adheridos, abruptamente. El Baby Shark que acaban de hacerle Eva Montesinos y Pepe Asensi a Sanguino le atizan un brillante inicio en la precampaña electoral -como diría Felipe González- y le regalan -divino tesoro- un aterrizaje de emergencia y sin ruedas en el fango de la jungla política del socialismo alicantino. Siempre tan acogedor y amigable. Ya se sabe que están los enemigos, los verdugos y los camaradas de partido. Amén. Compañeros, haced de la realidad virtud. Sanguino cuenta con el apoyo firme de Pedro Sánchez, Ximo Puig, la benedecció urbi et orbe y el explícito vist i plau de José Luis Ábalos. Hasta han elevado sus oraciones por la salvación de su alma política el Consell al unísono, el Botànic en pleno allá en los ejercicios espirituales en el Monestir de Santa Maria de la Valldigna. Un servidor, como es notable y conocido, quizás porque sea medio titiritero y culturaloide, es muy, pero que muy fan -como me escribe Antonio Zardoya, directamente sanguíneo- de Sanguino, porque con él, así a lo bestia, se había conseguido de facto constituir el nou tripartit d’Alacant. Montesinos se ha -taxista con licencia para matar- perdido en alguna curva y Pepe Asensi, más VTC negociador que monje épico guerrero, sabe que, a su pesar, le han empujado al precipicio de la melancolía del post-antifranquismo. E intuye una guerra sin prisioneros. La solución, antes del del consejo de ministros de marzo en Alicante. Después -València ya huele a Fallas- la mascletà en el cap i casal. La leyenda. A mí lo que más me empalma de estas primarias sobrevenidas es el fantástico relato que circula en el que aparece Alejandro Soler, Chile y el Camp d’Elx. Super bolw.

Sí. Elx, frontera consagrada, Mireia Mollà, Padre, Hija y Espíritu santo, la Dama y el Misteri. Donde celebró Misa Major Cantada o la “Santa Cena” -como la ha bautizado Pere Rostoll en el Diario Información- el sector cristiano -facción Fundación Vives- del PP indígena. Una conspiración católica y romana en toda regla que bajo el paraguas casadista conspira por echar -pero ya- a la chica Bond Eva Ortiz, Pepe Císcar y herir mortalmente de muerte a Isabel Bonig. Para preparar la transustanción, el advenimiento bajo palio de César Sánchez como nuevo líder del PPCV del alma insepulta de Eduardo Zaplana. María José Catalá es el feminismo patinete. Siempre tranquiliza la sacrosanta aparición de un Juan Cotino arzobispal -¡ah, Orihuela, Emilio Bascuñana, la Diablesa!- con sus angelitos levitantes y desayuno con cabeza de caballo. Paco Camps quizás no pudo llegar  con su hornacina, la raqueta y la farmacia desde la Audiencia de Madrid, pobret meu, por lo del saqueo popular. Que como todo el mundo sabe es un invento de El Bigotes y una conspiración de la izquierda envidiosa que ahora encarna su juzgador, el magistrado José Mata. Rafa Blasco no acudió a la cena porque, aunque ya ha salido de la cárcel, debe volver a dormir temprano. Cosas del tercer grado. Luis Barcala no cuenta. Silvia Abril y Buenafuente. Los Goya. El reino. Criando ratas.

Felipe VI celebra su cumpleaños en Irak. Rihanna saca nuevo disco. Los ricos españoles se empobrecen. Rafa Nadal y Xisca Perelló se casan. Los Franco y las estatuas robadas del Portico de la Gloria. El Planeta de los simios. Vox celebra su asamblea el 23F. Toni Cantó asaltó les Corts Valencianes, sacó, arrancó literalmente a su grupo del corazón de nuestra soberanía -vergonya- y les hizo desmarcarse del pacto anti-Vox y el de la violencia contra las mujeres. Manu militari. Cantó ha querido mostrarnos -un acto fallido freudiano- la catedral de Santiago de su tetosterona. El gesto del control parenteral sobre las alianzas post electorales ha desolado a -la guardería- los suyos.  Humillado a Fernando Giner y Mari Carmen Sáez. Y animado al votante volátil. Tal y como sale hoy en la encuesta que publica hoy Alicante Plaza. Madrid Fusion. El fraude de los ataúdes.

Juegos del hambre en Compromís. Toni Arques se presenta en las primarias contra la millenial Alicia Climent. Letizia Ortiz y su vestido-mono plisado en color azul cobalto: 12,95 euros. Zaramanía. La princesa de Asturias, Villarejo y FG del BBVA. Apocalipsis de los insectos. Lo cool es meterse sin compasión con Ferrán Adrià. Y exaltar a Ángel León y su sal mágica. Tierra de franquicias. La millor terreta del món. Vicent Andrés Estellés. La trufa de 750 gramos, Caracas, el mago Merlín, el desayuno de Juan Luis Cebrián y Soraya Sáez de Santamaría en el Hotel Wellington, el vórtice polar y los cinco millones de tontos podemitas de Fernando Savater. Alta tensión entre Oriol Junqueras y Carles Puigdemont. El viento. Khaty Bates ha adelgazado 27 kilos. Lionel Messi ya tiene su espectáculo en el Circo del Sol. Fashion Week. Aviones plateados abandonados.

El fuego apenas se apaga. Bajo el torrente de aguanieve helada aquí en la cima del Pico Espadán me sobresalta la voz tronante de mi nunca mi bien ponderado ni pagado Herr Direktor Miquel González.  Sudando, desorientado, me hundo en el barro de la trinchera. Me susurras: fuerza. Si me quieres, hazlo. Conecto el ordenador. Lloro como si tuviera seis años y estuviera aún en el asilo. Saldremos. Tot ens anirà bé, carinyo.

 Me envía un mensaje Josep Fuster. Amanece en Alicante. Y en Confrides.

Noticias relacionadas

next
x